image_pdfimage_print

Bobby McFerrin
XVII Festival Internacional de Jazz de San Javier

  • Fecha: 7 de julio de 2014.
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa (San Javier, Murcia)
  • Componentes:
    Bobby McFerrin: voz.
    Gil Goldstein: director musical y teclados.
    Madison McFerrin: voz.
    David Mansfield: bandolín, violín y guitarras.
    Armand Hirsch: guitarras.
    Jeff Carney: contrabajo.
    Louis Cato: batería, voz, percusión y guitarra

Comentario:

Bobby McFerrin

Una de las figuras más relevantes de la música moderna que han pasado por el Jazz San Javier es el cantante norteamericano Bobby McFerrin (Manhattan, 1950), poseedor de una de las voces más excepcionales de la historia del jazz. El compositor presentó en el festival su último trabajo discográfico, un reciente álbum publicado llamado Spirityouall (Legacy, 2013), con el que McFerrin rescata algunos cantos espirituales, como idea central del disco, recordándonos una tradición que ha conformado las bases de la música negra en su país, tratados y renovados de una forma musical diferente.

Bobby McFerrinBobby McFerrinBobby McFerrin

De modo tan espontáneo como el que manifiesta el propio McFerrin, los músicos fueron entrando uno a uno al escenario, y comenzaron a elaborar la música del primer tema del concierto, una larga introducción que sirvió para crear el ambiente propicio al inicio de la sesión. La voz del líder sonó como un instrumento más, improvisada y melódica, usando el scat en todo el desarrollo del tema. Acto seguido el grupo tocó “Everytime”, pieza que encabeza su última creación, marcada por una intro de McFerrin con la voz, antes de entrar en la melodía principal de la canción, a la que se sumó también su hija Madison McFerrin. El conocido espiritual “Joshua”, fue animando una sesión que se inició de forma algo retraída. Los cambios de ritmo y la intensidad se acentuaron en “Woe”, en el que el guitarrista Armand Hirsch exhibió una improvisación con el sonido saturado de su instrumento. Lo que había comenzado como una canción lenta fue transformándose en un ritmo de samba, intenso y contagioso, que el cantante aprovechó para invitar a corear al entusiasmado público. El formato casi acústico, utilizado en todo el concierto, se reflejó de nuevo en “Gracious”, una hermosa canción arropada solamente por el acompañamiento de piano y guitarras. El carácter ecléctico, inherente en McFerrin, pudimos apreciarlo en el tema titulado “Wishful Thinking”, enérgico y visceral desde el principio hasta el desenlace. Además de cantante, Boby McFerrin, es un consumado pianista, como demostró en “Jesus Makes It Good”, una preciosa balada, sugestiva y cargada de mensaje.

Bobby McFerrinBobby McFerrin

El ritmo swing de “Wade”, nos acercó a un jazz elegante y profundo, en el que padre e hija compartieron melodía a modo de pregunta y respuesta. La magia escénica que acompaña al bien llamado Merlín de la música, se hizo patente en la canción titulada “Whole World”, en la que participaron varias espectadoras, cantando con él, sentados sobre el escenario. El carácter intimista que prevaleció en el concierto continuó sosteniéndose en “Thrill”, y la canción con bases de sonido country llamada “Can’t Find My Way Home”. “25:15” y “Rest/Yes Indeed”, ambos incluidos en su disco, fueron los dos últimos temas de una sesión hechizadora y emotiva, que despidieron con un bis añadido, titulado “Peace”, el cual nos dejaba ese mensaje de paz, tan necesario en los tiempos que corren.

En resumen, un concierto intimista, vibrante y camaleónico, en el que se dieron la mano estilos y géneros tan diferentes como el blues, el folk, el country, el soul, la samba o la bossa nova, reunidos bajo un denominador común, la música. Por cierto, McFerrin, no cantó su canción más conocida y esperada por sus seguidores, “Don’t Worry Be Happy”, aunque teniendo en cuenta el éxito conseguido con su último disco y el repertorio elegido, no hubo, seguramente, ni tiempo ni lugar para más.

Texto: © José Antonio García López, 2014
Fotos: © RMellado/Jazz San Javier, 2014