image_pdfimage_print

Online_Review_Nels_Cline_SingersEstamos ante uno de los proyectos de los que podemos escribir en páginas especializadas en jazz o en cualquiera, quizá algo atrevido para la clásica… Lo mismo se debió pensar del Kronos Quartet allá por 1976, un grupo de cámara clásico tocando a gente como Jimi Hendrix. Los de San Francisco, de la Costa Oeste como los Singers, inauguraban la era de la posmodernidad en los cuartetos. A prncipios de los 90, claramente dentro del jazz neoyorquino, Medeski Martin & Wood hacían lo propio sumando cocteleras de estilo que no han dejado de agrandar. Los Singers de Cline también representan esa actitud posmoderna basada en el criterio contrastado, el rigor y la solvencia interpretativa: nada de los residuos que acabaron definiendo esta tendencia.

“Los Cantores” es el proyecto más destacado y longevo de Cline, grupo y planteamiento instrumental multitarea en la que no hay subordinación entre melodía, ritmo, ruido y timbres, pues todos son rangos alternos y alterados por el laboratorio de Cline.  Grupo que es trío “básico” de guitarra, bajo (Devin Hoff es sustituido por Trevor Dunn, una elección de perfil continuista) y Scott Amendola a la batería, que suele gustar de compartir  invitados.  Las claves distintivas en este grupo parten de la disolución activa de las fronteras de estilo (rock, jazz, folk, world music) y se nutren y expresan gracias a una estructura que combina el formato abreviado y el desarrollo inconcluso, jugando con motivos en expansión, relajación y/o saturación. El uso audaz de múltiples efectos y distorsiones y la acumulación de tensiones, atmósferas y timbres punzantes dan lugar a una poética turbadora, sucia y elegante a la vez, que se expresa sin adscripción alguna de lenguaje.

“Canale´s Cabeza” es el tema más enfocado hacia un sonido natural y un fraseo jazzístico. “Respira” marca la tendencia hacia lo afrobrasileño, en combinación Hermeto Pascoal-Caetano Veloso traída por Baden Powell, héroes, nos comenta Cline, de un Brasil que con Baptista, que se sumó sorpresivamente a la gira del grupo presentando este trabajo, toma cuerpo, identidad y selva. Sonido de los 70, ritmos afros y de fusión exuberante a lo Arto Moreira, aquí reproducido por Cyro Baptista. “Red before organge” es como lounge music espacial, “smooth jazz con algo de Jimi Hendrix”, algo como George Benson abducido por el espíritu ruidoso del free jazz… música de un diseño tan sofisticada en sus líneas como sólida: no es plástico. “The Weeding Band” es la pieza más larga que posibilita la construcción ultrasónica de Cline, en un ejerció-síntesis de estilo que los Talking Heads podrían haber hecho, no es rock, no es world music, era otra cosa… ¿art-rock?… pues eso. “Climb Down” es una pieza corta, concentrada en motivos que sugieren (todo es posible en este grupo) el visionario FourthWorld de Eno & Byrne con reminiscencias industriales y viajeras.

El mensaje electróacústico llevado a lo sideral en las manos de Cline abduce al conjunto. El trabajo de Cline sobre la base de una paleta infinita de sonidos, sobre-exposiciones y repeticiones, masas en suspense, melodías aisladas en el silencio o entre decorados enervantes y plácidos, provocan una fantasía instrumental y un prodigio técnico único. Tras The Giant Pin (Cryptogramophone 2004) y sobre todo el insuperable Initiate (CG, 2010) a los Singers de Nels Cline, para soprendernos, sólo les queda caer en el campo magnético de John Zorn y Tzadik (como los Medeski…) en alguna de sus series “radicales” (japonesas o judías).

© Jesús Gonzalo, 2014

The Nels Cline Singers –Macroscope

Músicos: Nels Cline (guitarra, elec.), Trevor Dunn (bajo), Scott Amendola (batería), colaboran Zeena Parkins, Cyro Baptista, Yuka Honda, Cibo Matto.

Composiciones: “Companion Piece”, “Canales’ Cabeza”, “Respira”, “Red Before Orange”, “The Wedding Band”, “Macroscopic”, “Climb Down”, “Seven Zed Heaven”, “Hairy Mother”, “Sascha’s Book of Frogs”.

Mack Avenue Advance-MAC 1085ADV