Dino Saluzzi Group: El Valle de la Infancia (ECM, 2014)

 dino-saluzzi-cd-infancyEl título apela a la primera memoria, a un territorio abonado a la nostalgia, algo que el bandoneonista ha frecuentado cuando no entregado directamente al sentir melodramático. Pero pese a su apellido de origen italiano, algo que marca carácter al fundirse cerca de la Pampa, dicen, Saluzzi es un argentino raro, de pocas palabras y nada amigo de la retórica. Y si apuran, un creador cuya obra no está circunscrita ni acotada por el tango ni mucho menos por los fotogramas de Jean-Luc Godard, cineasta fundador de La Nouvelle Vague que ha incorporado la música de Saluzzi en sus imágenes más que de ningún otro artista ECM.

Saluzzi es de Campo Santo, en la región de Salta, “la reserva” de los indígenas argentinos situada en la frontera entre Bolivia, Paraguay y Chile. Allí tuvo una infancia humilde y luminosa, contaba en una entrevista, pese a ser, o quizá por ello mismo, un lugar apartado de la civilización, sin luz eléctrica ni muchos medios técnicos. Salta está en un valle, el de la infancia de nuestro músico. En él creció y en el se han hecho posible, como sucede en el valle de la otra Infancia de Egberto Gismonti, el encuentro entre músicas académicas, jazz y folclore autóctono. Por eso a Saluzzi se le puede ver con Enrico Rava (Volver, 1986) o Charlie Haden (Once Upon  a time, 1985), con el Rosamunde Quartet (Kultrum 1998) o Anja Lechner (El Encuentro, 2010) y con un conjunto típico como intenta serlo aquí y en Mojotoro (1992).

Saluzzi y Gismonti, dos autores latinoamericanos que llevaron su música, como Piazzolla o Villalobos antes, a las alturas de los grandes teatros. Aunque El Valle de la Infancia no pretende llegar ahí, ni mucho menos. Es este un disco dividido en varias suites (también lo era el del brasileño al que siguió Música de Sobrevicênçia)  en las que se intenta narrar una pequeña historia, describir unos instantes, acaso dibujar una paisaje humano y natural que ya no existe. “Pueblo”, “La Fiesta Popular”, “Tiempos Primeros” son como capítulos de una memoria escrita que cobra vida en sonidos.

Estas estampas de felicidad, de sonrisa infantil, de vida que crece en un ambiente humilde y solidario, nos devuelven al mejor Saluzzi, como si conversara en solitario, como en sus discos Kultrum (1983) o Andino (1988), el músico y su grupo (casi toda su familia) nos invita, con la voz amiga y cálida de la guitarra, a un viaje lleno de vitalidad, color y verdad. Lejos del ruido de Buenos Aires, del tango porteño y rioplatense, dentro del folclore y las imágenes perdidas en un valle fértil.

Un trabajo cálido y espotáneo, que huye de la pesadrumbre y se sumerge en una mirada tierna y contemplativa sobre el folclore y la pertenencia a un lugar, a mitad de camino entre Kultrum Mojotoro, en la esencia.

© Jesús Gonzalo, 2014

Dino Saluzzi Group: El Valle de la Infancia

Músicos: Dino Saluzzi (bandoneon), José Maria Saluzzi (guitarras clásica y requinto), Nicolás “Colacho” Brizuela (guitarra clásica), Félix “Cuchara” Saluzzi (saxo tenor, clarinete), Matías Saluzzi (bajo eléctrico, contrabajo), Quintino Cinalli (batería y percusión)

Composiciones: “Sombras”, “La Polvadera”, “Pueblo” (Partes I, II y II), “A mi Padre y a mi Hijo”, “Urkupiña” (Partes I y II), “La Fiesta Popular” (Partes  I, II, II, IV y V), “Tiempos Primeros” (Partes I y II)

Publicado en 2014 por ECM Records