image_pdfimage_print
ruta291El cuarteto británico Fourth Page se ha estrenado en 2011 con dos grabaciones: Along the Weak Rope (For Wind) y Blind Horizons (Leo Records). El cuarteto (voz y guitarra acústica, piano, bajo y batería) trabaja a partir de unas improvisaciones que se transforman en canciones, o canciones con una base improvisada. El krautrock, el folk, la improvisación libre y el jazz son los elementos que aparecen en las dos grabaciones, ambas registradas en directo. Los integrantes del trío australiano The Necks se mueven en solitario por los terrenos de la libre improvisación, el jazz de vanguardia y el rock. En Mindset (ReR Megacorp) se despachan con dos largos temas (ambos por encima de los 20 minutos). En ambos el trío (Chris Abrahams al piano, Lloyd Swanton al contrabajo y Tony Buck en batería, a lo que añaden algo de electrónica) crea una estructura rítmica sobre la que los músicos van depositando distintas capas de sonidos que no varían demasiado entre sí, pero que son capaces de mantener la tensión en la escucha y crean una sensación hipnótica. Resulta sobresaliente su capacidad de trabajar tanto a un gran nivel energético en “Rum Jungle”, como de bajar la intensidad en el onírico “Daylights”, logrando mantener el interés del oyente. Knife, Fork and Spoon (Leo Records) del trío italiano Swedish Mobilia se mueve a medio terreno entre la libre improvisación y el rock (la formación es de guitarra eléctrica, bajo y batería, empleando los tres músicos la electrónica en vivo). Los diez temas que componen su estreno discográfico hacen uso de riffs. También dejan que la batería se mueva con total libertad y que su misión no sea marcar el ritmo, que un loop sea el esqueleto sobre el que los 3 músicos construyen sus improvisaciones, que su música muestre unos pasajes vagos y etéreos, o que muestren su potencia cual power trio. De todo ello hay en su más que interesante puesta de largo discográfica. Bonebridge (Skipstone Records) del chelista Erik Friedlander supone su acercamiento al rock sureño, el blues y el country. Tanto Friedlander como Trevor Dunn (bajo) y Michael Sarin (batería) son bien conocidos en la escena más interesante del jazz neoyorkino de los últimos años, aglutinada en parte en torno al heterodoxo John Zorn. Sin embargo Bonebridge más que un disco de jazz o de otros géneros es un disco de grandes composiciones, todas ellas de Friedlander. En él van apareciendo las influencias citadas anteriormente. Además de las referencias en general, se incluye un homenaje explícito a los Allman Brothers, temas con un swing contagioso y también alguna preciosa balada. En el resultado final resulta imprescindible la participación del cuarto componente del grupo, el más que competente guitarrista Doug Wamble.

© Pachi Tapiz, 2012

 Publicado en el número 291 (marzo de 2012) de la revista Ruta 66.