image_pdfimage_print

 

Tal Farlow. Fotografía por Vernon Hyde

 

Talmage Holt Farlow -Tal Farlow (1921-1998)- es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes guitarristas de Jazz de todos los tiempos. Para mi decepcionante sorpresa, desconocido por muchos cuando lo nombro en clase (tanto a él como alguno de sus álbumes).

Su sonido, su estilo, sus “frases de mano enorme” (como me gusta llamarlas); su sentido del humor, su ingenio e imaginación a la hora de experimentar con la guitarra son marca de la “Casa-Farlow”, uno de los mayores exponentes en la guitarra Bop.

Aunque todos sus álbumes son exquisitos, calificaría de ineludibles su primer álbum como líder: Tal Farlow Quartet (Blue Note 1954): uno de los primeros cuartetos con dos guitarristas en la formación (sin pianista). Como veis, no es cosa de hoy en día, ya que uno no sabe qué hacer con tanto guitarrista en las escuelas y sus combos (si se me permite la broma); el fantástico The Swinging Guitar (Verve Records 1957) debe formar también parte de toda estantería de guitarrista y, por supuesto, el que hoy traigo a este artículo Autumn in New York (Verve 1954).

Seis standards y dos originales de Farlow (And She Remembers Me” y Tal´s Blues) componen el álbum al que dan vida lógicamente el propio Tal, Gerry Wiggins al piano, Ray Brown al contrabajo y Chico Hamilton en la batería.

“I Like To Recognize The Tune” (Richard Rodgers) abre el disco. Desde mi punto de vista toda una declaración de valores. La introducción corre a cargo del batería, la primera “A” la expone Brown, Mr. Farlow entra en la segunda, toma el puente, última “A” ligeramente modificada y guitarra y contrabajo comparten un “Tag”. El único solo es el de Tal Farlow, un ejemplo de fluidez y dirección, un diccionario de Be Bop. ¿Queréis saber dónde y cómo resuelve una frase bop?, esta y la segunda pista, una pieza de Gershwin, Strike Up The Band” son dos ejemplos a tener en cuenta. En esta segunda, “uptempo”, solo Tal hace solo y… ¡Qué solo!…

El tercer tema es al que yo quería llegar: “Autumn In New York”.

La pieza de Vermon Duke revive en las manos del genial guitarrista. Él solo la expone, sin sección, de forma magistral. Me encanta el que haya bajado la quinta cuerda una octava, ¡qué original;, las “voicing” adquieren sin duda un color mucho más pianístico; ¡vaya!, el “drop tuning” ya se hacía en los cincuenta… (ironía)

Entra la sección y el solo comienza, sublime rítmicamente, tomando como punto de partida la melodía, como solo los muy grandes saben hacer; compositor e improvisador coinciden en el punto de vista, el carácter, en definitiva ¡el mensaje!. Dos coros que destacan por su construcción “pregunta-respuesta” y la complejidad rítmica que adquiere como colofón al final del segundo coro, antes de retomar la melodía, si es que realmente se ha ido alguna vez… Recomendaría sin ninguna duda a todo aspirante a guitarrista de Jazz (o cualquier otro instrumentista), cantar este solo. Solo puede traer beneficios, ¡lo garantizo!

Podéis bajar la transcripción del solo y disfrutar del álbum en formato “playlist” desde el siguiente enlace.

“And She Remembers Me” es una composición del propio Mr Farlow. El “head” parece querer llevarnos al “latin mood” pero no es así. Tal se empeña (y lo consigue, ¡vaya si lo consigue…!) en darnos una lección magistral de fraseo, lenguaje y direccionalidad bop. ¡Me gusta la cadenza…! Quedo en deuda, he de traer la transcripción de este tema a la sección. ¡Prometido!

Las pistas cinco y seis son dos piezas de Hart y Rodgers. Tal sigue enseñándonos como se toca la guitarra en la balada “Little Girl Blue”, en esta ocasión la clase es sobre el tópico “Chord-Melody”. Cada acorde es oro aquí.

“Have you Met Miss Jones” lo hace “uptempo”, frases largas en el solo, perfectamente hiladas y conectadas. Siento un pianista feliz, ¡un solo al fin! Fijaos que a excepción de algún “fill” de Brown (incluso alguna tímida incursión con el arco) nadie había tenido solo hasta ahora, únicamente el líder. Y parece que ha gustado porque Tal le deja introducir su composición blues: “Tal´s Blues”, pista siete. También da solo a Ray Brown; hay que esperar seis piezas para escuchar ese solazo, vale mucho la pena. ¡Qué manera más hermosa de tocar negras en el “comping”! ¡Súper llenas!…

Y ha finalizado el banquete y llega el postre: un súper rápido “Cherokee”(Ray Noble), “Aes”, contrabajo y guitarra y B, sección rítmica entera durante el “head”.

Tal parece hacer un completo resumen de su magistral clase con su solo: colocación de frases, dirección, blues, cómo contar una buena historia… ¡Solo de batería!, ¡Fantástico Chico Hamilton! No la escuchábamos en solo desde la introducción en el primer tema.

El álbum está perfectamente construido, los tempos, las tonalidades. Justo cuando empiezas a preguntarte por los demás solistas, aparecen. Uno de mis discos favoritos, espero que los que no lo conozcáis le deis una oportunidad y los que lo tenéis, le deis una re-escucha.

Tomajazz: © Marcos Pin, 2017 / https://www.marcospin.com