MBM Trio - MBM Trio


Composiciones: 1. “MBM”, 2. “Coquito´s”, 3. “Megumi”, 4. “Biscrimson”, 5.“Ya veremos”, 6. “Mar de fondo”, 7. “Jacarandás en flor” y 8. “Puerto de abrigo”.

1,2, 4 y 8: Baldo Martínez; 3 y 7: Lucía Martínez; 5 y 6: Antonio Bravo

Músicos: Antonio Bravo (guitarra), Baldo Martínez (contrabajo) y Lucía Martínez (batería y percusión).

Grabado en Estudios Bruar de La Coruña, en marzo de 2011

Editado por Xingra CD 0311. Distribución Karonte

Comentario: Los componentes del “Proyecto Miño”, Baldo Martínez, Lucía Martínez y Antonio Bravo demuestran en esta nueva aventura su capacidad para ir un paso más allá y de nuevo de forma brillante.

Desde su inicio, la música de este disco se muestra sugerente, creativa y llena de matices. Dos aspectos fundamentales marcan el desarrollo de esta grabación del MBM Trío: unas composiciones brillantes acompañadas por unas interpretaciones medidas y ajustadas que, por momentos, hay que calificar de sublimes. El disco se caracteriza por un minucioso diseño de espacios, donde reinan los claroscuros. Tanto el contrabajo como la batería suponen el apoyo perfecto, que garantiza la plena libertad con la que Antonio Bravo se luce en unos solos de guitarra llenos de brillantez y una técnica que impresiona. Una música que te atrapa y que se va valorando más a más en sucesivas escuchas. El lado más libre de la música se da la mano con la poesía.

Si la libertad es compañera ineludible de la poesía, ello queda más que evidente en este viaje sonoro que se adentra hacia espacios inesperados y unos laberintos de los que es preferible no salir. Por momentos uno puede quedar suspendido en piezas de la belleza de “Mar de Fondo”. La guitarra eléctrica y el contrabajo vuelan al unísono en “Jacarandás en flor”, donde el contrabajo de Baldo Martínez parece que cantara. En otras muestras como “Puerto de abrigo”, donde lo clásico y lo moderno vuelven a darse la mano. El contrabajo y la batería crean unas bases de apoyo apropiadas para que la guitarra de Antonio Bravo se luzca, alcanzado un equilibrio general en el que nada falta y nada sobra. Música que no le debe ninguna concesión a nada ni a nadie, que respira libremente en sus ocho temas. Si a ello se le une el trabajo de producción, con un sonido casi transparente, el resultado de estos tres músicos gallegos en su última creación no puede ser más recomendable.


Carlos Lara