image_pdfimage_print

Festival Internacional de Jazz de Madrid

  • Fecha: sábado 21 de Noviembre de 2015.
  • Lugar: Auditorio del Centro Cultural Conde Duque (Madrid).
  • Grupo: Marcin Wasilewski Trio Spark of life Tour 2015
    Marcin Wasilewski: piano, líder
    Slawomir Kurkiewicz: contrabajo
    Michal Miskiewicz: batería

Marcin Wasilewski Trio

Realmente no sé si el talento se adquiere o por el contrario viene de serie, lo cierto es que al concierto que pudimos asistir el pasado sábado 21 de noviembre entra dentro de la categoría de superlativo. Marcin Wasilewski es un pianista técnicamente muy dotado y no le van a la zaga sus partners. Por un lado el fino, sutil y elegante bajista Slawomir Kurkiewicz y por otro el batería Michal Miskiewicz tan contundente como el momento lo precise y tan delicado como fuese necesario.

Marcin Wasilewski

La casi totalidad de las composiciones de su último trabajo (“Spark Of Life”, “Sudovian Dance”, “Mesage In A Bottle”, “Largo”, “Austin”, “Actual Proof” y “Sleep Safe And Warm”) desfilaron con maestría entusiasta que encantó al numeroso público.  Spark of life es ese trabajo, publicado el pasado año en el afamado sello alemán de Manfred Eicher (ECM Records), al cual pertenece el también polaco Tomasz Stanko, de cuyo grupo han sido miembros, y han participado en algunos de sus discos como Lontan, Suspended Night o Soul of Things.

Slawomir Kurkiewicz

Marcin Wasilewski Trio fundamenta su estilo en el jazz europeo pero no olvida sus raíces americanas  ni el swing, acercándose con decisión al hard-bop cuando la ocasión así lo merece. Los pasajes poéticos, la originalidad, la imaginación y los cambios constantes dan una variedad cromática de enormes posibilidades estilísticas que hace que su música no caiga nunca ni en el desaliento ni en la monotonía. Composiciones estructuralmente brillantes cuyas modulaciones pasan de un extremo a otro sin cortes abruptos, con suavidad y naturalidad, y es que el trío funciona como un todo compacto donde no aparece la figura de un líder rutilante y egocéntrico. Cada miembro es importante en el engranaje no limitándose a destacar individualmente y siempre pensando grupalmente.

Michal Miskiewicz

Igualmente destacables las conversaciones o diálogos mantenidos entre Marcin Wasilewski y Michal Miskiewicz o entre aquél y Slawomir Kurkiewicz o entre todos.

“¡Qué bello!” se exclamó desde el público al término de la preciosa balada “Austin” (muy en la línea de Bill Evans), que supuso el momento más turbador, sensible y femenino de todo el concierto y que dio paso a un bis exigido por aclamación.

Texto y Fotografías: © Enrique Farelo, 2015