image_pdfimage_print

Hablar de Wingfield, Reuter y Sirkis es hablar del devenir y del futuro fabricado en el presente en tiempo real. Es hablar de un triunvirato de poder que no se fija límites.

Siete piezas componen Lighthouse y lo hacen marcando pauta y estilo suponiendo un cambio de marcha que evoluciona y hace evolucionar el jazz-rock progresivo a cuotas de alto voltaje que se funden con desparpajo en pasajes sonoros lisérgicos de atmósferas fantasmales y delirantes.

“Zinc” es la puerta que se abre a un mundo de ensueño de tintes arábigos que cautivan por su fuerza y energía para dar paso a “Derecho” donde los guitarreos se hacen blandos y se deshacen flexibles retorciéndose en multitud de notas sostenidas sumergiéndose en aullidos devastadores y replique de tambores pavorosos y ecos del otro lado.

Resulta realmente difícil no relacionar a Terje Rypdal en los comienzos de “Ghost Light”, la composición de mayor desarrollo del álbum.

“Ghost Light” propone un viaje sonoro tanto por el espacio como por los inhóspitos fiordos noruegos cargado de ambientes oscuros y psicodélicos que nos envuelve el cerebro con un velo neblinoso y sutil. Música trascendental e introspectiva a la par que intelectual e intensa, música para dejarse ir y perderse en texturas imposibles de mundos adimensionales más allá de la razón.

Lighthouse continúa con parecidos parámetros en “Magnetic” con un Asaf Sirkis elegante y turbador en el empleo de los platos para ir echando fuego a medida que se va desarrollando este juego de sonidos endiablados con entradas y salidas de las guitarras en forma de cuñas sónicas que se retuercen en un sinfín de amalgamas y matices corrosivos.

En “A Hand In The Dark” es inevitable, yo diría necesario esta la extenuación volver al abrazo sempiterno del maestro noruego Terje Rypdal. No puedo dejar de nombrar y recordar su disco Blue de 1986 con The Chaser.

“A Hand In The Dark” es corto y denso. Es una catedral de sonido reverberante e infinito que se pierde en lontananza…

La poesía oscura y disonante aúna fuerzas en “Transverse Wave” una pieza de paisajes fluidos e hipnóticos y que busca y encuentra la alteración mental.

Es “Surge” una declaración de intenciones a la neurosis obsesiva, agresiva y Frippertronica de King Crimson. Rock progresivo sulfuroso que finaliza perdiéndose en el silencio.

Lighthouse es jazz-rock progresivo de presente-futuro que bebe de las fuentes del pasado escanciando la mejor de las esencias en la copa del devenir.

© Enrique Farelo, 2018

Wingfield – Reuter – Sirkis: Lighthouse (MoonJune Records, 2017)

Músicos: Mark Wingfield: guitarra eléctrica, Markus Reuter: touch guitarra eléctrica, au8 y Asaf Sirkis: batería.

Composiciones: “Zinc”, “Derecho”, “Ghost Light”, “Magnetic”, “A Hand In The Dark”, “Transverse Wave” y “Surge”.

Música compuesta por Wingfield, Reuter y Sirkis.

Moonjune records 2017 MJR 088.

Grabado por Jesús Rovira en La Casa Murada Estudios, Banyeres del Penedés, Catalunya, España, el 18 de febrero de 2016. Grabado en vivo en el estudio sin overdubs (técnica de sobreponer capas de audio) y sin ningún tipo de edición posterior. La música de este álbum se compuso en el momento de tocar, sin música escrita o ensayada.