image_pdfimage_print

Dos pilares de la personalidad artística de Bobby Carcassés se combinan en la obra que usted tiene entre las manos. O quizás mejor sea llamarles dos de sus grandes amores musicales porque no hay presentación que haya hecho en su más de medio siglo de carrera que hayan estado ausentes.

El blues, por su parte, es recurrente en sus creaciones o en los pasajes en los que mezcla la síncopa particular de ese género con la timba o el funk criollo. Lo montuno le nace de sus raíces, a las que venera como a su familia.

En una ocasión me dijo: “mi grupo ha estado siempre experimentando la fusión de las armonías del blues con los ritmos afrocubanos como son “Un blues para Chano Pozo”, que es el mismo esquema de los 12 compases convencionales pero con ritmo de bembé. También tengo el “Blues son”, que es un blues con ritmo de son cubano y el blues guaguancó”.

Por tanto, no es de extrañar que ahora, al frente de su dinámico y siempre renovado Afrojazz, estrene en disco su Blues con Montuno, que da nombre a este álbum del sello Bis Music, un resumen de su pensamiento musical actualizado.

En esa línea podrá apreciar su “Guajira Blues”, “Paisaje de Nubes” y “Rumbibop”, en los que da espacios para que muestren y demuestren su alta calidad varios de los que se dieron cita a su llamado. Entre ellos el guitarrista Jorge Chicoy –ex Afrojazz- , el contrabajista Jorge Reyes, la violinista y cantante Tammy López, su hijo y excelente pianista, compositor y líder de Interactivo, Roberto Carcassés, y con el fliscorno, uno de sus instrumentos preferidos, Yasek Manzano, otro de sus aventajados pupilos.

Incluso con Robertico hizo “La Noche”, un singular rap al que prestó su voz uno de sus más fieles seguidores, el más joven de los Carcassés, Aerobindo.

Entre los temas que no son suyos, pero se inscriben como clásicos muy apreciados, se encuentra “Obsesión”, bolero de 1935 del boricua Pedro Flores, con un arreglo de Rey Montesinos y un solo del laureado flautista y director Orlando Valle “Maraca”, otro de los que abrevaron hace algunos años de la sabiduría de Bobby.

Completan esta obra tres estándares que forman su repertorio habitual: “Caravan” de Juan Tizol y Duke Ellington, de 1936. cuya letra compuso Irving Mills; “A Night in Tunisia”, escrita por Dizzy Gillespie en 1942, cuando tocaba en la big band de Earl Hines; y “Tenderly”, de 1946, obra de Walter Gross y Jack Lawrence. Todas son joyas de cualquier corona, siempre que se realicen con la maestría que logra este cubano, nacido coyunturalmente en Kingston, Jamaica, en 1938, y con residencia permanente -y con mucho orgullo- en La Habana.

A los mencionados que iniciaron carrera junto a Bobby se sumaron el saxo alto y líder de Havana Ensemble, César López –ahora con aparición solitaria en “Caravan”, el trompetista Julio Padrón -con solo en “Cubana Sensual”- y el incombustible Enrique Plá, cuya batería ha sonado desde la Orquesta Cubana de Música Moderna e Irakere hasta disímiles proyectos en el pasado medio siglo.

Ellos encarnan, junto a las nuevas generaciones que constantemente impulsa hacia nuevas metas, la vocación de este multiinstrumentista, compositor, creador artístico y hombre consecuente con principios e ideales.

Alguien que sabe honrar con su quehacer tanto la tradición que encarnan pioneros como Chico O´Farrill, Mario Bauzá, Machito y Chano Pozo, como las enseñanzas de su gurú Paramahansa Yogajanda, propagador del yoga en Occidente, y a Fidel Castro (“el hombre que despertó a nuestro planeta de su letargo ancestral”) y a su encantadora Zaida, centenaria madre que hasta su último aliento supo insuflarle de ánimo cada uno de sus empeños.

En este disco se encontrará confirmación de lo que me dijo en una ocasión el músico John Santos: “Bobby Carcasses es un héroe de nuestro campo – sincero, amoroso, juguetón, y un espíritu de alta creatividad. Ha inspirado a generaciones de fanáticos del jazz latino como yo, con su humildad, dedicación, su conocimiento profundo de las raíces cubanas, y su capacidad muy única de combinarlas con el jazz, resultando en detonaciones contagiosas de alegría y energía. Su alma rumbera siempre presente, se encuentra en toda su música una sabrosura deliciosa”.

Texto: © José Dos Santos (Editor jefe de D’Cuba Jazz), 2017

Bobby Carcassés y Afrojazz: Blues con montuno (Bis Music, 2017)
Producción y dirección musical:
Roberto Carcassés Colón.
Grabación, mezcla y masterización: Adalberto “Berty” Hernández.
Asistente de grabación: Julio César Vilarrubia Acosta.
Asistentes de Producción: Yamibel Tillán y Maykel González.