image_pdfimage_print

El trombonista Marco Bellizzi es el protagonista del tercer y último concierto del ciclo Murajazz 2014 con el proyecto Boîte à Musique. En esta propuesta le acompañan el guitarrista Luis Giménez, el contrabajista Iván San Miguel, y dos de las figuras más activas en sus instrumentos dentro de los escenarios de jazz en España: el pianista Marco Mezquida y el baterista Gonzalo del Val. Bellizzi comentó con Pachi Tapiz acerca de este proyecto, de otros trombonistas, también de la enseñanza y de la importancia de propuestas como Murajazz para los músicos y aficionados.

 

Marco Bellizzi © Iñaki Muñoz

Marco Bellizzi
© Iñaki Muñoz

Pachi Tapiz: Preséntanos, en primer lugar, qué se van a encontrar quienes vayan a ver el proyecto, Boîte à Musique, que vas a presentar en Murajazz.

Marco Bellizzi: Boîte à Musique nace con la intención de poner sobre el escenario un proyecto musical en el que todos los músicos que lo integramos pudieramos hacer nuestra propia aportación. Yo casi la definiría como una plataforma de trabajo donde cada uno de nosotros hemos aportado nuestras diferentes concepciones musicales. El resultado es una propuesta musical rica y variada. En un mismo tema, sobre una misma estructura o parrilla armónica tienen cabida muy distintos acercamientos a la improvisación. Cada uno de nosotros usamos un lenguaje particular más o menos cercano al de nuestros compañeros, esto es lo que enriquece enormemente el proyecto y lo que nos ha servido para experimentar, para crecer como músicos compartiendo un mismo repertorio.

Pachi Tapiz: ¿Cómo está constituido el repertorio? Es decir, si son todo composiciones tuyas… si todos y cada uno de vosotros aportáis algún tema… si os lanzáis directamente a la improvisación… si además de temas originales hay versiones…

Marco Bellizzi: El repertorio que hacemos tiene un poco de todo, composiciones nuestras originales para esta formación y también revisitamos algún standard para darle nuestro punto de vista. A lo largo del concierto hay momentos de improvisación libre, hay transiciones entre temas en las que nos hemos puesto alguna pequeña pauta pero donde la evolución en cada concierto es muy diferente. En otros momentos la improvisación sí se produce sobre una parrilla armónica determinada. La propuesta musical guarda un equilibrio en la estética y en la sonoridad del conjunto, hay diálogos entre los diferentes instrumentos y el protagonismo musical va pasando de uno a otro constantemente.

Pachi Tapiz: Si no estoy equivocado, tú estás aquí dando clases en el Conservatorio Superior de Navarra, lo mismo que Luis Giménez. Por tanto, mi curiosidad me lleva a preguntar: ¿De dónde viene tu idea de integrar en el grupo a dos músicos habituales en la escena de Barcelona -aunque ambos la trascienden al resto de España- como son el menorquín Marco Mezquida y el burgalés Gonzalo del Val?

Marco Bellizzi: Iván San Miguel, Luis Giménez y yo somos profesores en el Departamento de jazz del Conservatorio Superior de Navarra, llevamos varios años trabajando juntos en las aulas pero también hemos compartido escenario en muchas ocasiones y con proyectos musicales diferentes. Quiero mandarle desde aquí un abrazo enorme a Iván porque es una gran inspiración para mí en lo personal, es un gran luchador que ha sabido hacer frente a un gran obstáculo que la vida le puso en su camino. Es un inmenso placer compartir escenario con él, verle tan fuerte, con tantas ganas de volver a hacer cosas. Contar con Gonzalo en este proyecto era una decisión muy sencilla, hemos hecho varias cosas con él, es un musicazo que entiende muy pronto lo que uno busca, es un gran creador, compone, arregla… es una garantía de calidad musical. Y de Marco que te voy a contar que no sepas. Es un privilegio enorme tenerle con nosotros, musicalmente es uno de los músicos más creativos que tenemos por estas tierras, yo intento no perderme ninguno de los proyectos en los que anda metido. De todas formas ese no ha sido el principal criterio que hemos seguido para contar con ellos. Para nosotros lo fundamental era contar con personas con las que fuese fácil entendernos, geniales músicos pero mejores personas en definitiva.

Marco Bellizzi © Iñaki Muñoz

Marco Bellizzi
© Iñaki Muñoz

Pachi Tapiz: El jazz y la enseñanza: ese punto de confluencia para los músicos de jazz. Como docente, ¿qué es lo que intentas transmitir a tus alumnos?

Marco Bellizzi: Para mí es muy importante ser docente. Intento cuidar al máximo mi trabajo como profesor. Aprendo muchísimo de mis alumnos, de sus virtudes y de sus dificultades. Cuántas veces me he vuelto a replantear conceptos tras una charla sobre la improvisación con un alumno de 9 o 10 años que sin ningún tapujo se expresa libremente con su instrumento. Para mí eso es apasionante. Y a nivel profesional, desde que el jazz está en los conservatorios el aprendizaje de esta música ha cambiado muchísimo. Creo que una de nuestras principales funciones es la de acompañar a los alumnos en su viaje formativo, intentar arroparles en su proceso de aprendizaje. Pienso que es muy importante que llenen sus mochilas de conocimientos en el paso por el conservatorio pero que siempre sepan encontrar por ellos mismos aquello que les gusta, el espacio donde están cómodos y disfrutan tocando. Creo que esa es la fórmula para que se llegue a expresar musicalmente todas las cosas que tenemos para decir.

Pachi Tapiz: ¿Cuáles son los próximos pasos de Boîte à Musique? ¿Veremos alguna grabación en breve?

Marco Bellizzi: ¡Espero que sí!

Estamos trabajando en dos líneas diferentes, no me gusta hablar de las cosas cuando no se han concretado al cien por cien. A lo largo de este curso tendremos ya todo definido pero de momento no nos ponemos fechas concretas. Estamos muy ilusionados con este proyecto y tenemos una propuesta encima de la mesa muy tentadora, vamos a ver si todo sale bien…

Marco Bellizzi © Iñaki Muñoz

Marco Bellizzi
© Iñaki Muñoz

Pachi Tapiz: Como trombonista, ¿cuáles son tus referentes en cuanto al trombón?

Marco Bellizzi: Yo personalmente soy un enamorado de mi instrumento. Me encanta escuchar trombonistas de estilos muy diversos: música clásica, jazz tradicional, jazz más de vanguardia… pero también puedo disfrutar mucho con un buen funky o un buen grupo de ska… cada música tiene su momento. Si tuviera que hacer una lista de los trombonistas que más me han influido en el mundo del jazz sería difícil citar a todos. Creo que el primer solo de trombón que escuché fue a Curtis Fuller gracias al Cifu, me costó encontrar aquellos discos con Benny Golson pero de ahí a Jay Jay o Rosolino, Carl Fontana… un no parar por todos los clásicos. Otro momento que me impactó en mi vida fue conocer a Glenn Ferris, su capacidad de emocionar con el trombón, de expresar a través de su sonido… Admiro enormemente la capacidad improvisativa de Hal Crook o la riqueza musical de gente más joven como Nils Wogram. Pachi, ¡con esta pregunta tengo para mil horas!

Pachi Tapiz: Nils Wogram es uno de los trombonistas que citas que es posible que alguien se anime a traerlo a nuestro país a tocar en directo algún siglo de estos… bueno, también al enorme Glenn Ferris. No sé si has escuchado el Trombone Vertigo Quartet de Wogram, que efectivamente, es un cuarteto de trombones. Muy recomendable. ¿Te animas a recomendarnos alguno(s) de sus discos o sus proyectos?

Marco Bellizzi: Es muy poco usual que los programadores de festivales dediquen espacio a trombonistas así que no sé cómo de fácil será poder escuchar a estas figuras por estas tierras… de Glenn Ferris he sido fan desde que lo escuché por primera vez en directo en Paris. Tiene una fuerza comunicativa enorme, he tenido la inmensa suerte de aprender muchas cosas de él. Parece sencillo todo lo que hace Glenn, siempre elige la nota más adecuada en cada momento. Luego uno intenta hacer algo parecido y entonces te das cuenta del enorme talento que tiene. Adoro todos sus discos. Sus discos a trío son especialmente brillantes, uno con chelo y contrabajo, Face Lift de 1996, y otro con contrabajo y batería, a nombre del Chrominance’ Trio titulado The Life de 2001. También me atraen mucho las colaboraciones de Ferris con Emmanuel Bex al Hammond o con el contrabajista Henri Texier.

De Nils Wogram creo que recomendaría todo lo que he escuchado. Es un músico muy creativo y muy original en sus propuestas. Además del cuarteto Vertigo que comentas me encantan sus proyectos Root 70 con grabaciones como Riomar de 2013, de su Nostalgia Trio Sturm und Drang de 2011, o su dúo con Saadet Türköz.

Marco Bellizzi © Iñaki Muñoz

Marco Bellizzi
© Iñaki Muñoz

Pachi Tapiz: Algo que os estoy preguntando a todos los músicos que participáis en este tipo de propuestas locales: ¿cómo valoras un ciclo como Murajazz, que en este caso viene de un organismo que no es una parte de la Administración como son Ayuntamientos o Autonomías, para los músicos y aficionados locales de Pamplona?

Marco Bellizzi: La verdad es que le deseo lo mejor a este ciclo de Murajazz. Es una gran oportunidad para nosotros poder tocar en Pamplona en unas condiciones dignas y de respeto por lo que hacemos. Es un ciclo que está empezando y que tiene una buena capacidad de recorrido. Para mí una de las claves para que llegue a perdurar es tener un buen criterio de programación, es lo más difícil y puede que ahí resida su capacidad de mantenerse. Creo que en Pamplona hay un público aficionado al jazz que cuando tiene una propuesta de su interés asiste a los conciertos, esto seguramente es una labor de años. Es cierto que no hay en la comunidad un gran festival del tipo al que tienen nuestros vecinos pero de vez en cuando caen por nuestra ciudad un par de conciertos de altísimo nivel. En Pamplona ha habido propuestas musicales bien arriesgadas y creo que el público ha sabido apoyar aquellas que tenían una buena calidad.

Entrevista: © Pachi Tapiz, 2014
Fotografías: © Iñaki Muñoz