image_pdfimage_print

Chris Potter es uno de los saxofonistas jóvenes con más talento de la escena jazzística actual. El mismo día que tocó con el Dave Holland Quintet en el Festival de Jazz de Vitoria, por la mañana, habló con Arturo Mora en la recepción de su hotel sobre composición, improvisación, el grupo de Dave Holland y otros temas.

Chris Potter, Arturo Mora © Sergio Cabanillas, 2007

Chris Potter, Arturo Mora
© Sergio Cabanillas, 2007

ARTURO MORA: ¿Qué nos puedes contar sobre la gira actual?

CHRIS POTTER: Casi estamos acabando. Nuestro primer concierto fue en Montreal a finales de junio, han pasado tres semanas y media y nos queda un concierto más mañana en San Javier. Va bien.

ARTURO MORA: ¿Y después de San Javier?

CHRIS POTTER: Unas pocas vacaciones, y luego algunos conciertos en el Festival de Jazz de Newport con distintos grupos, después iré a Israel con mi grupo a finales del mes que viene, un otoño bastante ocupado con mi banda y con la de Dave Holland y con otros proyectos.

ARTURO MORA: ¿Cómo te encuentras tocando en festivales europeos en comparación con el público estadounidense?

CHRIS POTTER: Cualquier sitio es bueno para tocar si el público es entusiasta con la música. Pueden ser mil espectadores, pueden ser quince, puede ser Sudamérica o Japón, aquí o en Estados Unidos. Si sientes la energía, si ves que la gente es receptiva y se emociona escuchando, ese es un lugar divertido donde tocar.

ARTURO MORA: Respecto al Dave Holland Quintet: tanto Steve Nelson como Robin Eubanks y tú mismo habéis compuesto para el grupo, y todos vuestros temas tienen ese sonido único de la banda. ¿Es un reto componer en ese estilo?

CHRIS POTTER: Sí, no es igual que escribir para mis propios grupos, porque tengo que pensar en el sonido de esta banda y la dirección que toma esta música, así que intento combinar lo que suelo hacer con algo que encaje en el quinteto. Y, por supuesto, la instrumentación es inusual, así que hay que ver qué queda bien con estos instrumentos, ya sabes, el vibráfono, el trombón, y usarlo de la mejor forma posible.

ARTURO MORA: El uso de métricas inusuales, ¿te influye cuando compones para esta banda?

CHRIS POTTER: Sí, ese era un área que estaba empezando a explorar antes de entrar en este grupo. Creo que es una clase de proceso en base al que estamos evolucionando, creciendo. Alguien aporta un tema en una métrica concreta, al principio nos sentimos algo incómodos, y luego poco a poco nos vamos sintiendo más cómodos con él, más libres, e incrementamos nuestro vocabulario para el próximo tema. Creo que es algo que ha crecido a lo largo de los años.

Chris Potter © Sergio Cabanillas, 2006

Chris Potter
© Sergio Cabanillas, 2006

ARTURO MORA: Supongo que improvisar sobre estas métricas extrañas también debe ser un reto.

CHRIS POTTER: Sí, creo que es una buena forma de retarnos a nosotros mismos, porque no puedes tocar las cosas que ya conoces, tienes que encontrar algo nuevo que funcione bien en este entorno, así que de algún modo es un buen reto, sí.

ARTURO MORA: El líder del Dave Holland Quintet es, por supuesto, Dave Holland, pero ¿en qué modo os influye el concepto cooperativo de la banda?

CHRIS POTTER: Tener un líder es muy útil, alguien que tenga la última palabra: “Vale, vamos a hacer esto, vamos a ir aquí”, generalmente es lo que mejor funciona. Pero dentro de eso hay un montón de libertad, y me gusta. [Dave Holland] nos da mucha libertad, nos aporta mucho y nos hace sentir importantes, y valoramos eso. Es una buena situación.

ARTURO MORA: Tienes tu cuarteto sin bajo Underground, con Wayne Krantz, Craig Taborn y Nate Smith. ¿Cómo te encuentras tocando con el quinteto de Holland y con tu propio cuarteto?

CHRIS POTTER: Creo que el enfoque musical es algo distinto. Quizás el modo en que se ha desarrollado el grupo Underground va menos sobre… Quiero decir, hay métricas inusuales y formas complejas, pero en general creo que pienso más en las texturas, y en intentar encontrar una forma de tocar más orgánica, más orientada a contar historias. Creo que es un enfoque diferente. Y también tiene algo más de funk, sabes, con el sonido de la guitarra eléctrica y el Fender Rhodes. En los dos últimos años Adam Rogers ha estado tocando la guitarra, y va a salir un CD que grabamos en directo en el Village Vanguard de Nueva York, algo así como un documento de cómo ha crecido la banda, que creo que ha sido mucho en los dos últimos años.

ARTURO MORA: Supongo que la ausencia de bajo también te hará componer de forma distinta.

CHRIS POTTER: Sí, pienso mucho en cómo Craig dispondrá los acordes. El motivo por el que no tenemos bajo es porque el talento de Craig le permite hacer estas cosas, es algo muy inusual. Realmente me gusta su acercamiento al Rhodes, el sonido de éste y el hecho de que sea capaz, como un organista, de tocar una línea de bajo e improvisar a la vez y añadir más cosas, pero él no toca como un organista tradicional, tiene una forma de pensar distinta, pero tiene mucha fuerza, por eso la banda trabaja de esta forma tan particular.

Chris Potter © Sergio Cabanillas, 2007

Chris Potter
© Sergio Cabanillas, 2007

ARTURO MORA: Jason Moran (piano y Fender Rhodes) hace poco sustituyó a Steve Nelson (vibráfono y marimba) en algunos conciertos del Dave Holland Quintet. ¿Qué cambió?

CHRIS POTTER: Al haber cuatro de los miembros habituales a mí me seguía sonando como el grupo de Dave. Steve Nelson es uno de mis músicos favoritos, realmente me encanta cómo toca, y le echamos de menos, pero creo que Jason hizo un gran trabajo, es un músico increíble, y encontró una forma de encajar que tenía mucho sentido, porque tampoco toca todo el rato como un pianista convencional, puede encontrar otras formas de llegar al mismo sitio.

CHRIS POTTER: Al haber cuatro de los miembros habituales a mí me seguía sonando como el grupo de Dave. Steve Nelson es uno de mis músicos favoritos, realmente me encanta cómo toca, y le echamos de menos, pero creo que Jason hizo un gran trabajo, es un músico increíble, y encontró una forma de encajar que tenía mucho sentido, porque tampoco toca todo el rato como un pianista convencional, puede encontrar otras formas de llegar al mismo sitio.

ARTURO MORA: Eres muy joven, tienes 36 años. Cuando piensas sobre toda tu carrera a largo plazo, ¿cuáles son tus ambiciones, tus objetivos? ¿dónde te gustaría llegar como músico?

CHRIS POTTER: Por supuesto me gustaría tener la libertad de hacer más y más mi propia música. Tengo muchas cosas escritas que aún no he podido escuchar. En los últimos años he intentado equilibrar el trabajo en el grupo de Dave con mis propios proyectos, empleando unos meses del año en esas dos cosas, y también disfrutando tocando en otros entornos; recientemente toqué en el grupo de Paul Motian, hice algunos conciertos con Herbie Hancock, varias cosas, sabes, y salí con una nueva perspectiva, así que no es que no quiera hacer esas cosas, pero me gustaría concentrarme más y más en mi propia música. También va a salir otro CD mío, una especie de sueño que tuve durante mucho tiempo, es una especie de gran grupo, un grupo de cámara: tres cuerdas, tres maderas, guitarra española, sección rítmica, yo. Fue algo así como una oportunidad para explorar mucho la composición, tener una paleta más grande en base a la que escribir.

ARTURO MORA: ¿Escribiste la partitura completa, todo el arreglo?

CHRIS POTTER: Sí. Saldrá en otoño, creo… Esto es a corto plazo, pero espero ser capaz de seguir creciendo como músico creativo y tener la suerte de tener un público que quiera oirme, eso es todo lo que puedo pedir.

ARTURO MORA: En 1994 estuviste de gira con Steely Dan. ¿Qué sacaste de esa experiencia?

CHRIS POTTER: Crecí escuchando esa música, junto con otras, pero nunca pensé que tocaría con ellos, nunca habían tocado en directo hasta entonces. Fue una experiencia muy reveladora, ver cómo funciona todo ese mundo a gran escala.

Chris Potter © Sergio Cabanillas, 2006

Chris Potter
© Sergio Cabanillas, 2006

ARTURO MORA: ¿En términos de producción o en términos musicales?

CHRIS POTTER: De producción. Musicalmente era como cualquier otro concierto, son músicos muy serios, quieren que la música salga lo mejor posible, tocar esos temas fue cómodo y divertido, pero no tuve mucha oportunidad de expresarme, por eso tuve que irme, para tener más libertad, pero estaba contento allí. También yo tenía 22-23 años y acababa de irme a vivir a Nueva York, así que fue genial.

ARTURO MORA: Ofreces clases online en tu página web. ¿Cómo está yendo esta experiencia?

CHRIS POTTER: Está yendo bien. Sinceramente no lo controlo demasiado, hablé en un dispositivo de grabación, como este [señalando al del entrevistador][risas], y creo que la gente que administra la página web se las apaña para convertir todo esto en algo coherente. Pero es bastante útil porque hay muchos estudiantes que me piden lecciones y yo no tengo tiempo, así que es una forma de obtener mi filosofía sobre la música.

ARTURO MORA: ¿Qué buscas cuando empiezas un solo? ¿Piensas en su estructura, la armonía, las escalas, o sencillamente te dejas llevar?

CHRIS POTTER: Siempre es difícil describirlo, en parte creo que porque cuando piensas en la música la puedes describir en palabras después, pero pasa tan rápido, es una cosa tan inmediata que piensas en términos musicales, no de lenguaje. Los mejores solos siempre tienen esa sensación de que la música se está tocando sola, y que yo sólo estoy allí como el medio por donde fluye, muchos músicos describen este proceso, y es difícil saber cómo llegar siempre a ese punto. Tienes que estar muy, muy cómodo, y tienes que olvidarte de todo, y no tener un plan. Practicas todas estas cosas, piensas profundamente en estos conceptos, cómo tocar el instrumento, cómo desarrollar un motivo, cómo comprender la armonía, sabes, todas estas cosas técnicas, tienes que dominarlas para poder tocar, pero entonces, cuando ya estás tocando, no puedes pensar en nada de ello, sino dejarte llevar y que pase lo que tenga que pasar.

Chris Potter © Sergio Cabanillas, 2007

Chris Potter
© Sergio Cabanillas, 2007

ARTURO MORA: Aún recuerdo un solo tuyo memorable con la Dave Holland Big Band en Madrid hace unos años. Incluso hoy en día la gente sigue hablando sobre ese solo. ¿Quizás tocar en ese entorno de big band (con un único solo en toda la noche) te fuerza a construirlo de forma más profunda, mejor que si sabes que vas a tocar más solos en el concierto?

CHRIS POTTER: Sí, sí. Creo que hay una tendencia a pensar de forma distinta si sólo tienes uno. Yo prefiero tener toda una noche para intentar contar la historia, tener mucho espacio, de modo que una parte sea así y pueda haber momentos culminantes. Pero es un reto estar en una escala mayor, si sólo tienes un intento debes concentrar todo allí. Y también cambia cada noche. Por supuesto no me acuerdo de lo que cuentas, así que no sé qué fue lo que toqué [risas].

© 2007 Arturo Mora Rioja