SONNY STITT - NEW YORK JAZZ
GERRY MULLIGAN AND THE CONCERT JAZZ BAND AT THE VILLAGE VANGUARD
PEE WEE RUSELL - ASK ME NOW!
EARL HINES - ONCE UPON A TIME
ALBERT AYLER - MUSIC IS THE HEALING FORCE OF THE UNIVERSE
ARCHIE SHEPP - ATTICA BLUES
SAM RIVERS - CRYSTALS

Comentario: Dentro de la explotación del fondo histórico de los sellos Verve e Impulse! está la "Lp Reproductions Series". Compuesta por unos discos que estarán disponibles por tiempo limitado, presentan como atractivo el diseño de la carpeta del cd. Aparte de la reproducción a escala de las carpetas de los lp's originales, y la remasterización a 96 Khz, esta colección no presenta muchos más añadidos. Ni tomas alternativas ni canciones extra están presentes en estas reediciones. El objetivo es presentar los discos tal y como se concibieron y disfrutaron en su día.

Dentro de las últimas grabaciones presentadas aparecen algunas muy interesantes. Vamos cronológicamente.

"New York Jazz" (Verve) de Sonny Stitt es una grabación en cuarteto de 1956. Acompañado por Jimmy Jones al piano, Ray Brown al contrabajo y Jo Jones a la batería ofrece be-bop variado a base de blues, temas rápidos, medios tiempos y baladas (Stars Fell On Alabama, Body And Soul, If I Had You). Buen disco para un saxofonista que pasó de imitador de Charlie Parker a integrar (brevemente) el quinteto de Miles Davis en el inicio de la década siguiente.

Gerry Muligan y su Concert Jazz Band en "At The Village Vanguard" (Verve, 1961) recoge una formación de 13 músicos. Su escucha permite disfrutar de buena música para una formación mediana. Todo está a favor de ello: unos potentes solistas (Mulligan, Bob Brookmeyer, Clark Terry), un repertorio muy variado (Blueport, Body And Soul, Come Rain or Come Shine) y unos estupendos arreglos.

"Ask Me Now!" (Impulse!, 1963) de Pee Wee Russell es un precioso disco. Interpretado por un cuarteto con una formación poco habitual (Pee Wee Russell al clarinete, Marshall Brown al trombón de varas y trompeta baja, Russell George al contrabajo y Ronnie Bedford a la batería) recoge unas bonitas revisiones de temas de Monk (Ask Me Know!, Hackensack), Ornette Coleman (Turnaround), John Coltrane (Some Other Blues) o Duke Ellington (Prelude To A Kiss), así como temas propios de Marshall Brown. Evolución magnífica de un clarinetista que procedente musicalmente del dixie presenta una voz propia en este disco.

Breves son los 35 minutos de "Once Upon a Time" (Impulse!, 1966) del pianista Earl Hines. Breves y llenos de referencias a Duke Ellington. No en vano en seis de los siete temas del disco se encuentra acompañado por parte de la orquesta del Duque: Johnny Hodges, Cat Anderson, Ray Nance, Clark Terry, Johnny Hodges o Paul Gonsalves. Animado swing, hermosas baladas, temas a medio tiempo, un blues con cantante incluído y la visita a clásicos del repertorio de mister Ellington como "Cotton Tail" o "Black and Tan Fantasy".

Albert Ayler es un músico maldito. Músico maldito con música maldita. Como la de "Music is the healing force of the universe" (Impulse! 1969). Disco minusvalorado en la discografía del músico americano fue grabado unos días después del festival de Woodstock. Acompañan a Albert Ayler su compañera sentimental Mary Maria a la voz, Bobby Few al piano, Bill Folwell y Stanford James a los contrabajos y Muhammad Ali a la batería. En esta grabación Albert Ayler acompaña su saxo tenor por gaitas y su propia voz. A lo largo de la grabación se va sucediendo una música llena de espiritualidad interpretada con la vehemencia a la que acostumbraba el saxofonista. Como dato curioso señalar que el último tema está más cercano a la tradición del rock con las guitarras de Henry Vestine, integrante del grupo Canned Heat.

Funk y jazz para big-band son los componentes fundamentales de "Attica Blues" (Impulse!, 1972) de Archie Shepp. Rodeado de músicos de la talla de Marion Brown, Clifford Thornton, Dave Burrell, Beaver Harris, Billy Higgins, Jimmy Garrison, Leroy Jenkins o Clarence White por citar a algunos, el disco resulta interesante aunque se termina echando de menos un mayor espacio para los solos. El experimento de fusión (en el buen sentido) de funk y jazz de Archie Shepp no termina de funcionar tan bien como lo que lograban unos años antes Joe McPhee en su disco "Nation Time" (Atavistic, Unheard Music Series, 1970) o el propio Albert Ayler en New Grass (Impulse! 1968).

Diferente es el caso de Sam Rivers con "Crystals" (Impulse!, 1974). De nuevo estamos ante una formación amplia ¡y hasta qué extremos! En esta reunión de más de 60 músicos se encuentran importantes figuras como Hamiet Bluiett, Graham Moncur, Reggie Workman, Bob Stewart, Andrew Cyrille, Billy Hart o Anthony Davis. Un trabajo muy interesante a nivel de composición y arreglos con el grupo moviéndose por el terreno del Avant-garde. Su escucha demuestra una vez más que el swing puede estar presente en cualquier música independientemente de la etiqueta que se le asigne. Como no podría ser de otro modo, en un disco que dura unos 40 minutos y que reúne a tal cantidad de primeras figuras, se podría llegar a temer la falta material del espacio suficiente para la improvisación individual. Es esta sin embargo una obra de arte en que priman la calidad de las composiciones y de los arreglos por encima de las individualidades. ¡De escucha obligada para su atento estudio!

Josť Francisco Tapiz
Pamplona, noviembre de 2003