image_pdfimage_print

Eivissa Jazz 2014

  • Fecha: 22 de agosto de 2014
  • Lugar: Baluarte de Sta. Llúcia, Eivissa
  • Formación:
    Jove Big Band: Antonio J. Marín, Santiago Ramírez, Juliana Rita, Vicent Prats, Gara Planells, Susana Ripoll (trompetas); Lázaro Ruiz, Ivan Prats, Salvador Sansano, Jaume Tur, (trombones); Vicent Ribas, Ismael Gallego, Arturo Pueyo (clarinetes); Jorge Ortiz, Pau Ferrer, Ester Bofill, Charlie Álvarez, Antonio Campaña, Daniel Durań, Lucas Reyes, Santiago Bofill (saxos); Penélope Tafur (piano); René Mercier (guitarra); Chema Pellico (bajo); Stefano Serra (batería); Muriel Grossmann (voz); Miquel Prats (voz); Vicent Tur Ramón (director).
    Muriel Grossmann Quartet: Muriel Grossmann (saxos alto y soprano); Radomir Milojkovic (guitarra); Chema Pellico (contrabajo); Uros Stamenkovic (batería).
    Susana Sheiman & Open Gate: Susana Sheiman (voz); Toni Solà (saxo tenor), Xavier Algans (piano); Artur Regada (contrabajo); Caspar St. Charles Hockinson (batería).

Santiago Pérez © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band
© José Luis Luna Rocafort

La segunda jornada del Eivissa Jazz 2014 comenzó por la mañana, con sendas master class a cargo de Dani Nel·lo (“Honkers, los últimos swingers”), y Mario Cobo (“Guitar cocktail”: jazz, swing, blues, rock & roll, country).

Jove Big Band - Vicent Tur     © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band – Vicent Tur
© José Luis Luna Rocafort

Y a las 22:00 la siguiente tanda de conciertos. Con el recuerdo aún fresco de la actuación de la Eivissa Jazz Big Band, y esa recomendación de José Miguel López para que se pongan ya a grabar un disco (posiblemente la EJBB está ya lo bastante rodada para hacerlo), abría la noche otra Big Band, anunciada en el cartel como Jove Big Band. Reconozco que a priori me pareció una oferta colocada con calzador dentro del festival: una Big Band que se anuncia como joven y en la que encontramos más o menos media docena de adultos. Todo esto se explica al ver el nombre oficial de la formación: “Big Band de l’Escola de música moderna i jazz del Patronat de Música de l’Ajuntament d’Eivissa”, (creo que no es necesaria la traducción). A final de curso realizan un concierto al que se invita a familiares y conocidos, pero esta noche se trataba de un examen para los y las estudiantes de dicho Patronato y de otras escuelas de música de la isla, recurriendo a profesores y amigos en los puestos que quedaban sin cubrir y que son indispensables, como el de bajista (aquí el omnipresente Chema Pellico, al que han definido como “colaborador y consejero”). Un punto a favor de esta Big Band es algo que se está perdiendo en este tipo de formaciones, una sección de clarinetes.

Jove Big Band - Vicent Ribas - Ismael Gallego - Arturo Pueyo   © José Luis Luna Rocafort

Jove Big Band – Vicent Ribas – Ismael Gallego – Arturo Pueyo
© José Luis Luna Rocafort

Con algunos nervios, y dirigidos por un Vicent Tur atento y sobrio en sus gestos, comenzaron con “Strike up the Band”, de los hermanos Gershwin, buena forma de empezar, como si quisieran emular a “los mayores”, que tocaron la noche anterior. A continuación una de las gratas sorpresas de la noche para mí, Vicent Ribas tocando el clarinete bajo, uno de mis cincuenta instrumentos preferidos, en la interpretación de “Smooth Operator”, que fue gran éxito de la cantante Sade, destacando también los solos de Chema Pellico, René Mercier y Stefano Serra. Comentaba antes que este concierto era de alguna manera un examen, y la siguiente prueba de este examen era en palabras de Vicent Tur, “la presión de acompañar a cantantes”. El primero en liza fue “lo más parecido a un crooner que tenemos” (palabras de Vicent Tur), hablamos de Miquel Prats, (cierto que es el organizador del festival, pero antes de todo esto es músico y cantante). Antes de comenzar, emotivo recuerdo para el bluesman Dave Jeffs, del cual justamente esta noche se cumplía un año de su fallecimiento. La canción elegida, “Milk Cow Blues”, añejo blues del que existen múltiples versiones, desde la original de 1930 de Sleepy John Estes, a las de Elvis, The Kinks o Aerosmith. Seguro que Dave habría disfrutado con esta canción, como lo hizo el público (con palmas de acompañamiento incluidas). Sendos solos de Vicent Ribas (otra vez con el clarinete bajo), y de Lucas Reyes (saxo tenor), completaron este primer acompañamiento a vocalistas de la JBB. La siguiente canción también cantada por Miquel Prats, fue totalmente distinta, “Wonderwall”, de Oasis. Turno ahora para otra vocalista, Muriel Grossmann. Conocido sobradamente su estilo free, no todos sabían que también canta cuando se presenta a dúo con Radomir Milojkovic. en un formato en el que interpretan jazz más accesible. Pero otra cosa es acompañar a una Big Band, así que era una prueba mutua cantante-orquesta, de la cual salieron bien parados. Nos interpretaron los clásicos “Love Is Here To Stay”, y “Almost Like Being In Love”, con solos al saxo de la propia Muriel. No terminó aquí la oferta vocal del concierto, faltaba el guitarrista René Mercier con un vibrante “On Broadway”, y buen solo de saxo a cargo de Santiago Bofill. (saxo barítono).

El final del concierto fue un espléndido “Sing, Sing, Sing” que habría aplaudido con ganas el mismísimo Benny Goodman. Comenzó la batería (cómo no), empezaron a acompañar los clarinetes, volvió la batería a tomar protagonismo, atacaron los metales, aquí el viento quiso participar intentando volar las partituras de la joven pianista Penélope Tafur, (que en algún momento del concierto pudo parecer algo nerviosa, pero que solucionó rápidamente la papeleta con unas buenas pinzas), y poniendo fin al tema los tres clarinetistas juntos en el centro del escenario. Felicitaciones a los músicos (jóvenes y mayores), y al director, Vicent Tur. Por lo visto, la cantera del jazz sigue asegurada en la isla.

Muriel Grossmann Quartet   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann Quartet
© José Luis Luna Rocafort

A continuación volvió Muriel Grossmann al escenario, esta vez con su cuarteto, sus inseparables Radomir Milojkovic y Chema Pellico, y la novedad del serbio Uros Stamenkovic. Precisamente su último disco, Awakening, plasma el extraordinario concierto que nos ofrecieron (con distinta formación) en este mismo festival el 24 de agosto de 2011. Pero esta vez Muriel Grossmann iba a presentarnos lo que ella llama “jazz espiritual”, proyecto en el que anda embarcada ahora mismo.

Muriel Grossmann   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann
© José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann - Radomir Milojkovic   © José Luis Luna Rocafort

Muriel Grossmann – Radomir Milojkovic
© José Luis Luna Rocafort

Un concierto que comienza con sonidos pregrabados, sonidos de lluvia y que aparentan truenos lejanos, con Muriel al soprano; enseguida se comprende lo que quiere transmitir, una espiritualidad que no es, por compararla con la primera que nos viene a la mente al combinar jazz y espiritualidad, el “A Love Supreme” de John Coltrane, a parte de su lado más “cósmico”, lo que escuchamos en esta noche de verano en Eivissa es algo más telúrico, algo que surge de las profundidades de la Tierra. Precisamente este primer tema se titula “Earth Call”, (La llamada de la Tierra). Siguen con “Natural Time”, de nuevo al soprano y la espiritualidad se nota más intensamente. A continuación, enlazando temas uno tras otro, “Lightning”, con Muriel cambiando al saxo alto. Interesante Chema Pellico en su tercera comparecencia en el festival, esta vez con el contrabajo. En el hipnótico “Seven” es Radomir Milojkovic el que tiene ocasión de lucirse con la guitarra. El grupo sigue sin dar tregua siguiendo con “Peace For All” y una larga intervención de Muriel, que seguía con el alto, para acabar este gran concierto con “African dance” y “Peaceful River”.

Susana Shieman & Open Gate   © José Luis Luna Rocafort

Susana Shieman & Open Gate
© José Luis Luna Rocafort

Sería injusto si al citar a Susana Sheiman solo contara su participación en “La voz”, o el que haya grabado un disco con Ignasi Terraza, Swing Appeal (Switrecords, 2011), porque la cantante nacida en Madrid y residente en Barcelona tiene una larga trayectoria dentro del jazz. Lo que nos ofreció es un concierto basado en standards (o estándares, perdón por el anglicismo), que ella denomina “canciones que todos conocemos”. Y aquí está la gracia de la propuesta de esta cantante de voz portentosa: hacer que estos estándares tan trillados sonaran como nuevos. Con el inicial “I’ve got you under my skin” aprovechó para presentar a su banda Open Gate: Toni Solà (saxo tenor), Xavier Algans (piano), Artur Regada (contrabajo), y Caspar St. Charles Hockinson (batería). Siguieron “Hit The Road Jack” (con buen solo de saxo), “Chega de saudade” (“tan buena que todos quieren hacer su versión”), “L.O.V.E.”, en todas ellas nos ofreció todo un espectáculo con su versátil voz y sus constantes bailes y movimientos. Magistral su “Love Won’t Let Me Wait” sentada al borde del escenario y demostrando que también domina la técnica del scat. Siguieron “Don’t Get Around Much Anymore”, y “Caravan”, con lucimiento del bateŕia en la segunda. Sorprendente el comienzo de “Garota de Ipanema” imitando el sonido de una gaviota, aparte de otro buen solo de saxo y otra demostración de scat. “Aquellas pequeñas cosas”, “Sunday Afternoon”, y aquí apareció el bendito problema de programar noches con tres grupos (a esta alturas ya habíamos superado las 2 de la madrugada). Susana Sheiman y Open Gate seguían pletóricos y con un montón de “canciones que se cantan solas” pero era hora de terminar. Solución: cantarnos “Bésame mucho”. Unos besos que empezaron suavemente pero que poco a poco se fueron acelerando, y con un ritmo caribeño-cubano ese “Bésame mucho” se transformó en algunas de las canciones que no llegaron a sonar, como “Cuéntame qué te pasó” o “Piensa en mí”, entre otras. El final de verdad llegó con “Voy a vivir mi vida”, pero dicho a la manera de Susana Sheiman, con esa vitalidad y alegría que transmite al público: “Voy a vivir mi vida para cantar esta canción”. Una pena no haberme despedido mejor de ella, era muy tarde y apenas nos dio tiempo de intercambiar unas frases.

Susana Sheiman   © José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman
© José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman - Toni Solà   © José Luis Luna Rocafort

Susana Sheiman – Toni Solà
© José Luis Luna Rocafort

La segunda jornada de Eivissa Jaz 2014 había concluido, pero los más noctámbulos pudieron seguir la fiesta en la Discojazz y en la jam de Sa Qüestió.

Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2014
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2014