image_pdfimage_print

XXVII Eivissa Jazz

  • Fecha: 23 de julio de 2015
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Formación:
    Marxing Band de l’Escola del Patronat Municipal de Música d’Eivissa
    Pablo García y Cata Ribas: flautas
    Marta García y Sara Solsona: clarinetes
    Penélope Tafur y Alberto Aguilera: trompetas
    Celia Prieto, Arturo Pueyo y Vicent Ribas: saxos
    Joan Gasent: trombón
    Noel Sáez: percusión
    Profesores colaboradores:
    Stefano Serra y J. Ramoń Torres: percusión
    Vicent Tur: tuba
    Natalia Dicenta “Colours”
    Natalia Dicenta: voz
    ClaudioVicente Borland Hendrick: piano
    Antonio Calero: batería
    Ricardo Ferrer: contrabajo
    Andrea Motis & Joan Chamorro Group
    Andrea Motis: voz, trompeta y saxo alto
    Joan Chamorro: contrabajo y saxo tenor
    Josep Traver: guitarra
    Esteve Pi: batería
    Ignasi Terraza: piano y teclados

Regreso al futuro. Entre el 23 y el 25 de julio se ha celebrado la vigésimo séptima edición de Eivissa Jazz. Después de varias ediciones de encargarlo a terceros, este año ha sido el propio Ayuntamiento de Eivissa/Ibiza quien se ha encargado de la organización, con un cartel compuesto íntegramente por artistas nacionales, y presentado como siempre por José Miguel López, de RNE-R3. Contaremos todo lo que sucedió en esas tres noches acompañado por las fotografías de José Luis Luna.

José Miguel López

El primer acto del festival fue por la tarde, una Master Class a cargo de Joan Chamorro ante casi una treintena de personas, desde un joven estudiante de diez años, hasta profesores y directores de bandas y coros, pasando por algunos que estábamos allí por afición, como José Luis y yo mismo. Durante dos horas, Chamorro nos contó sus métodos con la Sant Andreu Jazz Band, mediante varios videos, explicándonos su punto de vista sobre la música o la improvisación y también algunas anécdotas relacionadas con músicos que han colaborado con ellos. De su charla me quedo con varias frases: “Técnica a través de la música, no de ejercicios”; “la motivación es la misma música” (para que toquen mejor y se involucren); “no motiva decirle que tocará en cinco o seis años”; “hay que escuchar jazz para ser músico de jazz”; “el arte va más allá de la técnica”; y me reservo una más para cuando llegue el momento de hablar de Andrea Motis.

Marxing Band

Desde 2010 era tradición que abriera el Festival la Eivissa Jazz Big Band, pero este año no ha sido así. Habría sido un detalle contar con una EJBB que solo se mantiene por la ilusión de sus componentes, pero esta vez la organización ha decidido no contar con ellos. Veremos qué pasa el año que viene. A cambio se ha recuperado algo que no se hacía en años, una Marching Band, que a modo de pasacalles recorrió los barrios adyacentes al lugar de los conciertos, el Baluard de Sta. Llúcia. Últimamente se realizaban todo tipo de eventos en este baluarte con las correspondientes molestias a los vecinos, de forma que el nuevo equipo de gobierno los ha eliminado, solo indultando al jazz, pero con la duración de los conciertos limitada. Presentación a cargo de José Miguel López, y no podía ser de otra manera, recuerdo para Cifu. Justo en ese momento sonó la bocina de uno de los buques atracado en el cercano puerto; fue un momento emotivo y simpático que ocurriese justo cuando recordábamos a Juan Claudio Cifuentes.

001 Natalia

002 Natalia

003 Natalia

004 Natalia

005 Natalia

Abrió el festival el cuarteto de Natalia Dicenta, que presentó su disco Colours. La actriz y cantante se presentó con taconazos y vestido blanco (“a juego con el lugar” como comentó al público al final). A la limitación de tiempo anteriormente citada (45 – 50 minutos por actuación), hay que sumar el fuerte viento que no faltó a su cita anual. Comenzaron con un alegre “Almost Like Being in Love”, donde ya el trío que acompañaba a Natalia tuvo oportunidad de lucirse; siguieron con “The Way You Look Tonight” y “Just For A Thrill” de Lil Hardin Armstrong, un “Blackbird” (“como un diamantito que me enamoró”, dijo Natalia), con un tempo casi tan rápido como el viento que soplaba, que hizo que volaran las partituras en “For Once in My Life”. Siguieron con una composición del excelente pianista Vicente Borland, “Work It Out”, (“cúrratelo”). Se notan las tablas de Natalia Dicenta, interpreta muy bien las canciones y sabe ocupar todo el escenario mientras canta. Continuaron con “Just The Way You Are”, de Billy Joel “una de las mejores definiciones de amistad que he leído”, para acabar con “Anyhing Goes”, de Cole Porter; en el bis “Summertime”, con arreglos de Vicente Borland, que comenzó Natalia a capella, para unirse luego los músicos, teniendo ocasión de realizar sus correspondientes solos. Un buen aperitivo para lo que vendría después.

006 Andre Motis

No recuerdo otro año en que la primera noche de festival hubiera tanta afluencia de público. Había expectación por ver a Andrea Motis, y personalmente yo también tenía ganas de ver a Ignasi Terraza. Por la limitación de tiempo antes citada, no tuvimos que esperar mucho; el cambio de escenario se hizo en un periquete, amenizado por el verbo de José Miguel López, con mención especial para Esteve Pi, que ha actuado 11 veces en Eivissa, y para el afinador del piano, Antonio Pérez De Olaguer, que se llevó la ovación correspondiente.

007 Andrea Motis

008 Andrea Motis

Empezaron con “I’m An Errand Girl For Rhythm”, con Andrea un poco insegura a la trompeta, pero enseguida se rehízo. Además de la trompeta toca el saxo alto y cantó en castellano, inglés, francés y portugués con una voz sugerente, en canciones como “Que reste-t-il?”, “Flor de Lis”, o “Tenderly”, (aquí con el saxo alto). Siguieron con “The Way You Look Tonight”, (sí, ya lo había cantado Natalia Dicenta antes), donde Joan Chamorro dejó el contrabajo para coger el tenor y Esteve Pi se marcó un buen solo. No sé si Joan Chamorro juega al ajedrez, pero ha sabido arropar a su reina con buenas piezas; buenas torres, alfiles y caballos. Chamorro siguió con un solo al tenor en la introducción de “Manhã de Carnaval”, y más Brasil con “Carinhoso”, y ahora el que se lució fue Josep Traver. Cambio de aires con “You Know I’m No Good”, de Amy Winehouse, donde saltó una de las cuerdas de la guitarra, lo que se solucionó discretamente mientras los demás seguían. Después de “Never Will I Marry” llegó el que para mí fue el punto álgido del concierto: “Samba em preludio”, con mucha delicadeza y serenidad, y un curioso scat-tarareo a cargo de Joan Chamorro. Posiblemente el secreto de Andrea Motis es que el todo es mejor que la suma de las partes; no es la mejor trompetista, ni la mejor saxofonista, ni la mejor vocalista, pero se defiende bien en los tres aspectos, y a veces puede marcarse unos pasos de baile como se puede ver en algún video. El concierto terminó con “Bésame mucho”, y como bis “Moanin’” de Bobby Timmons y colaboración del público que tenía que responder con una frase al canto de Andrea: como bromeó Chamorro, “ni yes, yes, ni yes Sir; yes Lord”. En cuanto a “Bésame mucho”, hace tiempo que hay un debate sobre si alguien tan joven dispone del bagaje y vivencias personales para cantarla. A mí me gusta su versión desde que la escuché en el disco Feeling Good, aparte de la gran aportación de Ignasi Terraza me gusta ese aire de “alegría de vivir” que le dan, ese “puede que mañana no nos veamos, pero ya nos veremos más adelante, y si no, que nos quiten lo bailado”.

009 Andrea Motis

010 Andrea Motis

Ahora toca recordar la frase que dejé pendiente de la charla de Joan Chamorro y que se puede aplicar a Andrea Motis: “Lo importante es estar en el camino, no decir ‘llegué’. Siempre estás llegando”. Entre los que la han tachado de niña prodigio y los que la descalifican sin más, existe un espacio por el que se mueve esta joven artista. El tiempo nos dirá hasta dónde llega.

Si hablamos del jazz como un río, podemos dar un paseo por sus aguas más tranquilas, atrevernos a navegar por sus aguas bravas, o tirarnos por una catarata sin saber qué nos espera abajo; también podemos movernos por esa zona difusa donde se confunde la orilla con tierra firme, o abandonar la corriente principal para entrar en algún afluente, y hasta podemos salir del río y lanzarnos a explorar los límites del Sistema Solar. Pues bien, en esta noche de julio los asistentes pudimos disfrutar de dos agradables paseos por la zona más tranquila del jazz.

Pero la música no había terminado. Quedaba la jam de Sa Qüestió, donde los más noctámbulos pudimos ver a Ignasi Terraza hasta bien entrada la madrugada junto a otros músicos que no cito y espero me perdonarán.

Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2015
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2015