Cifujazz: manteniendo el legado de Cifu. Entrevista con Mario Benso. Selección musical de Isabel Zaro. HDO 0070 [Audioblog]

IMG_2984.JPG-CIFU

El 17 de marzo de 2015 Juan Claudio Cifuentes “Cifu” nos dejaba huérfanos a los aficionados al jazz en España de su voz, su compañía y su enorme sabiduría jazzística. A pesar de ello su recuerdo sigue presente entre nosotros gracias a la asociación Cifujazz cuya finalidad “es coordinar todas las actividades e iniciativas alrededor de su persona y legado”. Como un primer paso ya visible está la web http://www.Cifujazz.org. Entre el resto de actividades están la catalogación de su legado, y la puesta en marcha de un lugar físico en el que los aficionados puedan acceder a esa música y sirva para articular distintas actividades relacionadas con el jazz. Al frente de esta asociación están Isabel Zaro (compañera de Cifu), sus hijas Mónica y Laura, Mario Benso (que está ayudando en las labores de catalogación, así como aportando ideas y asesoramiento).

Pachi Tapiz charló con Mario Benso acerca de la asociación, sus objetivos, la recuperación de programas del mítico programa de televisión Jazz entre amigos por parte de Televisión Española, así como del estado de la catalogación del legado de Cifu, todo ello salpicado por los recuerdos de este gigante de la difusión del jazz en España. Como complemento a las palabras suena una selección de temas relacionados especialmente con Cifu seleccionados por Isabel Zaro.

Texto y fotografía: © Pachi Tapiz, 2016

HDO (Hablando de oídas) es un audioblog  (que quizás en algún momento llegue a la categoría de podcast) presentado, editado y producido según su mejor saber, conocimiento y habilidad -lo cual no es garantía de nada- por Pachi Tapiz.




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Jam Session para Cifu. Por Pilar Chozas

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

Se ha ido otro grande del jazz.

La primera vez que vi a Cifu fue en el Whisky Jazz, en Madrid, de la mano de Michel. Fue en el 87, ya lo había visto en Jazz entre amigos, y escuchado en la radio. Pero allí en aquel garito entrañable lleno de humo, música y locos por el jazz fue donde conocí a Cifu. Embobada de timidez miraba y escuchaba a aquel personaje tan entrañable con el que muchos años después tuve la gran suerte de compartir algún concierto y alguna que otra cena. Y sobre todo poder disfrutar de su compañía presentando algún concierto de los que he tenido la suerte y el placer de organizar. Placer porque el Jazz es Pasión. Y Escuchar a Cifu era otro placer, y un aprendizaje siempre. Un remolino de sabiduría jazzística. Y de humanidad y de honestidad y de dignidad. Y de diversión también, porque siempre te sacaba una sonrisa. Me animó en mis momentos bajos y me alentó a no tirar nunca la toalla. Él era así. Sin hacerse notar te contaba una conversación entrañable con Johnny Griffin, y de ahí se iba a Nueva Orleans, a Chicago, o a la costa Oeste.

Cifu hacía vibrar el corazón llenando de inmortalidad esos temas que tanto le entusiasmaban.

Quizás, Cifu esté en una nube muy alta de norte a sur disfrutando de una bonita Jam session que le han organizado y escuchando notas de Jazz mientras viaja al infinito de la mano de Miles.

©Pilar Chozas, 2015




"Cifu", en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005 © Sergio Cabanillas, 2005

Toda la oscuridad no será capaz de apagar tu luz. Por Enrique Farelo

"Cifu", en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005 © Sergio Cabanillas, 2005

“Cifu”, en la inauguración de Bogui, Madrid 28/06/2005
© Sergio Cabanillas, 2005

Mentiría si dijera que conocía a Cifu e igualmente lo haría si sostuviera que éramos amigos entrañables; faltaría a la verdad si contara anécdotas que no están en mi memoria simplemente porque no existieron. Pero diría la verdad si hablara desde la lejanía y las pocas palabras que intercambiamos a la salida de algún concierto. Palabras de inquietud por un amor compartido, yo desde mi humilde afición y él desde su magisterio.

Sin conocernos, nos conocíamos. El nexo de unión era el jazz, que cada uno disfrutaba desde su particular tribuna, desde el color de su cristal y de su sentimiento.

Con el correr de los años todos cambiamos y físicamente nos apagamos cual antorcha se sumerge en el océano.

Esa antorcha que portaba Cifu y que no perderá su luz por mucha oscuridad de la que se rodee.

La luz que Cifu robó a los dioses del jazz fue para ofrecérselo a los melómanos, y éstos la hallarán en el estrellado cielo nocturno en forma de eterno lucero del alba.

© Enrique Farelo, 2015




Pasión por el Jazz: un día con Cifu. Por José Antonio García

Cifu Pasion por el jazz Foto por Rafa Marquez

No he conocido a nadie tan ilustrado, en lo concerniente al jazz, como a Cifu. Su sabiduría, generosidad y dialéctica sobre el género musical, rebasaban el tiempo y el espacio, dejándote la sensación de estar ante una persona apasionada por su trabajo.

Tuve la grata ocasión de conocerle en la primavera de 2013 cuando aceptó, gustosamente, la invitación del club Jazzazza para venir a Murcia, a la presentación del I Jazzazza Festival. Su presencia en los medios informativos y en los diversos actos que tuvieron lugar ese día fue trascendental, dando ánimo a los presentes y apoyando la iniciativa cultural en todos sus aspectos. La jornada fue larga y dio de sí lo suficiente para poder entablar con él varias conversaciones, no solo referentes a la música, a la situación del jazz en nuestro país y a las vicisitudes por las que atraviesan los músicos de jazz, entre otros temas, porque con él se podía hablar de todo. Una persona verdaderamente agradable e inteligente.

Las palabras se quedan cortas para expresar mi agradecimiento y el de miles de seguidores por el gran legado que nos dejado, no solo material, sino también espiritual. Un mensaje que nos alienta para seguir luchando por la cultura, en general, y por la música, en particular, tomada como un puente que acerca y une a personas de todo el mundo, sin barreras ni artificios.

Cifu, tiene un lugar merecido en la historia del jazz, junto a las grandes figuras que la han hecho posible. A través de sus programas de radio, conferencias y escritos, nos acercó a un mundo para muchos desconocido, a base de esa vitalidad, constancia y amor por su trabajo, un ejemplo de vida ofrecida para todos. Su huella es imperecedera.

Gracias maestro por todo lo que nos has dado.

Texto: © José Antonio García, 2015
Fotografías: © Rafa Márquez, 2013




Por siempre Cifu. Por Jesús Mateu Rosselló

Foto Cifu (Miquel Àngel Daniel)

Juan Claudio Cifuentes “Cifu” nos deja. Recibo el temido mensaje y aunque ya estaba avisado, la tristeza. La rabia. He pasado muchísimas horas de los últimos cinco años escuchando su programa A Todo Jazz, de hecho, he escuchado cada programa de manera correlativa y los tengo guardados bien clasificados para poder re-escucharlos en un futuro próximo. Lo que he(mos) aprendido en materia de jazz es impagable. Cada programa era una clase magistral. Tenía aquella cosa especial que hace que lo escuches y no quieras que acabe nunca de hablar. Sus incontables anécdotas enriquecían a grandes niveles de implicación y pasión sus programas. Sus famosas carrasperas. Su buen humor “Despistes Cifuentes Sociedad Anónima” y sobretodo su tremendo amor por el Jazz. El Cifu amaba el jazz y lo compartía con todos nosotros. Todo lo que luchó para que el jazz entrara dentro de nuestras casas a través de una emisora pública no se puede perder. Por esto, entre todos los que de alguna manera difundimos esta música, lucharemos así como él lo hizo. Joder, me afecta más de lo que me pensaba. Me caen lágrimas…

Por siempre CIFU

“Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos”

© Jesús Mateu Rosselló, 2015
Fotos: © Miquel Àngel Daniel Veny, 2015




"Cifu" con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008 © Sergio Cabanillas, 2008

Hoy toca recordar. Por Pablo Sanz

"Cifu" con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008 © Sergio Cabanillas, 2008

“Cifu” con su premio 25 Aniversario del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, 16/04/2008
© Sergio Cabanillas, 2008

Vivimos días esquizofrénicos, porque hace poco más de un mes escribíamos sobre su Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y hoy lo hacemos para despedirnos. Este mes de marzo también dedicaba mi página de jazz mensual en la revista Scherzo a dar cuenta de su obra y figura a raíz del prestigioso premio, con lo que los adjetivos relucían más que nunca, empequeñecidos y oscurecidos en tan sólo una llamada: “A Cifu le ha dado un ictus”. La noticia cayó como un mazazo, porque no podía ser. Tan sólo unos días antes había hablado con él y le encontré fuerte, ilusionado con el premio, aunque –ya se puede decir- enfadado con el ministro Montoro y su genocidio cultural, hasta el punto de que dudada si ir a recoger el trofeo o no. Sentía el jazz por encima de todas las cosas y como una de las grandes expresiones culturales que es, le dolía el ninguneo de políticos como el susodicho.

Hoy ya no hay sitio para las palabras, sólo recuerdos, vivencias y conversaciones gastadas en festivales, clubes, hoteles, espacios de paso, jam sessions… Ya sólo cabe recordar ya, no hay otra, porque a partir de ahora deberemos habituarnos a su ausencia, y a su presencia gracias a esos recuerdos. Le conocí en el Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, cuando yo estudiaba periodismo y veía a Cifu como maestro de maestros. Las primeras charlas me descubrieron a una persona cariñosa y accesible, y por supuesto a una enciclopedia del jazz. El paso del tiempo acabó haciéndonos compañeros de profesión, aunque yo siguiera –y lo confieso sin pudor- muy, muy, muy lejos de su sabiduría. Llegado ese momento puede decirse que ya éramos amigos, esto es, hablábamos de más cosas, aunque la conversación acabara siempre en alguna anécdota o alguna lección de jazz

Así era Cifu, vivía por y para el jazz y eso se notaba a través de esas dos últimas ventanas radiofónicas que nos regaló, A”, en Radio 3, y Jazz porque sí, en Radio Clásica. Este último programa, junto con su etapa en TVE y el espacio Jazz entre amigos, fue la debilidad de Cifu; respiraba por él, vivía por él. Fue justo que toda la labor radiofónica y divulgadora fuera reconocida con un Ondas, como antes se lo habían reconocido instituciones como el mencionado Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, los festivales de San Sebastián, Getxo, Ezcaray, Borja y Melilla, clubes como el Clamores o el Bogui…

Hoy las palabras no salen, no encuentran su orden ni lógica, sólo cabe recordar; recordar a Cifu con su vodka con naranja, su vino de La Rioja alavesa, su botella de agua, su inventario de chistes y anécdotas de jazz, sus recuerdos junto a otros músicos, la sombra alargada de Isa, su mujer… Hoy toca recordar todo lo que hizo por el jazz, porque siendo periodista fue maestro, compañero, amigo y padrino de cientos de músicos y profesionales del género.

Me lo acababa de decir en una reciente entrevista con motivo de su Medalla de Oro: “A mí el jazz me lo ha dado todo”. Y tú a nosotros Cifu, y tú a nosotros.

Texto: © Pablo Sanz, 2015. El Mundo/Scherzo
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2008




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Round About Cifu. Por Juanma Castro Medina

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

El mayor experto en jazz de nuestro país, mago de las ondas y auténtico divulgador de esta música en la piel de toro, cae enfermo. Un ictus. Tras un par de semanas en el hospital le dan el alta, queda como nuevo y prosigue su labor al frente de sus programas en Radio Nacional de España. Esto es lo que acontecería si estuviéramos hablando de una historia de Pop o de Rock, pero no, estamos hablando de Jazz, del duro Jazz, donde la realidad es otra: Cifu ingresa en el hospital con la mencionada afección y muere a los pocos días. Y es que por desgracia, como diría Boris Vian, “luchar no significa avanzar”. Toda una pena.

Hacer una semblanza del gran “Cifu” no tiene sentido. Ya se ha dicho todo y no aportaría gran cosa. Además, a quien le guste el jazz en este país y no lo conozca, sencillamente no puede llamarse aficionado a esta música. Se ha ido la Gran Historia del Jazz patrio, el divulgador de este estilo musical cuando España era un erial cultural en todos los sentidos, o sea, en los años duros. Pero por encima de todo se ha ido una gran persona.

Personalmente, lo he sentido como si hubiera fallecido un familiar. Ese tío que emigra y con el que pierdes el contacto durante muchos años. Que sabes que está ahí pero con el que no hablas, hasta que un día te comunican que murió, sintiendo una sensación rara, un vacío lejano. Así que comienzas a pensar y recuerdas que fue él el que te prestó tal o cual libro, el que te abrió la puerta hacia un grupo musical que ahora idolatras o el que te envió esas zapatillas deportivas de moda, pero imposibles de encontrar en tu ciudad. Una gran pérdida.

Seguramente se podrá reemplazar a “Cifu” pero nunca lo sustituirán. El vacío que deja es inmenso y, sinceramente, no conozco a nadie que pueda llenarlo. Pero su legado queda en todos nosotros, sus oyentes. Estoy seguro que nunca se perderá. Nos deja veinte programas grabados, convertidos desde ya en algo así como la trigésima canción de Robert Johnson o la maleta perdida de Antonio Machado. El jazz en España se queda sin su trovador. Toda una tragedia.

Quiero acabar con una sonrisa, de esas que “despistes Cifuentes” daba cuando se equivocaba en cualquier fecha. Valga una anécdota personal. En el primer recuerdo que tengo sobre jazz, “Cifu” es el protagonista. No podía ser de otra manera. Yo era un chinorri y había tres cosas de la tele que me asustaban de cojones. Una era Fernando Jimenez del Oso, otra era la serie La Masa y por último, cuando salía “Cifu” en Jazz Entre Amigos. Sólo me queda darles un fuerte abrazo a la familia del maestro y despedirme con un: “Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos.”. GRACIAS de todo corazón, maestro.

Texto: © Juanma Castro Medina, 2015
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2011




"Cifu", José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

Cifu: un gran tipo. Por Pachi Tapiz

"Cifu", José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes Emisión 40 Aniversario de "Jazz Porque Sí" C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011 © Sergio Cabanillas, 2011

“Cifu”, José Ramón Rubio, Germán Pérez, Alejandro Reyes
Emisión 40 Aniversario de “Jazz Porque Sí”
C.M.U. San Juan Evangelista, 04/11/2011
© Sergio Cabanillas, 2011

Cifu: un tipo entrañable y cercano. Alguien que si no existiera habría que inventarlo. En definitiva, un gran tipo.

Todos los aficionados del jazz llevamos dentro a un programador de jazz. Ese disc-jockey interior que servidor lleva dentro hay veces que echa de menos a muchos músicos y estilos en los programas de Juan Claudio Cifuentes: le encantaría tener la oportunidad de organizar esos Jazz porque sí y A todo jazz de otra manera. Pero de lo que no se puede llegar a quejar nunca ni ese ni ninguno de los pinchadiscos interiores que abundan entre los aficionados es de que Cifu programe algo que no sea jazz con mayúsculas. Algo de lo que no pueden presumir una gran mayoría de esos festivales que también todos pagamos en una gran parte con dinero público, al igual que ocurre con sus programas.

Mi primer encuentro fue con su voz. De la radio (en plena juventud de quien esto escribe), pasó a la pantalla, a la segunda cadena de Televisión Española con el inolvidable y entrañable Jazz entre amigos. Un hito en el jazz de este país que todavía muchos estamos esperando que se recupere del primer al último programa, siempre que el hecho de ser producción propia lo permita. Es un pecado mortal que esos programas estén callados en los archivos de la televisión pública de todos los españoles, incluyendo a los aficionados al jazz. En esos momentos era ya una voz (inconfundible), una cara, y sobre todo una manera de presentar a la música y a los músicos como solo sabe hacerlo él, y que ha creado escuela. A partir de allí llegó el poder saludarlo en festivales y conciertos (incluyendo el homenaje que recibió en el inolvidable Johnny); contactar por teléfono para intentar que colaborase con Tomajazz, y para intentar lograr que diese alguna conferencia por Pamplona (tareas en las que no cejo, aunque el empeño parece que en estos momentos ya no va a llegar a buen puerto); pasar una tarde con él en su casa en El Ciego disfrutando de su tiempo en una de las entrevistas más entrañables, interesantes e intensas que he tenido la oportunidad de realizar; finalmente recibir –habitualmente a principios de año- una llamada para saludarme y preguntarme qué tal va la vida, y a cambio tener la oportunidad de llamarle de vez en cuando para preguntarle qué tal va todo, especialmente después del susto que nos dio hace unos meses. Cifu: un gran tipo, que lo siga siendo por mucho tiempo más.

Texto: © Pachi Tapiz en Pamplona a 19 de septiembre de 2014
Publicado en el libro Round About Jazz & 1906. Coordinado por Quinito López Mourelle (ISBN 978-84-617-2678-3)
Fotografía: © Sergio Cabanillas, 2011




En estos días estúpidos… Por Quinito López Mourelle

IMG_2987.JPG-Cifu

En estos días estúpidos y hueros, días en los que copa los medios de comunicación una panda de encantadores de serpientes de medio pelo que vociferan y enarbolan torpes argumentos para conseguir su cuota de votos, el jazz se queda huérfano con la desaparición de un mayúsculo comunicador, de un ser entrañable y entregado sin fisuras a su pasión. Se ha ido una voz verdadera, una voz que sí tenía un mensaje que transmitirnos. Mucha suerte Cifu.

Texto: © Quinito L. Mourelle, 2015 (publicado originalmente en su muro de Facebook, reproducido con su permiso)
Fotografía: © Pachi Tapiz, 2009




Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Que seáis buenos. En memoria de Juan Claudio Cifuentes “Cifu”. Por Arturo Mora

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
© Sergio Cabanillas, 2015

No recuerdo cuándo fue la primera vez que escuché a Cifu. De hecho dudo que hubiera una primera vez. Su voz sabia y cercana ha formado parte de mi subconsciente desde que tengo uso de razón. Tanto en mi caso como en el de otros miles de aficionados, su buen gusto y sus cadenciosas explicaciones fueron el faro que iluminó el descubrimiento más importante de nuestras vidas. Para Cifu cada detalle era trascendente. Desgranaba los temas que reproducía con la minuciosidad de un orfebre, dejando claro que el jazz no es una música de fondo, sino un estilo de vida.

Sus programas de radio nos presentaban a músicos conocidos y no tan conocidos, nos hacían entender la estructura de los standards, invitaban a apreciar el trabajo de las secciones rítmicas; pero también iban más allá de la música: nos ubicaban en épocas y lugares, nos integraban en una comunidad de oyentes que no existía físicamente (qué duro era ser aficionado al jazz antes de Internet), nos invitaba a mantener un espíritu crítico y a luchar por lo nuestro. Después llegó la televisión, el mítico Jazz entre amigos y esas horas que robábamos al sueño para poder disfrutar de nuestra descarga semanal. Todo un lujo.

Y no acaba ahí la cosa. Además de presentaciones y conferencias, el legado de Cifu incluye objetos míticos del imaginario jazzístico nacional como los fascículos y CD de El Gran Jazz, las notas al libreto del legendario Pedro Iturralde Quartet featuring Hampton Hawes (“Yo estuve ahí”) y la traducción y adaptación de Los grandes creadores del jazz, posiblemente el primer libro que leí sobre el género.

Tuve el grandísimo honor de compartir aparición con Cifu en el documental Jazz en España (https://vimeo.com/36538029). El pasado 12 de febrero charlé brevemente con él antes de ver un concierto en el madrileño Bogui Jazz. En el descanso, casi de forma obligada, Cifu tomó el micrófono y pronunció unas palabras sobre su recién recibida Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes. “Mi mujer se queja: «Otra cosa que limpiar»”. Genio y figura hasta el final.

Cifu ya no está, pero su voz inconfundible seguirá sonando en las cabezas de los aficionados por mucho tiempo. Transmitió sus enseñanzas como un buen maestro y, aparte de recuerdos y enseres varios, siempre nos quedarán sus expresiones de afecto: “Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples para todos. Que seáis buenos”.

© 2015 Arturo Mora Rioja