image_pdfimage_print

Ingebrigt-Håker-Flaten-New-York-QuartetSobre el papel éste debería de ser un gran disco. Una reunión de voces únicas, aguerridas y sutiles al mismo tiempo, duchas en la construcción abierta. Uno considera que conoce los inicios del free jazz, que entiende su desarrollo en los 60 en distintas escenas y personalidades,  en cómo posteriormente da origen a la libre improvisación. Ya muy diversificado, hay que seguirle la pista en los 70 entre la apertura a lenguajes de fusión acústica y eléctrica, por las líneas maestras de Ornette Coleman, las de la AACM o por la escena europea de creación libre (holandesa, británica). De cómo se mantuvo agazapado pero alimentando nuevas expresiones en manos de gente tan ilustrada como Steve Lacy en los 80. Para luego explotar en colores y terrenos muy diversos en los 90, destilado por motivos tan extemporáneos como Morricone o Mahler.

Esta grabación continúa la serie -parece serlo- que registra la residencia que Flaten tuvo en The Stone en el verano de 2011, que ya el año pasado dio un título a compartir a dúo con otro invitado aquí presente, Joe McPhee. En realidad, este cuarteto -sin batería- encierra dos dúos que ya existían o habían funcionado y grabado como tal, el ya citado y el otro con Morris y Wooley. También se supone que se debe tener ubicados a los protagonistas de esta grabación, sus carreras, estilos y maneras. Y se entiende que la apreciación de este oyente cuenta tanto con el mensaje musical como con el sensitivo, al que se alude en las notas del disco de manera señalada hablando de “espíritu y blues”.

Deber ser, esta grabación debe ser free jazz, contestando a un lector que veía este estilo en cada una de las recomendaciones que algunos -no todos, se adelantó a rectificar- habíamos hecho para el 2013. Si, querido lector, esto sí es free jazz, o una herencia directa de él. Los temas son improvisados colectivamente -salvo “As if”, el más orgánico de todos- pero elude esa exposición atonal y abstracta típica de la creación instantánea, aquí hay un substrato histórico y no es ese. Hay códigos que provienen del free y el bajo crea líneas -no siempre- para que la conexión con el blues perviva como lo hacía en el free jazz clásico, pero no se da ese choque energético , explosivo y liberador en un espacio colectivo, no, aquí todo acento está muy matizado, bajo control.

Now is resulta un título retador, que empuja, un impulso a crear. Ese control es algo que desconcierta en este encuentro, que se muestra frío y elusivo, con espacios que trasmiten dudas no silencios esclarecedores, con intervenciones sin diálogo, sin instinto. Al margen de la exigencia del lenguaje, en el que el oyente ya está curtido, hay que decir que  inteligencia y creatividad no siempre dan resultados colectivos.

© Jesús Gonzalo, 2014

Ingebrigt Haker Flaten New York Quartet: Now is

Joe McPhee (saxo tenor), Nate Wooley (trompeta), Joe Morris (guitarra), Ingebrigt Haken Flaten (contrabajo)

“Port”, “Times”, “Pent”, “Knicks”, “Giants”, “As if”, “Rangers”, “Post”

Clean Feed- 263CD