image_pdfimage_print

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 19 de octubre de 2018
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club
  • Grupo:
    Gysler / Pérez / Nick Trío & Patxi Valverde
    Patxi Valverde: saxo tenor
    Evaristo Pérez: piano
    Cédric Gysler: contrabajo
    Raphael Nick: batería

El pasado 19 de octubre tuvo lugar uno de los conciertos del trío Gysler / Pérez / Nick, en una formación de cuarteto junto con al saxofonista Patxi Valverde, dentro de la gira europea que les ha llevado por Suiza, Francia y España. En nuestro país han visitado algunos de los locales de jazz más emblemáticos como Jamboree, Jimmy Glass, Jazz Club El Mussol y Jazzazza Jazz Club, entre otros, para presentar su nuevo proyecto que lleva el sugerente nombre de A Little Part Of Everyone. El grupo ofreció un repertorio ecléctico que recogía varios temas registrados en discos anteriores, tanto del trío como de Valverde, además de otras piezas todavía inéditas que pasarán a formar parte de su próximo trabajo discográfico.

La banda inició la sesión con “The Last Call”, una composición original de Valverde, que fue expuesta con decisión por la compacta sección rítmica y la melodía del saxo tenor. Valverde y Pérez fueron los solistas protagonistas en el desarrollo de esta dinámica pieza. El tema “Three Years Ago”, incluido en el primer álbum del saxofonista, Looking Forward (Ammus Records, 2012) planeó elegante sobre la delicada base armónica del piano y el elocuente acompañamiento del contrabajo, marcado por los sutiles y ajustados toques del baterista. Cada componente del grupo aportó sus composiciones al repertorio, como en el caso del tema “Minor Something” del baterista Raphael Nick, en el que todos los músicos participaron con sus diferentes improvisaciones, lo cual le otorgó una gran pluralidad emocional a la pieza. Uno de los temas más elaborados fue “Mountain Walk” del pianista Evaristo Pérez, que da titulo al disco grabado por el trío, Mountain Walk (Unit Records, 2017). El ambiente etéreo de la introducción dio paso una bella exposición melódica compartida entre el piano y el saxo tenor, que recordaba a aquellas composiciones del gran pianista sueco Esbjörn Svensson. El contrabajo de Gysler fue el primero en arrancar en las ruedas de solos, con envolventes fraseos y un sonido bien temperado. Pérez protagonizó aquí un solo cargado de lirismo y fogosidad, mostrándonos su excelente y fluido manejo del piano, dejando la parte final al saxo tenor para despedir la pieza con la intensidad necesaria. La primera parte del concierto acabó con otra partitura inédita de Valverde, “Song For Mauricio”, dedicada a un amigo del compositor. El vigor y la frescura del tema elevaron la atmósfera del local, generando efusivos aplausos y vítores.

El segundo set del recital comenzó con “Brise”, del contrabajista Cédric Gysler, a un tempo vertiginoso, cuya ejecución solo es apta para los más preparados, en el que lucieron las incursiones del saxo tenor y un brioso despliegue del baterista. El éxtasis que acompañó a la larga introducción del pianista en el tema “Élégant Éléphant”, de Pérez, dejó lugar a la exposición del saxo y el piano, en una partitura en la que los dos principales solistas volvieron a cautivar con su rica y audaz expresividad. La balada “Fissures” de Gysler, fue acogida con un respetuoso silencio, contagiando a los presentes de un aura sosegada y melancólica, en la que no faltaron los tenues y precisos arreglos de saxo, piano, contrabajo y batería. El alegre y animoso “Shagg” de Raphael Nick, a ritmo de funky jazz, contó con las vivaces improvisaciones de piano y saxofón, además de una notable muestra del baterista, contundente y ágil en la dirección de su instrumento. Otro de los momentos álgidos de la sesión llegó con el estreno de una partitura llamada “Lupo’s House” de Patxi Valverde, dedicada a un lugar donde, en palabras del compositor, el arte y en especial la música están siempre vigentes. Los ritmos latinos y el swing se fusionan en un todo bien elaborado, para dar rienda a los sucesivos solos de saxo, contrabajo y piano. También hubo un espacio de homenaje con el standard “My Shining Hour” (Harold Arlen / Johnny Mercer), último tema del concierto, antes de despedirse con un bis, “Slide Blues” de Evaristo Pérez, cerrando así una de las veladas más interesantes de las que han pasado por Jazzazza Jazz Club.

La unión de este póker de músicos augura un futuro prometedor para el grupo, que irá consolidándose conforme a sus próximos trabajos. Démosle tiempo al tiempo.

 

Tomajazz.
Texto: © José Antonio García López, 2018
Fotografía: © Jazzazza Jazz Club