Razones para el jazz. Apolo y Baco [482]

Una web. Apolo y Baco (http://www.apoloybaco.com/)

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes




Razones para el jazz. Tomajazz [481]

Una web. Tomajazz.

Seleccionado por Juan Antonio Serrano Cervantes




Fira B! 2018 (II): Chicuelo – Marco Mezquida / Aurora (2018/09/27) [Concierto]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes José Luis Luna Rocafort 

IV Fira B!

  • Fecha: 27 de septiembre de 2018, 21:00
  • Lugar: Teatre Xesc Forteza (Palma de Mallorca)
  • Grupos:
    Aurora
    Pere Martínez (voz)
    Max Villavecchia (piano)
    Joan Carles Marí (batería)
    Javi Garrabella (bajo eléctrico)
    Pol Jiménez (baile)
    Chicuelo & Marco Mezquida
    Juan Gómez “Chicuelo” (guitarra)
    Marco Mezquida (piano)
    Paco de Mode (percusión)

La cuarta edición de Fira B!, mercado profesional de música y artes escénicas de Baleares se ha celebrado en Palma de Mallorca entre el 27 y el 30 de septiembre. El jazz tuvo su momento los dos primeros días, 27 y 28. A las actuaciones vespertinas del 27 en el Museo de Mallorca dedicábamos la primera entrega, pero todavía quedaban dos grupos más en otro escenario, el Teatro Xesc Forteza, incluyendo la inauguración oficial a cargo de Chicuelo & Marco Mezquida.

Pero antes teníamos una interesante propuesta, la de Aurora, grupo surgido de la Escuela Superior del Taller de Músics de Barcelona. Podríamos hablar de fusión entre flamenco y jazz pero sería simplificar demasiado; la intención de los componentes de Aurora es ver lo que pasa cuando un trío de jazz encuentra la música de Falla y las letras de Lorca en temas como “Asturiana”, “Polo”, “Anda jaleo” o “Fuego fatuo”.

El trío de jazz lo forman Max Villavecchia que se encuentra cómodo en todos los registros del grupo, Joan Carles Marí, que aporta otra dimensión sonora en los momentos más flamencos -le habíamos visto dos horas antes con el quinteto de Pere Navarro, y es que actualmente participa en nueve grupos distintos- , aquí también descalzo y con algunos cambios en la batería: afinación cambiada, adición de platos pequeños y uso de pequeñas percusiones; completa el trío Javi Garrabella, sentado, que en temas como “Zorongo” saca sonidos casi de guitarra a su bajo eléctrico; a este trío se une Pere Martínez con una voz y un sentimiento que emocionan, y como quinto elemento el baile; en esta ocasión el puesto del titular Jose Manuel Álvarez lo ocupó Pol Jiménez; en cada aparición del bailaor tenía la sensación de que me estaba perdiendo algo cada vez que apuntaba algo en mi cuaderno de notas, ya fuera un gesto de los brazos, manos o de sus elásticos tobillos.

El resultado de todo esto unido sobre el escenario es magia, arrebato, un espectáculo absorbente y un disco, Aurora (Taller de Músics, 2017), que ya han presentado con éxito en países tan distantes como Canadá o Rusia.

 

En los carteles nos los anuncian como Chicuelo & Marco Mezquida pero no hay que olvidar a Paco de Mode y su batería, si podemos llamarla así. La describiremos desde la posición del músico y de izquierda a derecha: Un cencerro (cowbell) accionado por el pie izquierdo, una caja, un djembé, una tinaja, dos platillos y como asiento un cajón flamenco, todo tocado sin baquetas o mazas, únicamente con las manos, dedos o nudillos.

Los tres fueron artífices, en mi opinión, de uno de los mejores discos de 2017, Conexión (Taller de Músics), disco en el que se basó prácticamente la música que nos ofrecieron, excepto “Romesco”, un tanguillo que será parte de su próxima grabación ya en 2019. Una música con vida, hermosa, bellísima, ya fuera individual o colectivamente, todo un gusto ver ese toque tan elegante de Chicuelo y delicioso ver a Marco Mezquida, qué sutilidad, qué sensibilidad al piano, pero qué rapidez pueden alcanzar también sus manos, porque cuidado, cuando suben las pulsaciones el trío es apabullante. Estamos ante uno de esos grupos que no hay que perderse.

Terminaba así la primera jornada de Fira B! y también la primera dedicada al jazz; la segunda sería al día siguiente con más grupos que compondrán la tercera entrega de esta serie.

Tomajazz
Fotografía: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Fira B! 2018 (I): Jorge da Rocha / Pere Navarro Quintet / Pere Bujosa Group / Carlos Sarduy (2018/09/27) [Concierto]

Por José Luis Luna Rocafort Juan Antonio Serrano Cervantes

IV Fira B!

  • Fecha: 27 de septiembre de 2018, 18:00
  • Lugar: Museu de Mallorca (Palma de Mallorca)
  • Grupos:
    Jorge da Rocha
    Jorge da Rocha (contrabajo, voz, loop station)
    Pere Navarro Quintet
    Pere Navarro (trompeta, fliscorno, teclados)
    Joan Solana (piano, teclados)
    Joan Carles Marí (batería)
    Ferran Borrell (guitarra)
    Pep Colls (bajo eléctrico)
    Pere Bujosa Group
    Pere Bujosa (contrabajo)
    Gianni Gagliardi (saxo tenor)
    David Soler (guitarra)
    Tomás Fosch (piano)
    Teo Salvá (batería)
    Carlos Sarduy
    Carlos Sarduy (trompeta, congas)
    Mark Aanderud (piano)
    Diego Coppinger (bajo eléctrico)
    Frank Durand (batería)

Entre los días 27 y 30 de septiembre se ha celebrado en Palma de Mallorca la cuarta edición de Fira B!, mercado profesional de música y artes escénicas de Baleares, incluyendo teatro de texto, teatro físico, danza, nuevas dramaturgias, canción de autor, músicas del mundo, música electrónica, clásica, contemporánea, jazz y rock, con un total de 23 espectáculos de artes escénicas y 46 conciertos además de las jornadas profesionales con presentaciones, mesas redondas y encuentros y contactos entre artistas y programadores. Desde la edición 2017 la programación se ha abierto a artistas de Cataluña y Comunidad Valenciana, ampliándola también este año a Canarias y Suecia.

Los conciertos de jazz fueron el 27 y 28, de los que daremos cuenta en tres entregas ilustradas con fotografías de José Luis Luna. Hoy veremos los realizados la tarde del 27 en el patio de la que en su momento fue una casa señorial y ahora es el Museo de Mallorca, con aproximadamente veinte minutos de tiempo para cada grupo.

El portugués Jorge da Rocha lleva 13 años en Barcelona y presentaba su disco To Drop and Let Go, (Whatabout Music 2017). Se presenta en el escenario solo con su voz y su contrabajo que no parece mucho a priori pero todo cambia cuando enseña los efectos sonoros con los que juega, loops y overdubs con los que crea interesantes mundos sonoros. Así, puede empezar un tema cantando y percutiendo el contrabajo con las palmas de las manos para luego seguir tocando de una manera más tradicional mientras reproduce su voz y las percusiones grabadas anteriormente, como en “Vejam Bem”, o puede cantar a capela mientras reproduce el sonido del contrabajo tocado con arco que interpretó segundos antes, como en “Simples canção”. Su voz es íntima, llena de sensibilidad, pero como en “Raval” puede oscilar entre lo gutural y lo moruno. En “Mar ta em mim” un golpe de puño sobre las cuerdas forma un latido al ser reproducido en bucle mientras toca con el arco y dobla voces. Tal como anuncia en su ficha promocional, Jorge da Rocha nos ofrece “Un viaje de descubierta musical y emocional”.

La grabación de Perenne (Fresh Sound New Talent, 2016) fue toda una declaración de intenciones para Pere Navarro, el trompetista ibicenco había llegado para quedarse. En esta ocasión nos ofreció un adelanto de su nuevo disco Live in Madrid que está a punto de salir y será un escalón más para situarse en lo más alto, con temas nuevos y propios como “The Licker”, la suite “Dimensions” o “The Experience”. Una técnica impecable y un jazz con cuerpo, con empaque, que se paladea muy bien y deja un buen regusto. El resto del quinteto sin cambios, a la guitarra Ferran Borrell -grande su comienzo en “The Licker”, buen dúo con Navarro al comienzo de “Dimensions” e interesante su solo en “The Experience-, y eficacia y buen hacer en la sección rítmica que por separado forma su propio grupo, Threejay: Joan Solana al piano, Pep Colls al bajo, todo sobriedad y contención en el gesto, y como contraste la expresividad de Joan Carles Marí, que como siempre en él tocó descalzo.

Nacido en Mallorca y actualmente residiendo en Amsterdam, el contrabajista Pere Bujosa presentaba su disco Who’s Holland (Rock CD Records, 2017). A destacar su homenaje a Ornette Coleman en “Ornette”, con varios momentos de interés, entre los que me quedo con un buen diálogo entre guitarra y batería, un Gianni Gagliardi que saca a su tenor un sonido muy limpio, muy fino, muy melódico, y qué bien hace “caminar” a su contrabajo Pere Bujosa con un sonido muy mingusiano en su pieza final: “Who’s Holland”. Antes nos ofrecieron “Pyramid Song”, de Radiohead en una versión más lenta, con Pere Bujosa tocando con arco y Tomás Fosch muy bien al piano con ese toque tan repetitivo del tema original, y comenzaron la actuación con un blues: “Blues for mon pare” (Blues para mi padre).

Para acabar esta tanda de conciertos, tres cubanos y un mexicano -Mark Aanderud- afincados en Barcelona nos regalaron una buena sesión de jazz afrocubano. Trompetista, percusionista, compositor y productor, Carlos Sarduy ha tocado con David Murray, Esperanza Spalding o Bebo y Chucho Valdés por citar algunos, su sonido es brillante a la trompeta y más reposado al fliscorno y también tocó las congas. Estuvo acompañado por Mark Aanderud que es todo exuberancia al piano, un contundente Frank Durand a la batería, y Diego Coppinger que es un bajista con un sonido muy funk, muy adecuado a lo que nos ofrecieron, Caribe y África unidos en temas como “Afrobeat a Fela”, “Calipso Inocencia” o “Jazz Plaza”.

Terminaban así las actuaciones del día en el Museo de Mallorca; quedaban dos más en otro escenario, el Teatro Xesc Forteza y serán protagonistas de la segunda entrega de esta serie de tres que dedicamos a Fira B!

Tomajazz
Fotografía: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Eivissa Jazz 2018 (VI): Sílvia Pérez Cruz “Vestida de nit” (2018-09-09) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 9 de septiembre de 2018, 21:30
  • Lugar: Parc Reina Sofia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Sílvia Pérez Cruz “Vestida de nit”
    Sílvia Pérez Cruz (voz)
    Miguel Ángel Cordero (contrabajo)
    Joan Antoni Pich (violonchelo)
    Elena Rey (violín)
    Anna Aldomà (viola)
    Carlos Montfort (violín)

“Romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan”, y en ese momento el cielo se abrió sobre el escenario y comenzó el diluvio. La extraordinaria edición 2018 de Eivissa Jazz terminaba con Sílvia Pérez Cruz y con la amenaza durante todo el día de una gran tormenta sobre la ciudad, y de hecho al principio del concierto llovió un poco pero no lo suficiente para suspenderlo. Coincidían el trigésimo aniversario del festival y el final de la gira “Vestida de nit” (Vestida de noche), excusa perfecta para la inclusión en el cartel de una de las mejores voces de nuestro panorama musical aunque esta “Vestida de nit” no sea su propuesta más jazzística. En estos casos los aficionados más acérrimos piensan que les han escamoteado una noche que se podía haber dedicado al “jazz de verdad” (realmente era un concierto añadido a las digamos, jornadas oficiales), y yo mismo tenía preparada una batería de argumentos para convencerme de ello.

Reticencias que desaparecieron en cuanto pudimos oír las primeras frases de “Tonada de luna llena”, con una Sílvia Pérez Cruz radiante, todo sentimiento y una complicidad total con los componentes del quinteto de cuerdas después de cuatro años y medio de gira. Quinteto que recurre a toda clase de efectos sonoros: pizzicatos, rasgueos de violín o percusión sobre los instrumentos que daban color a canciones de variada procedencia. A “Mechita”, alegre y con aires sudamericanos le sucedió el fado de Amália Rodrigues “Estranha forma de vida”. Impresionante la voz de sílvia y su manera de interpretar y vivir las canciones.

Para aligerar un poco, “Ai, ai, ai”, de la película Cerca de tu casa ganadora del Premio Goya 2017 a la Mejor canción original, “canción tipo Shakira” según bromeaba al presentárnosla en otro de los puntos fuertes del concierto, la dulzura, la simpatía y el ingenio de sus presentaciones. Para variar todavía más, en ocasiones el quinteto se convertía en trío “tríovivo” (contrabajo, chelo y violín) en la siguientes “Carabelas nada” de Fito Páez y “Mañana”, con aires mexicanos y originalmente poema de Ana María Moix que terminó en un dúo entre la cantante y Carlos Montfort rasgueando el violín. En “Corrandes d’exili” el dúo es con el chelo, en una canción que comienza muy íntima, muy suave y en la que al final los dos se van muy arriba.

En “Asa branca” de Luis Gonzaga volvió el quinteto, y si el concierto rayaba a gran nivel, todavía quedaban varios platos fuertes: “No hay tanto pan”, de la película Cerca de tu casa, emocionante verla jugar con la voz, sentada y rodeada del quinteto que nos ofreció su parte más lírica en “Hallelujah” de Leonard Cohen. Interesante “La lambada”, comienza triste, lentamente, para ir subiendo el ritmo poco a poco y terminar Sílvia al borde del escenario animando a dar palmas a un público que había aguantado estoicamente la intermitente lluvia y un viento que en un momento del concierto rasgó la lona que cubría el escenario, hecho que permitió a Sílvia juguetear con ella mientras la sujetaban.

Era el momento de “Estrella”, de Enrique Morente, y casi al final, con Sílvia cantando “Romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan”, la lluvia se convirtió en diluvio lo que no impidió que terminara la canción sin inmutarse. Parecía el final del concierto pero quedaba una sorpresa para los que no se marcharon, y es que no quería ni podía irse sin cantar “Vestida de nit”, que precisamente daba nombre a la gira, así que lo haría en acústico bajo una carpa tras el escenario. Para allá fuimos la gente que quedaba, apretujados y con el ruido de la lluvia que arreciaba sobre la lona molestando bastante, pero daba igual, tuvimos el premio de que nos cantara esa habanera de la que está tan orgullosa, con letra de Glòria Cruz y música de Càstor Pérez, sus padres; con su vestido de estilo grecorromano (o así me lo pareció) empapado, pero más feliz que una niña que ha estado saltando sobre un charco. Quedaba tiempo para “Cucurrucucú paloma”, canción triste pero quitándole hierro a veces con la voz o algún gesto.

Terminaba así la trigésima edición de Eivissa Jazz, con la certeza de haber asistido a una de sus mejores ediciones. ¡Hasta el año que viene!

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Eivissa Jazz 2018 (V): Anders Fjeldsted Sextet / Eli Degibri Quartet (2018-09-08) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 8 de septiembre de 2018, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Anders Fjeldsted Sextet
    Anders Fjeldsted (contrabajo)
    Artur Tuznik (piano)
    Oilly Wallace (saxo alto)
    Soren Host (saxo tenor)
    Rolf Sørensen (trompeta)
    Henrik Holst (batería)
    Eli Degibri Quartet
    Eli Degibri (saxo)
    Tom Oren (piano)
    Tamir Shmerling (contrabajo)
    Eviatar Slivnik (batería)

Desde hace años sabemos dos cosas de los ganadores del Concurso de Grupos del Festival internacional de Jazz de Getxo: casi con toda seguridad serán nórdicos o centroeuropeos y nos van a ofrecer un buen rato de música. La tradición se cumplió con el Anders Fjeldsted Sextet: son daneses y cumplieron de sobra las expectativas. Fjeldsted toca el contrabajo y sus influencias son variadas, Mingus, Ron Carter y “algunos más”.

Basado precisamente en Mingus es el tema con el que empezaron: “The Underdog”, tema potente y con esa fuerza especial que sabía darle a su música el genial contrabajista de Nogales. Siguieron con “Eronel”, de Thelonious Monk, con Artur Tuznik muy monkiano (valga la redundancia) al piano y el viento que no quiso perderse su aparición anual volando algunas partituras en pleno solo del saxo tenor.

Siguieron con la composición propia “Backbone”, comenzando con un solo de piano muy melódico, con un sonido muy dulce de trompeta y suave acompañamiento del trío para acabar los saxos subiendo la intensidad. De Ron Carter es el siguiente tema “Third Plane”, con Fjeldsted sacando muy buen sonido al contrabajo; en general todos tienen un sonido muy limpio y tocan un jazz muy vital, con aires de blues al piano en este tema y un toque que recuerda a ¿Oscar Peterson, quizás? Otro tema propio es “Shinjuku”, dedicado a esa estación de tren de Tokio, con solo del saxo alto y bella intervención de la sección rítmica. Luego la balada “The Nearness of You” con un saxo tenor aterciopelado pero sin llegar a sonar blando, y para acabar “Borderland”, tema que empieza la batería con rotundidad y continúan los vientos con interesante diálogo entre ellos. Buen anticipo para lo que venía ahora.

Interesante la carrera de Eli Degibri desde que dejó su Jaffa natal para establecerse en Estados Unidos, donde ha grabado ya siete discos y tocado con músicos de la talla de Herbie Hancock o Al Foster. Si bien ya había tocado en nuestro país, este puede ser el año de su consagración definitiva tras una serie de conciertos en Valencia, Alcudia (Mallorca), o Madrid además de su presencia en Eivissa Jazz 2018.

Sus argumentos para conseguirlo son un buen discurso, un toque intenso pero suave y compartiendo con Sonny Rollins no solo el look sino también el buen gusto por la melodía; si el Coloso del saxofón llegaba a veces a tocar tumbado en el suelo, Degibri lo hace a veces de rodillas en algún momento de paroxismo musical.

Comenzó con “The Troll” y “Cliff Hangin’” al tenor y con Tom Oren con un toque muy elegante al piano, siguieron “Even Bees Do It” y “The Unknown Neighbour”, aquí al soprano y un tema que empieza con un sonido de piano casi de música clásica hasta llegar Degibri casi a tocar agachado en un momento de agitación y alargando muy bien las notas; después de la tormenta vuelve la calma inicial al piano y soprano, terminando Tamir Shmerling con el arco repitiendo la melodía inicial. Excelente.

A partir de ahora sonarían temas de su nuevo disco que saldrá en octubre homenajeando a Hank Mobley: “Soul Station”, que fue el tema que tocaron ahora; muy buena versión donde se lucieron todos, el pianista tocando el blues, bajo y batería con estupendos solos mientras Degibri mojaba la lengüeta del tenor tranquilamente cuando no soplaba. “If I Should Loose You” es otra balada al tenor que empieza con suave acompañamiento pero aumentando la intensidad hasta el momento que decíamos al principio en el que Degibri queda tocando de rodillas. En “Longing” vimos como Eviatar Slivnik aguantaba el pulso al tenor con la batería, y en “Mambo” disfrutamos otra vez del virtuosismo de Tom Oren, de subidas y bajadas de revoluciones, y vuelta otra vez a la melodía caribeña. Gran ovación y (me niego a usar la palabra selfie) autorretrato del grupo de espaldas al escenario y con el público de fondo. Para acabar, una improvisación, “Untitled 5/8”, con Degibri tarareando la melodía hasta que empiezan a tocar todos. Todo un acierto incluir en el cartel a este saxofonista. Aquí terminaba su labor “el afinador”, Antonio Pérez de Olaguer, personaje ya mítico en el festival.

En otras ediciones habría terminado el festival, pero al ser un año especial quedaba un concierto más… Y la jam de “Sa Qüestió”.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Eivissa Jazz 2018 (IV): Antonio Serrano Quartet / Eivissa Jazz Experience Sextet (2018-09-07) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto), y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 7 de septiembre de 2018, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Antonio Serrano Quartet
    Antonio Serrano (armónica)
    Dee Jay Foster (contrabajo)
    Albert Sanz (piano)
    Esteve Pi (batería)
    Eivissa Jazz Experience Sextet
    Abe Rábade (piano y dirección musical)
    Gorka Benítez (saxo tenor, flauta)
    Carlos Martín Moreno (trombón, congas)
    Iago Fernández Camaño (batería)
    Reinier Elizarde Ruano (contrabajo)
    Voro García (trompeta, fiscorno)

Utilizada ampliamente en el mundo del blues, la armónica apenas es utilizada en el jazz. Jean Baptiste Frédéric Isidor Toots Thielemans puso al instrumento en el mapa del jazz y Antonio Serrano ha seguido su legado. Todo un lujo para el jazz nacional y el encargado de abrir la jornada del jueves de Eivissa Jazz 2018, acompañado por Dee Jay Foster y los ya conocidos por aquí Albert Sanz y Esteve Pi. Nos presentaron Tootsology, homenaje a la obra de Thielemans que precisamente empieza con ese vibrante “Tootsology”, original de Serrano.

 A partir de aquí, un repaso a temas emblemáticos compuestos o tocados por uno de los belgas más universales, fallecido en 2016, como su composición “Harmonica Rag”, tema con claros aires parisinos. Destacable al piano Albert Sanz en “Don’t Be That Way”, de Benny Goodman. Otro original de Toots, “Soul Station” (no confundir con el homónimo de Hank Mobley) es un largo blues que empieza solo con la armónica, después Foster-Sanz-Pi tienen un buen momento para tocar a trío, incluido un interesante paseíto por las cuerdas del contrabajo a cargo de Dee Jay Foster, para rematar el tema otra vez a armónica sola. Para tocar el tema de Charlie Parker “Donna Lee” fue invitado a subir al escenario Voro García. El trompetista valenciano hizo la parte de Dizzie Gillespie mientras serrano hacía la de Bird aprovechando para citar unas frases de “We Shall Not Be Moved” (“No nos moverán”), y completando el tema, buen solo de Esteve Pi.

En su disco The Brasil Project Vol. 2 (1993, BMG), Toots grabó “Travessia”, de Milton Nascimento, según Antonio Serrano “uno de los momentos más románticos de Toots”, tema que le tocó cantar a Albert Sanz. A continuación, ritmos caribeños con “Everywhere Calypso” (Sonny Rollins) con una generosa intro a la armónica y un recuerdo para “Maná Maná” de Barrio Sésamo (Toots compuso la sintonía de este programa infantil). Para terminar con “Three Views Of A Secret” de Jaco Pastorius, y no podía ser de otra manera, “Bluesette”, inolvidable tema compuesto por el músico belga.

Era el turno de Eivissa Experience 2018. Su formación varía cada edición, convirtiendo esta experiencia en algo único. Cada año Abe Rábade convoca a músicos que previamente hayan tocado en el festival (hemos visto desde dúos hasta septetos). Cada uno aporta un tema que los demás deben estudiar y unicamente ensayan un par de veces cuando ya están en Ibiza para tocar. En esta edición se observó buena compenetración en el grupo, como si no se hubieran visto dos días antes. Ejemplo el enérgico y con buen sonido colectivo “Big Young Soul” (Iago Fernández). Más lento fue “Leonor de Aquitania” (Gorka Benítez), tema con fuerza e intensidad. Ritmo más vivo en “El conguero” (Reinier Elizarde), con metales brillantes, Gorka a la flauta, Abe Rábade en su lado más rítmico y un interesante diálogo entre flauta y trombón al que se uniría Voro García con la trompeta y buen final ya todo el grupo. Abe Rábade aportó “Tránsito 6. Wheel of Hope”. Bella melodía, muy orquestal y terminando de forma solemne. Tras el concierto el pianista nos comentó que había querido adaptar al jazz las formas de orquestación clásica.

Llegados a este punto, una sorpresa (relativa si mirábamos la cantidad de sillas sobre el escenario), La Big Band Ciutat d’Eivissa tocaría tres temas con la Experience con algunas modificaciones: Chelu García y Dani Marín (piano y batería) no actuaron, a cambio se incorporó el vibrafonista Andrés Coll y el guitarrista René Mercier sustituyó a Radomir Milojkovic.

Con Abe Rábade a la dirección nos interpretaton un vibrante “Payuki Codes” (Carlos Martín), con protagonismo del trombonista que también se sentó al cajón; “Bones” (Voro García), empezaron el tema los vientos de la BBCE añadiéndose la sección rítmica y todos reforzando el sonido de Voro al fiscorno, con Carlos Martín a las congas, solos también de Iago Fernández y Reinier Elizarde y final con Voro a la trompeta con sordina. Terminaron con “Babel de sons” (Abe Rábade), de los tres el tema en que más participó la BBCE con Gorka Benítez solista al tenor. Podemos decir que la BBCE superó la prueba.

Parecía el final pero los miembros de la Experience nos regalaron un blues improvisado, al que Antonio Serrano, que se sumó al grupo y que además de tocar la armónica se encargó de añadir voz: “Everyday I have the Blues”, parafraseando a B.B. King.

La Eivissa Jazz Experience fue una genial idea de Juan García Merayo y debemos estarle siempre agradecidos por ello y a Abe Rábade por aceptar el reto. La sensación del público era la de haber asistido a una de las mejores Experience desde 2006. Para quien todavía quería más, quedaba la jam de “Sa Qüestió”.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Eivissa Jazz 2018 (III): María Toro Quartet / Pablo M. Caminero Quintet (2018-09-06) [Festival]

Por José Luis Luna Rocafort (imágenes) y Juan Antonio Serrano Cervantes (texto).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 6 de septiembre de 2018, 21:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    María Toro Quartet
    María Toro (flauta)
    Daniel García Diego (piano)
    Shayan Fathi (batería)
    Reinier Elizarde Ruano (contrabajo)
    Pablo M. Caminero Quintet
    Pablo M. Caminero (contrabajo)
    Ariel Bringuez Ruiz (saxo)
    Toni Belenguer (trombón)
    Daniel García Diego (piano)
    Michael Olivera García (batería)

Terminados los conciertos gratuitos, otro reencuentro, el del presentador desde 2001 José Miguel López. Radio 3 graba los conciertos y una semana antes de la siguiente edición los emite en su programa “Discópolis”.

El haber pasado cinco años en Nueva York y otros cinco en Brasil es la causa de que la coruñesa María Toro apenas sea conocida a este lado del Atlántico; ahora lleva un año en Madrid para que la situación cambie y hacerse un nombre en España y Europa; después de verla tocar la sensación es que está sobradamente capacitada para ello.

Con dos discos grabados, A contraluz y Arara (Jazz Activist 2013 y 2018), la flautista basó su concierto en el primero, de aires más flamencos. Esta gallega lleva el ritmo en la sangre: la vimos varias veces tocar la flauta con movimientos del pie o marcándose unos bailecitos cuando tocaba el trío que la acompañaba, formado por el pianista Daniel García Diego, Reinier “El negrón” Elizarde y el baterista iraní que se mueve entre Madrid, Berlín y Viena Shayan Fathi, los tres muy adaptados tantos a los momentos más flamencos como a los más jazzeros.

Sonaron temas muy flamencos como “Gitano”, otros como “A contraluz” donde María aportaba la parte flamenca y Daniel García ponía en ocasiones un punto de jazz.

Excelente “Por el reloj”. Intro con la flauta, luego intervención del trío sin ella, después solo de Reinier agarrando el bajo casi como una pareja de baile, para terminar con un solo de batería con María moviéndose al ritmo. En “Babel” el flamenco se insinúa ligeramente, con un gran Daniel García tocando de forma muy percusiva, cuando parece que acaba el tema, breve pero intensa intervención de María. Para acabar, “Te miré”, con el pianista y el público dando palmas mientras tocaba María.

Acabado el concierto, es inevitable que surja el nombre de Jorge Pardo; nos cuenta que sí, que es una gran influencia, pero también es muy importante para ella la figura de Hermeto Pascoal. No queremos jubilar ni a Jorge ni a Hermeto, pero en María Toro se adivina una digna sucesora (al menos con la flauta).

No tanto ni tan evidente, pero también hubo flamenco en la música que nos ofreció Pablo Martín Caminero. Con el pianista Daniel García Diego haciendo doblete, el quinteto empezó fuerte, con la suite “Salto al vacío” que consta de cuatro partes: “Despertar del héroe”, “Aproximación”, “El salto” y “Estamos vivos”; un comienzo de los que hacen afición, con vientos potentes, Daniel García manipulando las cuerdas del piano, con Pablo controlando desde su contrabajo, a veces usando el arco y enlazando con el siguiente tema “Trianatrón”, que no es otra cosa que “un reguetón de Triana”, y es que otro aliciente para verles es el buen humor de sus presentaciones; “Soleá de Gasteiz” se llama así porque “Si no se atreve a decir que es una ‘soleá’, la llama ‘Soleá de Gasteiz’ porque los de Gasteiz hacen las ‘soleás’ en cualquier sitio”. Empieza con un solo de contrabajo con arco, y según se desarrolla el tema, vemos que el flamenco está integrado muy sutilmente, sobre todos en algunos toques de piano y contrabajo. “Por camineras” es “Un nuevo palo flamenco en 13 tiempos”, con un Ariel Brínguez grandioso al saxo soprano.

“Eider” es una balada que Martín Caminero dedicó a su sobrina y esta noche también al hijo de Ariel con casi dos meses de vida, y aquí saltó la sorpresa cuando subió al escenario la feliz mamá de Llum, Ángela Cervantes, que se encargó de poner voz (porque letra no tiene) a la balada; comenzó con un suave tarareo, acompañada de piano y contrabajo, el piano todo delicadeza, mientras la voz subía y subía de volumen hasta alcanzar cotas difíciles de explicar; quien quiera hacerse una idea de esta portentosa voz puede buscar en youtube la interpretación que hace de “The Great Gig in the Sky” con el grupo Brit Floyd y podrá hacerse una buena idea.

El buen humor volvió al presentar el último tema con un “Momento Toni Belenguer”, y ya en serio podríamos hablar de “Momento saxo soprano” en ese “Cuentas pendientes” que cerró la noche. Hora de ir a la jam de “Sa Qüestió” hasta bien entrada la madrugada.

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Eivissa Jazz 2018 (II): Big Band Ciutat d’Eivissa / Pere Arguimbau Quartet (2018 / 09 / 05) [Festival]

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 5 de septiembre de 2018, 21:00
  • Lugar: Plaça Sotavila (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    Big Band Ciutat d’Eivissa
    Jordi Cardona (voz)
    Wiebke Pahrmann, Antonio J. Marín, Pau García-Rovés, Penélope Tafur (trompetas)
    Nacho Marí, Muriel Grossmann, Celia Prieto, Jorge Ortiz, Juan Prieto (saxos)
    Vicent Tur, Vicent Matoses, Jairo Marín, Jaume Tur (trombones. Vicent Tur dirección)
    Chelu García (piano)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Chema Pellico (bajo)
    Dani Marín (batería)
    Pere Arguimbau Quartet
    Pere Arguimbau (guitarra)
    Suso González (piano)
    Pablo Millas (contrabajo)
    Guillem Pons (batería)

Tercera jornada de Eivissa Jazz, ya con las fotos del compañero José Luis Luna.

Esta noche de miércoles debería haber sido la primera de Eivissa Jazz 2018 de no haber sido por los dos conciertos extra a causa del trigésimo aniversario del festival. Los dos de hoy también fueron gratuitos y como ya es habitual desde hace varias ediciones comenzando con la Big Band Ciutat d’Eivissa (BBCE). Sigo soñando con una orquesta formada en su totalidad por alumnos de la escuela del Patronato Municipal de Música de Eivissa, pero reconozco que la fórmula de alumnos junto con profesores y amigos funciona, y su director Vicent Tur nos ofrece algo distinto en cada edición: tras homenajes a Count Basie (2016), y orquestas con líderes clarinetistas como Benny Goodman o Artie Shaw (2017), este año tocaba recordar a la figura del crooner. De cubrir ese papel se encargó con buen resultado Jordi Cardona, cantante del grupo Quin Delibat!; Jordi viene del rock’n’roll pero también le tira el jazz y entre sus preferidos se encuentran Bobby Darin y sobre todo Sinatra.

 

La batería del todoterreno Dani Marín nos anuncia el comienzo, para calentar un instrumental, “Love for Sale”, y en la segunda, “Fever”, aparece el crooner, elegante, con chaleco y corbata y una voz clara y con buena dicción. Siguen “All of Me” (aquí con solos de Vicent Tur y Chelu García) y “The Lady is a Tramp”. Otro instrumental, “In the Mood”, con las líneas de vientos bien acopladas y solos de Wiebke Pahrmann y Chema Pellico para continuar con otra tanda de canciones: “Cheek to Cheek”, “Have you met Miss Jones?” y “Moondance”. Según me comentó Jordi Cardona, han definido su voz “Entre tenor y barítono pero más barítono que tenor”. Mientras canta se mueve con mucha naturalidad y en palabras del director Vicent Tur “Nunca se va de tono”.

Era el turno de otro instrumental, “Groovin’ Hard”, con abundancia de solos: Vicent Tur, Chelu García, Muriel Grossmann, Wiebke Pahrmann, Nacho Marí (con el saxo alto, principalmente toca el tenor) y Radomir Milojkovic. Dos canciones más: “Night and Day” y “Sway”, esta con sus típicos aires latinos, recordemos que originalmente era un mambo; “Emancipation Blues” fue el último instrumental de la noche, un blues bastante rápido con un lento y solemne comienzo.  Para acabar, “La Mer”, también conocida como “Beyond the Sea”, una de las favoritas de Jordi, y claro está, “no podía faltar”, “Mack the Knife”. Quedaba tiempo para otra, “I’m gonna sit right now and write myself a letter” donde vimos los últimos solos de Chelu, Vicent Tur, Nacho, Wiebke y Muriel.

Al final satisfacción por el buen resultado, como nos comentaba después Vicent Tur “Es más difícil trabajar con cantantes”.

Si para Eivissa Jazz este año era su trigésimo aniversario, el Festival Jazz Obert de Menorca celebraba su vigésima edición. Debido a ambas efemérides hubo un intercambio de grupos: en Menorca tocó el Pere Navarro Quintet y nos devolvió la visita el Pere Arguimbau Quartet. Guitarrista nacido en Ciudadela, Menorca, Pere Arguimbau se formó en el Taller de Músics de Barcelona. Nos ofreció un variado viaje por diferentes influencias: Jim Hall, Cole Porter, boleros, Brasil, el Caribe, con una mezcla de standards y temas compuestos expresamente para la ocasión.

“Blues en Triplex”, y “For Jim Hall” son de los compuestos por Pere, que nos ofrece un jazz clásico, intemporal, y dedicarle un tema a Jim Hall nos dice por dónde van a ir los tiros. Sonido suave, cálido, como en “What Is This Thing Called Love?” de Cole Porter, que sonó entre las dos anteriores; ese sonido suave te envuelve poco a poco sin perder esa calidez que dije antes. De repente aparece una criatura de año y medio caminando junto a su madre y se sienta en la silla vacía que hay junto a mí y que ocupa Luna en los momentos en los que no está haciendo las fotos que ilustrarán estas crónicas. Creo que era niña, disculpas si me equivoco. Se queda unos minutos mirando con atención, en absoluto silencio, con otra niña un par de años mayor -supongo que su hermana- sentada en el suelo, delante de ella. Tras unos minutos así las tres se marchan. Ya forman parte de lo que José Miguel López llama con acierto “Hijos del festival”, personas que desde pequeñas han crecido viendo noches de jazz como la de hoy.

El concierto sigue con “A Child Is Born” y la música sigue fluyendo con naturalidad, bien la sección rítmica, sin asumir demasiados riesgos pero ideal para una noche de final de verano al aire libre, con un pianista con aires de profesor despistado pero que atesora mucho blues en sus manos, como en el siguiente “Blues for Eivissa” (otro de los temas compuesto por Arguimbau).

A continuación, “Lazy Bird”, de John Coltrane, y “Something to Remember You By”, este último con aires de bolero, que por cierto, consiguió que alguna pareja que estaba por las proximidades del escenario se acaramelara un poco.

Para acabar, algo de bossa nova con “Wave”, de A. C. Jobim, y la colosal “St. Thomas” de Sonny Rollins, tema que acabó coreado por el público. Buena iniciativa la de compartir músicos de dos islas y dos festivales. Desde aquí deseamos una larga vida al Festival Jazz Obert de Menorca y a sus organizadores, la Associació d’Alligàtors.

El programa de IB3 Ràdio “Jazz Time” presentado por Ferran Pereyra dedicó su tiempo a buena parte de los dos conciertos, y el de Pere Arguimbau fue emitido en streaming por IB3 Televisió y está disponible en youtube.

Por último, para quien se quedó con ganas de más quedaba la jam de “Sa Qüestió.

 

Tomajazz. Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2018
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018




Eivissa Jazz 2018 (I): Muriel Grossmann Quartet / Omar Alcaide Quartet (2018-08-31 y 2018-09-02) [Festival]

Por  Juan Antonio Serrano Cervantes.

XXX Eivissa Jazz

  • Fecha: 31 de agosto de 2018, 21:00
  • Lugar: Passeig de Vara de Rey (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Muriel Grossmann Quartet
    Muriel Grossmann (saxos)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Gina Schwarz (contrabajo)
    Uros Stamenkovic (batería)
  • Fecha: 3 de septiembre de 2018, 20:00
  • Lugar: Galería Art Projects Ibiza (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Omar Alcaide Quartet
    Omar Alcaide (guitarra)
    Pere Navarro (trompeta)
    Dani Dominguez (batería)
    Llorenç Barceló (teclados)

Entre el 31 de agosto y el 9 de septiembre de 2018 se ha celebrado la trigésima edición de Eivissa Jazz 2018. Para celebrarlo, más noches en el cartel (siete, las tres primeras gratuitas) y más escenarios (cinco), que en ediciones anteriores.

Para empezar, Muriel Grossmann volvía al escenario del crimen donde el 24 de agosto de 2011 pudimos disfrutar de uno de sus mejores conciertos, que quedó registrado en su disco Awakening (Dreamlandrecords, 2013). Dentro de su libérrima propuesta empezaba ya a despuntar lo que más tarde definiría como “jazz espiritual”, sonido que ha venido puliendo desde entonces. Con cambios respecto a aquella formación en contrabajo y batería (la austríaca Gina Schwarz y el serbio Uros Stamenkovic).

Como es habitual en ella, Muriel nunca se repite, sus conciertos se basan en material que prepara para futuros discos, en este caso será Golden Rule, que saldrá como doble LP en octubre y en formato CD en diciembre.

Una de las grandes influencias de Muriel ha sido siempre John Coltrane, principalmente cuando toca el soprano, como “Golden Rule” o “Light”, toda una evocación del mundo coltrainiano, con Uros Stamenkovic que nos retrotrae a Elvin Jones y Gina Schwarz soleando al estilo de Jimmy Garrison. Diferente es “Abiku”, intercalada entre las dos anteriores, con Muriel al tenor y sonoridades africanas rondando el escenario.

Buen solo de batería para comenzar “Chase”, primero utilizando las palmas de las manos y luego las baquetas; Radomir y Gina se ponen a velocidad de crucero y Muriel esta vez al alto lanzando frases cortas y rápidas, con una intensidad que de repente se para, la música se vuelve más introspectiva y suenan algunas pequeñas percusiones, incluida una kalimba con vuelta otra vez al alto y en esta fase más oscura del tema brilló la guitarra de Radomir hasta el fin del tema.

El concierto terminó con “Water Bowl”, con el alto también y con Radomir brindándonos otro gran momento, con ese estilo que tiene que se niega a ser clasificado. Quedaba un tema final, “Core”, con Muriel al tenor (creo que ahora nos cuenta más cosas con el tenor que con el alto, aunque con este último suene más libre) y con otro gran momento de Radomir y su guitarra.

Excelente este cuarteto, y es que Muriel nunca defrauda, siempre nos ofrece algo nuevo, siempre dentro de su estilo. El concierto fue ofrecido en streaming por IB3 Televisió y se encuentra disponible en Youtube.

La idea de programar el segundo concierto gratuito en una galería de arte parecía interesante si no hubiera sido por la mala acústica del local. Una pena porque era una buena ocasión para ver a Omar Alcaide, uno de los músicos locales con más proyección acompañado por el talento local el trompetista Pere Navarro, el teclista mallorquín Llorenç Barceló y el baterista Dani Domínguez, que entre otros, ha grabado con Llibert Fortuny (Revolts, XXL y Double Step).

Para empezar, “Trío de Jotas”, original de Pere Navarro y que figura en su disco Perenne (Fresh Sound New Talent, 2016), aquí con una entrada diferente, con un toque de trompeta como llamada de atención, pero, lástima de acústica. Este es un tema enérgico, vibrante y con el que podía haber sido un interesante dúo entre batería y órgano (los teclados fueron los que más sufrieron el mal sonido). “I Don’t Need You” empieza con una larga introducción de guitarra, muy acústica, muy campestre, para seguir con un sonido muy al estilo del que tenía hace unos años el Pat Metheny Group; lo digo en cuanto al aire global del tema, no a la forma de tocar de Omar. Para añadir complicaciones a la noche, se rompió una de las cuerdas de la guitarra; entre teclados, batería y una buena improvisación de Pere Navarro sacaron adelante el tema. Por suerte estaba en la sala Radomir Milojkovic que pudo prestarle su guitarra (la solución más rápida), y la música siguió con “SVNI”, tema lento, contemplativo, buen discurso de Omar y una batería seca y contundente. “Groove sin nombre” es, tal como avisan, un tema lleno de groove, con mucho ritmo, con Omar tocando un bajo de cinco cuerdas, un órgano que sonaba mejor (quizás el estilo del tema, ese groove camuflaba algo los problemas de sonido), además de otra buena intervención de Pere Navarro. Para acabar, “Butterfly”, de Herbie Hancock; intensa versión, creando un interesante clima, me gustó el punteo de Omar otra vez a la guitarra; Buen final. Por cierto, el artista que exponía era Tony Lewis, nacido en Los Ángeles en 1986, residente en Chicago y según me contaron, con ancestros en Nueva Orleans. Uno de los motivos que utiliza Lewis en sus cuadros son los signos de la antigua escritura taquigráfica, ya sea en cuadros de gran formato o en curiosas obras formadas por clavos y gomas con los que forma algunos de los signos citados.

Desde esa noche me queda una duda interna: ¿Compensa un concierto más a cambio de ese deficiente sonido? Quiero pensar que sí, que la Organización tuvo la ocasión a última hora de añadir una noche más al cartel (además con músicos locales, al menos dos de ellos) y la aprovechó en una fecha señalada como en la de esta trigésima edición. Sea como sea, ha sido una buena lección para el futuro, incluido el joven Omar Alcaide (18 años), que seguro habrá aprendido de la experiencia.

Tomajazz. Fotografías y texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2018