Durante bastante tiempo, el dúo Alondra Satori fue el vehículo que tenían J.M. Cidrón y A.L. Guillén para explorar, improvisación mediante, el territorio de la música electrónica planeadora, contemplativa y con elementos de world music. El año pasado, la formación se ampliaba hasta cinco miembros. Esta inclusión de músicos, además dispares, ha reconvertido Alondra Satori en un curioso fenómeno de improvisación electroacústica dentro del panorama nacional. Justo Bagüeste, ex Clónicos, colaborador de Corcobado y tantas otras cosas, Jesús Alonso, batería habitual de Corcobado, y Juanjo Sánchez, ex miembro de la histórica banda barcelonesa Entr’acte (de los pocos que en plena nueva ola, a principios de los 80, estaban influidos por el RIO o por formaciones como This Heat), junto a la célula inicial, dan forma a una música improvisada pero de carácter industrial (en su cualidad más que en las formas, a la manera de unos Factrix, p.ej.), repetitiva y muy evocadora. Dicho de otro modo, estos Alondra Satori han acerado su sonido con respecto al de otros tiempos.

Promontorio Charidemo, en referencia al almeriense Cabo de Gata, nació como un encargo para una exposición centrada en este punto de la geografía. Los títulos de las cinco piezas provienen de enclaves geográficos de ese entorno. Son improvisaciones que parten de una idea o un concepto musical (diría que casi como un pretexto argumental) que cada uno de los cinco músicos desarrolló a partir del lugar elegido. Así, ese hacer topográfico establece una dinámica relación entre el espacio referido, la idea que ha propuesto cada músico, y la imagen que de todo ello podemos conformarnos los oyentes.

Así, en la “Danza”, hay esa idea como de andar de puntillas sobre un terreno rugoso y accidentado. En “La llegada del viento”, más paisajística, unas ráfagas emborronan la imagen. “El encuentro” presenta una panoplia instrumental amplia y sugerente, jugando con sonidos musicales y reales, voces y gritos, reconocibles y no, tratados como una lluvia rítmica. Mientras que “Tierras rojas / Piedras negras” no deja de sorprenderme por su cadencia procesional, de Semana Santa. Para acabar con “Las Nadas”, en la que el Promontorio nos es mostrado desde Oriente.

Alondra Satori han elaborado su sentido de la improvisación desde unas facetas, el rock progresivo o la electrónica, desde las que no suele trabajarse demasiado en España, donde parece que la improvisación es esencialmente percibida como un aspecto del jazz. Aunque, diría que se trata más bien de música ensayada, no en el sentido de repetida sino de probada sobre un esquema prefijado. Esto, junto a la sonoridad e instrumentación, hacen de Promontorio Charidemo un curioso ejercicio de estilo, entre el repiqueteo y el mantra, entre el planeo y lo catártico.

 

Jack Torrance

Composiciones: “Danza en el magma de Rodalquilar”, “La llegada del viento a la Caldera de los Frailes”, “El encuentro del Barranco Hondo con la Rambla del Agua”, “Tierras rojas / Piedras negras”, “Las Nadas”.

Músicos: Jesús Alonso (batería modificada, barril metálico, aire comprimido), Justo Bagüeste (oscilador, secuenciador, electrónica, tubo Berman, boquillas, campana, percusión, piedras, grabaciones, sonidos corporales), J.M. Cidrón (percusión, melódica, ocarina, kalimba, canica, palo de lluvia, voz), A.L. Guillén (kaoss pad, banjo, guitarra acústica, cítara, stylophone, flautas, globos, juguetes, percusiones, papel, tijeras, grabaciones, voz), Juanjo Sánchez (muelles y palancas electrificadas, bajo eléctrico, efectos, bandurria, percusión, arpa de boca, flautas, tubos corrugados, kalimba, piedras, juguetes, burbujas, globos, papel, canicas, voz). Miguel Galindo (poema y recitado).

Grabado en Almería, el 29 de marzo de 2009.
Extrarradio EXT-013 (2009) [Rotor]

Esta entrada se ha leido 947 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.