image_pdfimage_print

El primer disco siempre ocupa un lugar especial en el grueso de la carrera musical. Implica la presentación en sociedad del conjunto musical. La impresión ha de ser lo más positiva. De igual modo, su lanzamiento suele estar envuelto en la ambiciosa ilusión del principiante. No obstante, no sólo los neófitos han de cumplir estas premisas. Puede tratarse de un músico experimentado. Puede tratarse de un nuevo comienzo.

Light Shines In es el título del debut del saxofonista Adam Schneit. Todo un conocido de la escena neoyorquina. Colaboró con músicos de la talla de Jesse Peterson o Jacob Sacks, entre otros. Asimismo, lideró el grupo Old Time Musketry en una gran aventura de fusión de estilos. Junto a él, figuran en el disco Sean Moran a la guitarra, Eivind Opsvik al contrabajo y Kenny Wollesen a la batería.

Comienza este Light Shines In con el tema “A Clearer View”. Tras un estupendo riff en sol, se suceden nueve minutos jazzísticos perfectamente ejecutados. Destaca con creces el encaje de saxofón y guitarra. “Different Times” continúa el disco con un sensacional ritmo post-bop. De tempo más acelerado que la antecesora, la tensión imperante es realmente atractiva. “Old Time Musketry”, a modo de homenaje al ya citado grupo, cuenta con un buen groove funky. La calidad del dúo rítmico de Opsvik y Wollesen es más que notable.

La cuarta composición del disco, de título “Hope For Something More” es una de las sorpresas del disco. De corte melancólica, cede protagonismo al clarinete en detrimento del saxofón. Un tema que recuerda por momentos al Eric Dolphy más meloso. Las líneas en do a la guitarra de Moran, una vez más, rozan la matrícula de honor. “Light Shines In” sigue en la misma línea. No por ser la canción más corta, con cuatro minutos escasos, pierde influencia en el cómputo del álbum. Mejor aún, da lugar a un admirable solo de contrabajo por parte de Opsvik.

“My Secret Hobby” es la segunda sorpresa de este Light Shines In. Difícilmente se puede discernir si es el mejor tema o no. No obstante, la garra más free jazz queda más que patente. Un caballo desbocado a ritmo de distorsión y saxofonazos propios del Ornette Coleman más salvaje. El contraste es ciertamente singular. Y en él reside la calidad de este disco.

Finaliza Light Shines In con “Song For Silence”. Un corte de ocho minutos con una improvisación en tono modal jazz. Recuerda a composiciones de Jim Hall como “Deep in a Dream”. Un cierre excepcional para este debut de la Adam Schneit Band cargado de ambición y grandes composiciones. La ilusión del debutante, que no principiante, en su estado más primigenio.

Tomajazz: © Cool Cat, 2017

Adam Schneit Band: Light Shines In

Adam Schneit (saxo tenor, clarinete), Sean Moran (guitarra), Eivind Opsvik (contrabajo), Kenny Wollesen (batería)

“A Clearer View”, “Different Times”, “Old Time Musketry”, “Hope For Something More”, “Light Shines In”, “My Secret Hobby”, “Song For Silence”

Fresh Sound Records, 2016.