image_pdfimage_print

Art Ensemble Of Chicago

Heineken 39 Jazzaldia. Jazz Band Ball.

  • Fecha: 24 Julio 2004
  • Lugar: Auditorio del Centro Kursaal, , San Sebastián – Donosti, Guipuzcoa, España.
  • Hora: 18:30 horas
  • Asistencia: Casi lleno.


© José M. Horna, 2004

  • Componentes:
    Famodou Don Moye (batería, percusión, congas)
    Roscoe Mitchell (saxos, percusión)
    Joseph Jarman (saxos, flauta, percusión)
    Jaribu Shahid (contrabajo, percusión)
    Corey Wilkes (trompetas)


© José M. Horna, 2004

Comentario: Música sin concesiones la del quinteto de Chicago, en su visita en 2004 a España. Sin la presencia de dos de sus componentes originales (el trompetista Lester Bowie y el contrabajista Malachi Favors Moghostut) y con el retorno de Joseph Jarman conformando el trio original (que completan el saxofonista-percusionista Roscoe Mitchell y el baterista-persucionista Famodou Don Moye), su música resultó un viaje fascinante, estructurado de una manera similar a la de sus dos últimas grabaciones (Tribute To Lester en ECM, The Meeting en Pi Recordings, ambas de 2003).

En el directo en un casi lleno Auditorio del Kursaal por una parte afrontaron sus características composiciones abiertas, base perfecta para la improvisación sin ataduras. Por otro lado atacaron composiciones basadas en melodías más concretas, pequeños oasis para una parte de los asistentes según lo escuchado en los comentarios a la salida del concierto.

A lo largo de este fueron sonando tanto temas tanto de sus grabaciones clásicas como pertenecientes a sus últimas entregas: «Odwalla/The Theme», «Sangaredi», «Zeko», «Alternate Take: Zero», «Magg Zelma», «Tutankamon», «Sidi Ifni», «Happiness Is», «Blues For Zen», «Hail We Now Sing Joy», «Till Autumn», «Dancer», «Promenade: Cote Bamako», «Sing For Donald», «Sing For Atalu», «597-59», «Big Red Peaches» fueron sonando a lo largo del concierto.

Los componentes originales cumplieron perfectamente con su papel, para una música exigente tanto para los músicos como para los espectadores, a pesar de que la edad no pasa en balde para unos músicos que formaron este grupo hace casi 40 años, especialmente notable en la apariencia (que no en la capacidad instrumental) de Roscoe Mitchell. No tanto así con Joseph Jarman, que además de un variado multiinstrumentista, demostró ser un más que notable cantante. Famodou Don Moye marcó perfectamente el ritmo, bien a la batería, bien a las congas. En cuanto a los sustitutos de los músicos del grupo ya fallecidos, cumplieron a la perfección. Corey Wilkes es miembro habitual del grupo de Roscoe Mitchell y demostró ser un notable trompetista. Muy interesantes fueron sus demostraciones a la trompeta emboquillando un par de ellas a la manera de Rahsaan Roland Kirk con los saxos. Jaribu Shaid también cumplió a la perfección, en un papel instrumental más discreto como es el de contrabajista para una formación de quinteto, a pesar de que tuvo la oportunidad de obsequiarnos con un magnífico solo en la parte final del concierto.

Con casi ya cuarenta años a sus espaldas, el grupo de Chicago demostró que su propuesta musical sigue plenamente vigente, con un discurso exigente tanto para los músicos como para los oyentes.

Texto: © José Francisco Tapiz, 2004
Fotografías: © José Horna, 2004