Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Un día triste para todos. Por Carlos Lara

Juan Claudio Cifuentes "Cifu" © Sergio Cabanillas, 2015

Juan Claudio Cifuentes “Cifu”
© Sergio Cabanillas, 2015

El sábado 14 de marzo ha sido el último día que escuché a Cifu. Un programa dedicado a Charlie Parker. Como siempre, una grabación histórica. De las que a él le gustaba poner. Siempre se aprendía algo nuevo escuchando a Cifu. Sus comentarios transmitían la emoción de quien está viviendo en directo la música. Sus introducciones se hacían tan largas que no le daba tiempo a poner todos los temas previstos. Pero no había problema. Para eso se inventó el “tintero”, desde el que poco a poco iba completando los discos. Cada músico era como su hermano. Parker, Dizzy, Monk, Coltrane, Miles, Dexter…, se convertían en figuras entrañables en sus palabras.

Las sintonías de sus dos programas, de Lee Morgan y Miles Davis, actuaban en mí como un resorte de emociones. Cada espacio era una caja de sorpresas. Una hora mágica en la que perderse y abstraerse de la vulgaridad que nos rodea. Gracias Cifu por habernos hecho vivir el jazz de la manera tan intensa como tú lo hacías.

 

© Carlos Lara, 2015