image_pdfimage_print

No cabe duda que la reconocible silueta del danés Ebbe Traberg dejó huella en nuestro panorama jazzístico desde que se afincó en España a principios de los años 60. Periodista de profesión, se volcó con pasión en todas sus numerosas aficiones (jazz, cine, deportes…) y la amplitud de sus inquietudes culturales (hablaba con facilidad seis idiomas, escribía novelas y poesía) le daba un aire de figura renacentista. Viajó incansablemente por todo el mundo, visitando festivales y clubs de jazz y entrando en contacto y, en muchos casos, entablando amistad con numerosos músicos. Colaborador de la revista Aria Jazz en los años 60 y posteriormente de Cuadernos de Jazz, fue uno de los fundadores de la revista de música clásica Scherzo.

Este libro recopila todos sus artículos publicados en esta última revista, en la que tuvo una sección dedicada al jazz llamada “Episodios” entre 1986 y 1996. Se trata de escritos de todo tipo, desde ambiciosos retratos de artistas, acompañados en algunos casos por detalladas discografías recomendadas (Eric Dolphy, Dave Liebman, Lee Konitz o Ran Blake), hasta simples anécdotas sobre sus encuentros con algunos músicos (Dexter Gordon, Dizzy Gillespie), opiniones sobre los carteles de los festivales de jazz españoles o sobre la calidad de la selección musical de los aviones, e incluso impresiones sobre las sensaciones de un coleccionista de jazz (categoría en la que él se encontraba indudablemente) al recorrer las estanterías de una tienda de discos.

Tal y como se refleja en sus escritos, Ebbe Traberg era un apasionado amante, defensor y promotor del jazz como música respetable a la que se debe dar la debida difusión, llegando a ser excesivamente visceral en ocasiones. El párrafo con el que concluye el primero de los artículos incluidos en este libro lo resume muy bien:

“Tanto da el jazz cuando se vive con autenticidad. Toda una vida no basta para dominarlo, para digerirlo en toda su magnitud y con toda su potencia poética. Cuando todos entendamos el jazz en esta dimensión, podemos comunicar. Antes, ni hablar. ¡Al que no le guste, que se largue!”

Ese apasionamiento iba acompañado de un profundo conocimiento del jazz y sus entresijos, aunque se deslice algún que otro error en sus artículos (las primeras grabaciones de Coleman Hawkins no las hizo con la orquesta de Fletcher Henderson, sino con Mamie Smith, y no datan de principios de los años treinta, sino de 1922).

A pesar de sus 302 páginas, el libro se lee con mucha facilidad, casi de un tirón, entre otras cosas por la magnífica prosa de Traberg, y además va ganando en interés a medida que se avanza en la lectura.

La calidad de la edición, sacada adelante gracias a los esfuerzos de los organizadores del Festival de Jazz de Ezcaray–Memorial Ebbe Traberg, contrasta con algunos detalles que se podrían haber mejorado: no existe un índice, ni temático ni cronológico, los artículos van sin fecha, no hay texto explicativo en las fotos incluidas en el encarte y el texto, por desgracia, está plagado de erratas.

Sin embargo esto no debe dejar un sabor agridulce en esta reseña: se trata de un libro que merece la pena leer, la visión muy personal de un cronista “español” que vivió el jazz desde dentro a través de unos artículos mensuales publicados, paradójicamente, en una revista de música clásica.

Tomajazz: © Agustín Pérez Gasco, 2011

EPISODIOS. Escritos sobre Jazz
Autor: Ebbe Traberg
Recopilado por Jesús Pérez-Caballero Lozano
Editorial: Eba al Desnudo, S.L.
ISBN: 84-609-7614-9
Idioma: español
Publicado en Logroño (2005)