Allá por el final de la década de los años cuarenta hubo un saxofonista al que se le ocurrió una idea revolucionaria: grabar un tema consistente en un solo, interpretado en solitario, sin la intervención de acompañante alguno. Este saxofonista era ni más ni menos que el enorme Coleman Hawkins yContinúa leyendo

Un solo coro. Veintiocho segundos. No se necesita más si se sabe qué decir y cómo decirlo. «Wail» es un rápido rhythm changes (tema de estructura armónica similar al «I Got Rhythm» de George Gershwin) en mi bemol, todo un quebradero de cabeza para muchos improvisadores. En esta sesión aContinúa leyendo

No hace falta ser un músico de jazz al uso para acometer grandes improvisaciones. La banda Queens Of The Stone Age está entre la élite del rock mundial y su líder, Josh Homme, es un guitarrista de apabullante sonido y originalidad. Sus imprevisibles solos están llenos armonías y métricas relativamenteContinúa leyendo

The Cellar (Vancouver), noviembre de 1958. El speaker presenta a Harold Land, líder del cuarteto que actuará esa noche en el club canadiense. El batería Lennie McBrowne marca unos golpes rítmicos rememorando a los indios americanos, Elmo Hope apoya con acordes al piano, el líder dibuja frases aquí y allá;Continúa leyendo

Los Coltrane changes, la sucesión de acordes que popularizara el saxofonista John Coltrane en composiciones como «Giant Steps», «Countdown» o «26-2» no sólo funcionaban sobre tiempos rápidos, como demostró en 1960 en su original «Central Park West», cuya melodía caminaba con delicadeza y brillantez. La prueba definitiva la aportó elContinúa leyendo