image_pdfimage_print
  • Fecha: 7 de julio de 2018
  • Lugar: Real Jardín Botánico Alfonso XIII. Universidad Complutense de Madrid
  • Grupo:
    Charles Lloyd & The Marvels Feat. Bill Frisell
    Charles Lloyd: saxo tenor y flauta travesera.
    Bill Frisell: guitarra eléctrica.
    Greg Leisz: pedal steel guitar.
    Reuben Rogers: bajo eléctrico.
    Eric Harland: batería.

Charles Lloyd es un exponente claro de la tradición jazzística norteamericana cultivada en su Memphis natal, donde se empapó de blues y música góspel. Al igual que su admirado John Coltrane, estas influencias se traslucen en su manera de entender el jazz y así lo lleva haciendo en sus más de 60 años de trayectoria. Después de su larga carrera como maestro indiscutible y explorador de nuevos sonidos, Charles Lloyd ha formado, al margen de su cuarteto del que forma parte el pianista Jason Moran, una singular banda en la que se integra una garantía indiscutible como el guitarrista Bill Frisell.
Bajo el curioso título de The Marvels, también lo forman Greg Leisz, colaborador de Frisell, junto a Reuben Rogers y Eric Harland, inseparables de Lloyd en los últimos años. Así que con estos mimbres solo se puede esperar lo mejor.

El quinteto ofreció un concierto con registros diferentes, aunque predominó de manera importante un conjunto de folk songs que revelaron la importancia de Bill Frisell en la formación. Empezó con un temas con referencias boppers, pero en seguida siguió una pieza enérgica que respiraba blues por los cuatro costados con Eric Harland y Reuben Rogers marcando ritmos grooves reforzados por los fraseos característicos de Lloyd y las incorporaciones de la guitarra y del pedal steel guitar de Greg Leisz.

Tanto Lloyd como Frisell se reparten el protagonismo del concierto, ya sea en momentos más melódicos y pausados, como en otros de marcada intensidad. Las baladas de Lloyd siguen teniendo el acento coltraneano de siempre. Sus particulares fraseos al tenor surgen como son cascadas de lamentos respirando la historia viva de la música norteamericana. Bill Frisell dirige los temas hacia los cauces que más le gustan. Notas que parece que vuelan con sus punteos emocionantes. Junto a él, Greg Leisz acentúa las aportaciones de Frisell y se erige en protagonista con una interpretación de una pieza de corte oriental con sonido a sitar con guitarra y batería, creando un ambiente casi propicio para una meditación, que se enriquece aún más con la flauta travesera de Lloyd. Frisell se incorpora y el tema adquiere un tono progresivo psicodélico muy sugerente.

La guitarra de Frisell, con su sonido sutilmente country, junto al tenor de Lloyd crean un contraste tan entrañable en el anochecer del Jardín Botánico, que se multiplica el disfrute con esta música plácida y sentimental, que tuvo un momento especial con los acordes del clásico “La Llorona”, a cargo de Bill Frisell.

Ya en la recta final del concierto, el quinteto ofreció un tema más clásico, en el que Lloyd, fraseando, hizo referencia a varios standards y Bill Frisell apurando al máximo con la guitarra, mientras el bajo y la batería se mantienen al mismo nivel. La pieza terminó prácticamente con Eric Harland haciendo un solo intenso y enérgico.

El concierto fue una pura delicia, una demostración de buenas interpretaciones y llena técnica precisa a cargo de unos músicos prodigiosos. La tarde comenzó muy calurosa, pero, poco a poco, con la caída del sol fue haciéndose cada vez más agradable y placentera en compañía de una música que invitaba a la tranquilidad y la contemplación.

Tomajazz:
Texto: © Carlos Lara, 2018
Fotografías: © Enrique Farelo, 2018