image_pdfimage_print

XX Festival Mallorca Jazz Sa Pobla

  • Lugar:  Plaza Mayor de Sa Pobla, Mallorca
  • Fecha:  Martes 5 de Agosto de 2014. 22:30
  • Formación:
    David Murray: saxo tenor y clarinete bajo
    Reinier Elizarde: contrabajo
    Pepe Rivero: piano
    John Betsch: batería

David Murray medio cuerpo y manos Reinier

El Festival Mallorca Jazz Sa Pobla se celebra anualmente desde hace veinte años. Personalmente he podido disfrutar de nombres tan conocidos como: Marcus Miller, Jerry González, Al Foster, John Zorn, Joachim Kuhn (¡con Ramón López! ¡Reivindiquémoslo!), Joe Lovano, Baldo Martínez, Mc Coy Tyner, Kenny Garret… también me he perdido nombres como Roy Hargrove, Bill Frisel, Agustí Fernández, Lee Konitz, Dave Holland, Ravi Coltrane… como pueden observar, el nivel de las propuestas es siempre excelente. Este año, como en cada edición, no bajan el listón y componen un cartel nuevamente de primera línea. A parte del cuarteto de David Murray, hay programado el trío del magnífico pianista menorquín Marco Mezquida, el grupo de funk Orange Juice Funk Collective, el pianista y cantante Freddy Cole (si, el hermano del señor con el mismo apellido) y por último el concierto de la Traveling School (alumnos del seminario  que conduce el baterista Jimmy Weinstein junto con otros profesores). En esta crónica, vamos a hablar del saxofonista hiperactivo David Murray. Por lo que leo en la prensa el día anterior, hacía mucho tiempo que la organización del festival tenían a Murray en el punto de mira. Este año, por fin, le tenemos en Mallorca.

David Murray es un excelente saxofonista que no tiene prejuicios. Con más de 130 discos a sus espaldas, podemos encontrar proyectos muy dispares entre ellos. Recordemos que Murray vivía en Nueva York en los años setenta, fue entonces cuando entró en contacto con la vanguardia y el free jazz por lo que hay muchas referencias dentro de este género, pero ha tocado muchísimos palos siempre dando un toque muy personal. Puedes reconocer su soplido rápidamente y esto, en el mundo de la música, es vital para ser diferente y destacar (o no). En los últimos años, está produciendo discos con más sentido melódico y muy buenas composiciones, muy alejado del free jazz, pero con pequeñas escapadas hacia estos terrenos. En definitiva, Murray es uno de los grandes en mayúsculas.

David Murray clarinete

Para esta ocasión, David Murray se acompaña de los dos músicos cubanos (residentes en Madrid) Pepe Rivero y Reinier Elizarde, al piano y contrabajo respectivamente, y del americano y veterano John Betsch a la batería. Hay que decir que tanto Rivero como Elizarde han grabado con Murray en el disco Plays Nat King Cole En Español (Motéma – 2011) y John Betsch ha grabado con Murray en Flowers Arround Cleveland (Bleu Regard – 1995) además, los tres músicos acompañan de manera intermitente al saxofonista.

Pequeño matiz antes de empezar: El Festival Mallorca Jazz Sa Pobla, hasta hace pocos años era completamente gratuito, pero a causa de los recortes en cultura, evidentemente el presupuesto ha descendido muchísimo, por lo que se buscan maneras de financiación, una de las cuales es, que para poder disfrutar del concierto, pagando una entrada de cuatro euros, puedes estar en las posiciones más centrales, aunque también se puede disfrutar desde las terrazas de los bares colindantes de manera gratuita. Esto, evidentemente, ejerce de filtro y en algunas ocasiones se ha manifestado bajando la asistencia, pero en el caso que nos ocupa, hay una sorprendente y excelente entrada de público.

Suben al escenario los cuatro integrantes del cuarteto a la hora prevista. Todo preparado.

Pepe Rivero sonriente

David Murray desde el primer minuto del concierto ejerce su buen hacer con el instrumento así como el liderazgo del cuarteto. Su técnica es exquisita tanto en el saxo tenor como en el clarinete bajo. Aunque es evidente en sus referencias discográficas, en directo se confirman sus excelentes dotes para llegar a cualquier registro. No son pocas las veces en que el instrumento sube cual cohete hasta llegar a sus altísimos agudos (marca de la casa) y en cambio, en cuestión de milésimas puede bajar a los avernos con registros muy graves. En unas cuantas ocasiones usa la técnica de la respiración circular haciendo que su fraseo vuele, se intercale entre él y nosotros, y nosotros también volemos hacia donde él quiera. Murray, parece soplar en dos direcciones, hacia el saxo tenor o clarinete bajo, y hacia su propio cuerpo, todos pensaran “es un acto reflejo” refiriéndose a las patadas voladoras que suceden durante algunas frases, pero yo digo que es parte del soplido que viaja en su propio interior y causa el espasmo. Pero no todo es velocidad y perfección técnica. Todo es sincero, o por lo menos yo lo percibo así. Hay, que recuerde, dos o tres baladas. Y vaya si las desarrolla de manera inteligente y demuestra que es un baladista de matrícula de honor. Se cuenta una historia, y esta llega, y cada uno la interpreta como quiere. Sabe hacer honor a la palaba relax siendo él mismo e incluso colocando muchísimas notas sin que suene apresurado. Lo que decía, uno de los grandes.

El pianista Pepe Rivero realiza sus correspondientes improvisaciones con mucha seguridad y sobre todo con mucha felicidad, su cara lo dice todo al igual que sus tecleos. Hay, en su manera de tocar el instrumento, aquellas raíces cubanas pero sin ser algo exagerado o que desentone. Me parece un pianista notable. A tener en cuenta.

Reinier Elizarde dedos

El contrabajista Reinier Elizarde, apodado “El Negrón” realiza una labor de acompañamiento perfecta, con un sonido de contrabajo muy potente. En una de sus improvisaciones, cuando parece que el cuarteto está a punto de retomar la melodía, con Murray nuevamente ante el micrófono a punto de empezar a soplar, Reiner prosigue con el contrabajo cada vez de manera más intensa por lo que Murray se retira a un lado del escenario para que el mágico momento siga su curso natural. Son estos gestos y momentos los que hacen grande el Jazz. Por cierto, aunque no tenga nada que ver con la música (o sí) la dimensión de las falanges del contrabajista parecen hechas a medida para ejecutar su instrumento.

El veterano baterista John Betsch cumple su cometido perfectamente, con una soltura incuestionable y sin hacer alarde de técnica, simplemente realiza un buen acompañamiento realizando dos solos correctos sin pretender hacer ninguna demostración de lo que es evidente que posee.

John Betsch sobrio

En definitiva, gran concierto el ofrecido por el David Murray Quartet. Para retener en la memoria todo el tiempo que sea posible. Un estreno de altura para esta XX Edición del Festival Mallorca Jazz Sa Pobla. Pero no es de menos altura la actuación del día siguiente, a la que no puedo asistir pero que recomiendo a todo el mundo el Marco Mezquida Trío.

Texto  © Jesús Mateu Rosselló, 2014
Fotos © José Luis Luna Rocafort, 2014