La música de un Planeta Imaginario

¡Qué cosas! Como suele suceder, aquí casi ni nos enteramos y mientras tanto, a la chita callando, resulta que el octeto barcelonés Planeta Imaginario ha publicado Biomasa, su segundo CD, en Cuneiform. ¿Y?… pues resulta que estamos hablando de un prestigioso sello norteamericano con un amplio catálogo que se sitúa en los terrenos del jazz “actual” (sin que la etiqueta haga honor a la bondad de las propuestas allá publicadas, ya que hablando en general hay algunas propuestas “actuales” de jazz que se olvidan conforme se escuchan), el jazz-rock, el rock progresivo (son “expertos” en Soft Machine y sus ramificaciones), y similares.

Los ocho temas de Biomasa explican el porqué de tal honor, que ciertamente no es tal, sino más bien la recompensa que merece un disco que les ha quedado redondo. En él abundan canciones repletas de esas buenas melodías, realzadas por la magnífica sección de vientos, que uno no puede quitarse de la cabeza. Sería prolijo relatar las bondades de cada uno de los temas, así que allá van tres grandes momentos (aunque casi podría haberlo sido cualquier otro trío de canciones). El primero tiene lugar nada más comenzar con el spoken word titulado «Discurso cósmico desde el planeta imaginario», capaz de emocionar al más pintado. «Biomasa» (con sus influencias africanas), es un paradigma de cómo construir una canción. «El teatro de los faranduleros» es el tercero: quizás por los sentimientos que es capaz de evocar, gracias al aire melancólido de un tema precioso.

Pachi Tapiz

Planeta imaginario Biomasa (Cuneiform. Rune 268)

Publicada originalmente en la revista Ritmos del Mundo
Web de Planeta Imaginario: http://www.planetaimaginario.eu/

Esta entrada se ha leido 758 veces

Print Friendly, PDF & Email

Deja tu comentario: ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.