image_pdfimage_print

Por Carlos Lara y Enrique Farelo.

  • Fecha: Jueves, 02 de mayo de 2019
  • Lugar: Bogui Jazz (Madrid)
  • Grupo:
    Baldo Martínez Cuarteto Europa
    Liudas Mockunas (saxos tenor y soprano
    Samuel Blaser (trombón)
    Baldo Martínez (contrabajo)
    Ramón López (batería y percusión)

Con la incorporación del saxofonista lituano Liudas Mockunas en sustitución del violinista Dominique Pifarély, quien por problemas de salud no pudo comparecer, el cuarteto Europa liderado por Baldo Martínez continuó en el Bogui Jazz su presentación del disco que editó el pasado año. Un trabajo que ha sido galardonado como candidato a mejor álbum de jazz de 2018 en los premios de la Música Independiente.

El trombón, el contrabajo y la batería son la base sobre la que se sustenta, pero el cuarteto Europa es una formación que permite la incorporación de diferentes instrumentos y hacer propuestas variadas. Dominique Pifarély aporta unos matices especiales al grupo que le dotan de mayores rasgos melódicos y armónicos. Por momentos, el grupo adquiere ciertos aromas camerísticos, sin desdeñar los instantes más cercanos al free jazz. Sin embargo, la incorporación del lituano Liudas Mockunas hizo que el concierto cogiera otro enfoque, ya que la trayectoria de este saxofonista está más en la onda de artistas como Ken Vandermark, Peter Brötzmann o Mats Gustafsson.

El grupo interpretó en su totalidad los nueve temas que componen el disco, empezando por “La Travesía”, un título significativo por lo que implica en la filosofía del grupo: un viaje con inicio y final desconocido, pero donde suceden muchas cosas sugerentes entre medias.

Las notas de Baldo Martínez sirven de introducción en el comienzo del concierto. Asistimos a momentos de improvisación del trombón y el saxo tenor. Enseguida se apropió de la sala un ambiente de free jazz de máximo nivel, con el contrabajo y la batería intensificando sus aportaciones. El contrabajo y la batería se recrearon en muchas ocasiones dialogando a dúo.

Mockunas cuenta con un buen arsenal de recursos. Un tipo que transmite dureza en sus sonidos, pero sin perder nunca el contexto musical en el que se encuentra. Puede aportar momentos melódicos y romperlos arrebatadoramente.

El suizo Samuel Blaser demostró por qué ha sido elegido mejor músico de jazz europeo del 2018 con diversos solos magistrales. Así, los diálogos de Blaser y Mockunas llenaron un amplio espacio sonoro, que contagió a los cuatro músicos aportando sus complejidades improvisadas.

Ramón López es todo un espectáculo. Hay que verle evolucionar incorporando cada vez más sonidos, matices, con la tabla india, multiplicándose y aumentando la intensidad con maestría. Sus diálogos con el trombonista, con el aumento de intensidad sonora entre el saxofonista y el trombonista, hicieron subir la adrenalina por momentos.

Los músicos crearon con sus notas desperdigadas un cuadro de improvisaciones con mucha fuerza. Destacando una demostración de Baldo Martínez con el arco seguido en segundo plano por saxo soprano y trombón. Los diálogos entre ellos marcaron buena parte del concierto.

El concierto llegó a su momento decisivo con los temas “Isla de Piedra” y “Viaje a Oms”, dos piezas en las que el grupo, perfectamente cohesionado, demostró su calidad. Ramón López hizo introducciones a la batería con mucha fortaleza utilizando para ello distintos registros. Mockunas interpretó solos que va navegando acompañados con la intensidad que le metía el contrabajista con aires mingusianos.

El tema final ofreció una interpretación larga y extraordinaria de Samuel Blaser al trombón con la sordina, en una sucesión de sonidos improvisados, que dejaron el paso libre para que Baldo Martínez diera entrada al resto de la banda, con de nuevo una gran demostración a cargo del saxofonista lituano.

El cuarteto Europa es una apuesta por el lenguaje universal del jazz, una muestra de que esta música está perfectamente viva y en constante evolución, gracias a unos músicos que siempre dan lo mejor de sí en todos los conciertos.

Tomajazz. Texto: © Carlos Lara, 2019
Fotografías: © Enrique Farelo, 2019