image_pdfimage_print

XXVIII Eivissa Jazz

  • Fecha: 10 de septiembre de 2016.
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupos:
    • Daahoud Salim Quintet
      Bruno Calvo: trompeta
      Pablo Martínez: trombón
      Hendrik Müller: contrabajo
      Sun-Mi Hong: batería
      Daahoud Salim: piano
    • Rava New Quartet
      Enrico Rava: fliscorno
      Francesco Diodati: guitarra
      Gabriele Evangelista: contrabajo
      Fabrizio Sferra: batería

 

Globalización bien entendida. Si siempre ha existido un elemento integrador entre personas de diferentes lugares, éste ha sido la música, y entre todas las músicas probablemente el jazz es la que más lo ha hecho desde sus inicios. Buena prueba de esto son los jóvenes componentes -entre 25 y 30 años- del quinteto de Daahoud Salim: una surcoreana, un alemán, un murciano, un gaditano y un sevillano con padre tejano, Abdu Salim, uno de los pioneros del jazz en Andalucía. Y como culminación de cuatro noches de buen jazz, el New Quartet de Enrico Rava.

001-daahoud-salim

002-sun-mi-hong

003-bruno-calvo

004-hendrik-muller

005-pablo-martinez

Las actuaciones de los ganadores en Getxo eran de siempre de las más esperadas, y este año se han vuelto a recuperar después de unos años de ausencia. No defraudó el Daahoud Salim Quintet desde el comienzo, con fuerza, con una Sun-Mi Hong dándole duro a los platos y Daahoud percutiendo el piano de igual manera, pero también nos ofrecieron seda, espiritualidad, disquisiciones a veces científicas, a veces filosóficas, para luego sumergirnos en los ambientes que este quinteto sabe crear. Tras esa introducción que nos ofreció el grupo, Daahoud se asomó al micro y comenzó a introducirnos cada tema que iban a tocar, “El Diablo existe pero su éxito es pasar desapercibido” en “El mayor truco del Diablo”; o “Cada estrella envía luz pero nos llega después de miles de años. Cada punto de luz en el cielo es un momento distinto del tiempo” en la magnífica “Historia del Tiempo”, para mí uno de los mejores momentos del concierto, un tema que empieza lentamente, con Bruno Calvo y Hendrik Müller “Enrique molinero” creando largas líneas de trompeta y contrabajo como esos rayos de luz que llegan desde lejísimos, una Sun-Mi Hong acariciando la batería con las escobillas, y un Daahoud Salim alternando fiereza y melodía; de repente, cuando la trompeta lanzaba sus rayos de luz en solitario, el campanario de la catedral marcó la hora lanzando diez destellos que mágicamente se sincronizaron con esa trompeta que sonaba en el escenario, escenario en el que cuando cesaron las campanadas, empezó a llegar la luz de otra estrella que se unió a la trompeta, el trombón de Pablo Martínez; la música fue subiendo de intensidad, hasta convertirse casi en un himno gospel que se fue desvaneciendo mientras nuestros espíritus se elevaban.

006-daahoud-salim

Para volver a tierra, nada mejor que el sonido de unos cencerros; y un tema como “Tráfico”, muy al estilo de “A Foggy Day” de Charles Mingus en “Pithecanthropus Erectus”, el pìano pegando bocinazos mientras trompeta y trombón juegan a simular velocidad, para volver a la calma con “Canción para Anna”, con un piano suave, suave, y un sutil acompañamiento de contrabajo para luego unirse todo el grupo en otro tema que nos emocionó; En “Hanni’ba-al” -por el general cartaginés- los vientos empezaron a soplar como elefantes mientras piano y batería iniciaban un duelo percusivo tal que tambores de guerra, al cesar ‘los elefantes’ de barritar, el contrabajo empezó a acelerarse y el tema siguió a trío hasta el final, final que llegó con el siguiente tema compuesto por Abdu Salim, “Blue Jae”, que comenzó con un piano muy bluesero para progresivamente acelerar el ritmo batería y contrabajo mientras callaba el piano y el tema entraba en unos aires muy Bop, con una conversación, o mejor un duelo entre trompeta y trombón, para volver luego al trío y terminar con otra ronda de vientos.

007-enrico-rava

008-francesco-diodati

009-gabriele-evangelista

010-fabrizio-sferra

Mientras todo esto sucedía sobre el escenario, Joachim Kühn había llegado discretamente para saludar a Enrico Rava. Cabía la posibilidad de que tocaran algo juntos, ilusión que se desvaneció cuando vimos que apartaban el piano. Llegó el momento, el trío que acompaña al genial trompetista italiano salió a tocar, Rava lo hico unos segundos después, empuñando un fliscorno que no soltaría en toda la actuación, sin saludos ni presentación de los músicos, tocando gran parte del concierto casi de espaldas al público o de medio lado. Quien esperara un sonido como el de trabajos tan aclamados como New York Days (ECM, 2009), o Tribe (ECM, 2011), descubrió que lo de ‘New Quartet’ tenía su razón de ser, un potente trío que ha dado nuevos aires al trompetista de Trieste, pero sin perder su sonido característico. Trío que en parte se nos había presentado en Wild Dance (ECM, 2015), con Enrico Morello por Fabrizio Sferra, pero como Sferra es habitual en otros discos de Rava, la novedad absoluta era el genial guitarrista Francesco Diodati.

011-enrico-rava

012-rava-new-quartet

Volvamos al concierto, casi sin solución de continuidad sonaron temas como “Chok Town”, “Diva”, “Wild Dance”, “F Express”, “Infant”, entre otros, el power-trio tocaba y tocaba, y Rava entraba cuando correspondía, hacía sus frases, paraba, y el grupo seguía tocando hasta que se marcaban algún solo, Rava volvía a entrar o se terminaba el tema, unos segundos de parada, aplausos y vuelta a empezar con el siguiente tema, otra vez el trío a tocar y Rava flotando entre ellos, en varios momentos la tensión crecía y crecía, un tour de force que subía hasta que estallaba en un clímax tremendo… y a empezar otra vez, ya fuera con guiños a Monk o al Miles más eléctrico, aunque en este caso la parte eléctrica la puso Diodati con su guitarra, pedales y botoncitos, ofreciéndonos una buena serie de efectos. Era casi medianoche y el concierto terminó con “Frogs” y “Lulu”, una balada “Para dormir. Para ir a la cama… con alguien”. El maestro sigue en forma a sus 77 años.

Quedaba la jam de ‘Sa Qüestió’ para quien quisiera seguir con la fiesta. Se acabó Eivissa Jazz 2016, como siempre presentado por José Miguel López, de Radio 3, que ofrecerá en su programa Discópolis las grabaciones de lo acontecido el año que viene, aproximadamente una semana antes del festival. Agradecimientos a técnicos de luces, sonido, a las chicas de la taquilla y las barras, al concejal Pep Tur y su equipo por el festival en general, que se ha saldado con muy buena nota, por recuperar al grupo ganador en Getxo y por detalles como establecer una zona acotada para personas con necesidades especiales, pero sobre todo, por eliminar la incertidumbre que teníamos otros años al acabar y no saber si al año próximo habría festival o no; la edición 2017 está asegurada y sabemos que ya se está trabajando en ello. ¡Hasta el año que viene!

 Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2016
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2016