image_pdfimage_print

Por Diego Ortega Alonso y Juan Jesús García.

  • Fecha: 19 de Julio de 2018.
  • Lugar: Parque El Majuelo (Almuñécar).
  • Grupo:
    Fred Hersch Trio
    Fred Hersch: piano
    John Hébert: contrabajo
    Eric McPherson: batería.

Ubicado en la parte central de la programación de la trigésimo primera edición del Festival de Jazz de Almuñécar, llegaba el día en el que El Majuelo se iba a dar un baño del mejor jazz. Muchos llevábamos tiempo con ganas de poder contemplar la introspectiva y personalísima forma que el pianista de Cincinnati tiene al interpretar la música.

Abordando la práctica totalidad del repertorio de su último trabajo, Live in Europe (Palmetto Records, 2018), el trío completaba el último concierto de su gira europea, antes de embarcar al día siguiente rumbo a Nueva York. Ofrecieron un concierto lleno de momentos para enmarcar, compuesto por constantes y eclécticas pinceladas de sutileza, en las que la complicidad de los miembros del trío, macerada durante los últimos diez años, se podía saborear prácticamente en cada pasaje del concierto, incluyendo por supuesto los silencios. Porque Hersch es de esas bestias capaces de hacer que los mismísimos Monk, Ellington, Shorter, Coleman o Rollins, suenen a Hersch. Y esa forma tan particular y prístina de abordar el sonido, es la que ha conseguido que trascienda a sus compañeros de trío, que le vienen acompañando durante la última década, y que son una delicia para el espectador, pues consiguen transmitir todo un abanico de recursos, impregnando de matices los silencios que Hersch pareciera ir buscando adrede, o forzando el error como estrategia para abrir nuevos caminos a la creatividad.

Las disonancias entre las dos manos de Hersch encontraban su acicate en la polirritmia comedida de McPherson, capaz de controlar la potencial explosividad de sus solos de batería. John Hébert estuvo fabuloso durante toda la noche, con momentos incluso estelares, utilizando recursos variopintos entre los que se incluía, por ejemplo, baquetas para tocar las cuerdas de su contrabajo. Y Hersch también buscó momentos introspectivos, como cuando interpretó el tema de Russ Freeman “The Wind”. Imposible no recordar a su “Song without words”, ni abstraerse ante su pianismo en un lugar tan especial como el Parque El Majuelo de Almuñécar.

El concierto se cerró con dos bises muy celebrados, en primer lugar apareció Fred Hersch para tocar a piano solo la preciosa pieza “Valentine”, y después de un caluroso aplauso apareció el trío para cerrar una noche mágica con el “Turnaround” de Ornette Coleman. Uno de esos conciertos que marcan un festival, con un Hersch muy cercano que estuvo firmando discos y charlando amigablemente con todo aquel que quiso acercarse a saludarlo.

Tomajazz.
Texto: © Diego Ortega Alonso, 2018
Fotografías: © Juan Jesús García, 2018