image_pdfimage_print
  • Fecha: viernes, 23 de enero de 2015
  • Lugar: Ateneo de Madrid
  • Componentes:
    Víctor de Diego Trío
    Víctor de Diego: saxos tenor y soprano
    Jordi Gaspar, contrabajo
    Gonzalo del Val: batería

Víctor de Diego Trío

Comentario: Presentación en Madrid del trío de Víctor de Diego y su último trabajo Tribute (Quadrant Records, 2013), con la colaboración de Jordi Gaspar en el contrabajo y Gonzalo del Val en la batería.

El concierto comienza con un standard,I Mean You” compuesto por Thelonious Monk, seguido de “Lazy Bird” de John Coltrane. Ambos marcan el devenir del mismo.

Víctor de Diego

Víctor de Diego toma un puñado de composiciones clásicas del jazz para revisarlas, aportando una fusión entre tradición y modernidad, valiéndose de unos acertados arreglos e improvisaciones puestas en escena sin rubor y claridad. Parece que la verdadera intención del trío sea ponerse en contacto con lo antiguo y ofrecérselo al público de una manera empática para que éste tome consciencia de lo que el jazz supone.

Para el ello se basan en una depurada técnica individual, demostrada con creces en cada uno de los solos sin acompañamiento, en la interactuación a dúo o a trío.

Jordi Gaspar

Parece fácil llevar a puerto este tipo de propuestas, pero se equivoca quién así piensa. Precisamente ahí radica su mérito, en hacer fácil lo que no es tanto.

Gonzalo del Val

Jordi Gaspar siempre preciso y comedido, Víctor de Diego mandando y Gonzalo del Val marcando la pauta desde sus tambores. Víctor de Diego Trío práctica la equidad demócrata donde todos tienen mucho de decir, que monologar, que dialogar o conversar.

Gonzalo del Val-Jordi Gaspar

La bonita versión de la balada de Cole Porter “My Heart Belongs to Daddy” destiló esencias  de bolero con acertadas intervenciones del saxo soprano de Víctor de Diego. Tuvo su continuidad con la composición de J.Kern-O.Hammerstein, “The song is you” en una versión tan sencilla como emotiva. Para finalizar “Bluesgalú” compuesto por Víctor de Diego donde el trío regaló parte de su mejor esencia y sentimiento. Belleza, cálida y sencilla para el tamiz de un grupo comedido, controlado y carente de adornos superfluos.

Texto y fotografías: © 2015 Enrique Farelo