image_pdfimage_print

Los noticiarios comentaban hace unas semanas la polémica sobre la utilización de un programa informático de afinación en uno de esos shows televisivos en los que se pretende descubrir a las futuras estrellas de la canción. Muchas vestiduras se han rasgado, demasiadas, teniendo en cuenta lo flojetes que son, en general, los cantantes actuales en ese aspecto. En directo no se libra nadie, ni siquiera las jóvenes luminarias del jazz de hoy. O sea que presumiblemente hay Auto-Tune para todos, para el lumpen y para la aristocracia.

Todo eso viene a que el doble cedé que nos ocupa contiene sendos directos de Mel Tormé en el club Crescendo de Hollywood, y en el par de horas largas de música Tormé no sólo no falla ni una (salvo en un par de temas que comentaremos), sino que se permite improvisar disonancias (al final de “Get Out of Town”) sobre los acordes que le sirven los combos que le acompañan. Siendo justos con nuestros cantantes de hoy, Tormé era un prodigio: componía (“Born to be blue”, “The Christmas Song”) y tocaba el piano y la batería y cantaba… ¡Cómo cantaba! De técnica y control vocal ninguno de sus contemporáneos le hizo sombra. Sólo le faltó el carisma y la presencia de Sinatra, pero es que en realidad cantar nunca lo ha sido todo para los cantantes.

Estas grabaciones muestran a Tormé en plenitud de facultades. El combo del 54 no va más allá de una correcta ejecución de los arreglos, aunque presenta la peculiaridad de que cuando Pellegrini se pasa al clarinete, Tormé toca el piano. A pesar de que sólo cuenta con un cuarteto, el cantante juega con las instrumentaciones, con resultados espectaculares como el inicio de “Moonlight in Vermont”, sólo voz y clarinete.

Como ocurre con otros músicos, para Tormé el virtuosismo es un arma de doble filo. En “Old Devil Moon”, por ejemplo, acompañado de bongos y clarinete, canta tan afinado que su voz parece un instrumento armónico. Por el contrario, tantos recursos vocales apabullan un poco en una canción como “One for My Baby”, que no admite tanta floritura. Mucho mejor le va, por tempo y talante, “Just one of those things”. Los dos únicos casos en los que le falla un poco la afinación son “The Girl Next Door” donde, además de forzar un poco la tesitura, parece apoyarse en el contrabajo y no en la casi inaudible celesta, y “Home by the Sea”, tema del que él mismo avisa que es la primera vez que canta en público (y se nota).

Con un músico y amante del jazz como Tormé, tampoco faltan las bromas y los guiños, como cuando en una vuelta de “You’re Driving Me Crazy” canta “Moten Swing” (basada en aquélla). Además de incluir casi siempre la introducción de las canciones (algo que pocos han hecho) hay pequeños juegos, como en “Blue Moon”, donde en la primera vuelta el piano toca un tema totalmente distinto, “Polka Dots and Moonbeams”, o en el final de “That Old Black Magic”, donde la banda acompaña tocando el “Adiós” del catalán Enric Madriguera.

Donde quizás se le va la mano es en “Autumn Leaves”, que termina cantando en francés después de haber hecho un rato el payaso con una imitación lograda de Charles Aznavour y de haber cantado desafinado (con lo difícil que es hacerlo a propósito).

El segundo disco cambia un poco por la presencia de Fagerquist a la trompeta, pero si acaso gana en interés y variedad. La interacción con todos los instrumentos (con la batería en “It’s All Right With Me”) es pasmosa, demostrando que más que un cantante es un instrumentista cuya herramienta es la voz. Además de anunciar a los músicos antes de cada solo, en un par de ocasiones avisa “second chorus” (pronunciando la “che”), como en “It’s De-Lovely”, uno de los mejores temas del disco, en la que el tempo medio le viene como un guante. El remate viene con un “Nobody’s Heart” que canta en solitario, acompañándose él mismo al piano.

Sin llegar a la altura de las grabaciones con el Dek-Tette, este es un doble CD que bien vale la pena.

Fernando Ortiz de Urbina

Composiciones: CD1: “From This Moment On”, “September Song”, “That Old Black Magic”, “Get Out Of Town”, “My Shining Hour”, “Goody, Goody”, “County Fair”, “The Christmas Song”, “A Stranger In Town”, “I Wish I Were In Love Again”, “Moonlight In Vermont”, “You’re Driving Me Crazy”, “Bernie’s Tune”, “Our Love Is Here To Stay”, “Old Devil Moon”, “Blue Moon”, “Have You Met Miss Jones?”, “Jeepers Creepers”, “Mountain Greenery”, “Imagination”, “Get Happy”.

CD2: “It’s Only A Paper Moon”, “What Is This Thing Called Love?”, “One For My Baby”, “Love Is Just A Bug”, “A Nightingale Sang In Berkeley Square”, “Autumn Leaves”, “Just One Of Those Things”, “The Girl Next Door”, “Lover Come Back To Me”, “Looking At You”, “The Tender Trap”, “I’m Beginning To See The Light”, “It’s All Right With Me”, “Manhattan”, “Taking A Chance On Love”, “Home By The Sea”, “It’s De-Lovely”, “Tenderly”, “I Wish I Was In Love Again”, “Nobody’s Heart”.

Músicos: Músicos: Mel Tormé (voz, piano) +
CD1: Al Pellegrini (piano, clarinete), Jim Dupre (contrabajo), Dick Shanahan (batería, bongos)
CD2: Marty Paich Quintet – Don Fagerquist (trompeta), Marty Paich (piano, celesta, acordeón), Max Bennett (contrabajo), Mel Lewis (batería), Larry Bunker (conga, acordeón)

Grabado en directo en el club Crescendo de Hollywood el 15 de diciembre de 1954 (CD1) y el 22 de febrero de 1957.
Fresh Sound. FSR 476. 2 CD