image_pdfimage_print

Miles_Davis_-_NefertitiEl segundo gran quinteto de Miles Davis, el de los años sesenta, marcó un punto de inflexión crucial en la música del trompetista y en la historia del jazz: los enfoques basados en el swing, be-bop, hard-bop y jazz modal dieron paso al crossover eléctrico de In A Silent Way y Bitches Brew, y este a las sucesivas fusiones de jazz y rock.

En el cenit de dicho punto de inflexión, en Nefertiti encontramos al quinteto en formato acústico y afiliado al swing que dibuja con maestría Tony Williams, pero en plena faena exploradora, ampliando el concepto modal, difuminando los límites de la armonía y otorgando más peso al grupo (a veces, incluso, a la sección rítmica) que al solista.

Merece especial mención la insolencia de “Nefertiti” (acierta Bob Belden definiéndolo como un “concierto para batería”), “Hand Jive” (obligatorio escuchar con atención la línea de bajo de Ron Carter), “Madness” (Herbie Hancock borda un acompañamiento imposible) y “Pinocchio” (todo un standard moderno a cargo de Wayne Shorter). El líder no compone ninguno de los temas e improvisa con discreción. Su papel es el de cerebro de la sesión.

© Adolphus Van Tenzing, 2012

Miles Davis: Nefertiti (Columbia 65681)