image_pdfimage_print

Por José Antonio García López.

  • Fecha: 28 de junio de 2019
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club – (Murcia)
  • Grupo:
    Félix Rossy Quintet
    Félix Rossy: trompeta
    Tomeu Garcias: trombón
    Davis Whitfield: piano
    Manel Fortià: contrabajo
    Marc Michel: batería

Esperada y grata visita del grupo Félix Rossy Quintet  al club Jazzazza. Un gozo poder escuchar, en directo, a esta formación liderada por uno de los trompetistas más prometedores de la escena jazzística de nuestro país, comunicando también su sabiduría y buen hacer más allá de nuestras fronteras. En su primer disco, Introducing Félix Rossy (Fresh Sound New Talent, 2011) estuvo rodeado de figuras de talla internacional: el pianista Michael Kanan, Ben Street al contrabajo, y su padre Jorge Rossy en la batería, mostrándonos, ya en aquel tiempo, sus extraordinarias capacidades musicales y de liderazgo. Con este nuevo quinteto, acompañado de excelentes músicos como el trombonista Tomeu Garcias, el pianista Davis Whitfield, Manel Fortià al contrabajo, y Marc Michel en la batería, Rossy ofreció un repertorio muy atractivo y  variado, en el que la calidad de los interpretes estuvo a la altura de los más grandes músicos de jazz.

El primer set del concierto lo iniciaron con “Sweet And Lovely” de Gus Arnheim, Charles N. Daniels y Harry Tobias. Un tema lento en la exposición que cambiaron a ritmo de swing en el desarrollo de los solos, protagonizados por Rossy, Garcias y Whitfield. La sesión continuó con una pieza original del contrabajista Manel Fortià, “Waltz For Greta”, en la que lucieron las elegantes improvisaciones del pianista, seguido de Rossy, y del contrabajista, arropado por los precisos toques del baterista Marc Michel y los sutiles acordes de Whitfield. Rossy eligió después una pieza de su propia cosecha titulada “Looking The Surroundings”, cargada de una atmósfera de energía contenida, destacando los fraseos del trompetista y del pianista. El tema “Confirmation” de Charlie Parker, puso un toque del estilo bebop a la actuación, para lucimiento, en esta ocasión, del trombonista Tomeu Garcias, una corta intervención de Rossy, y un solo del pianista, más cercano al estilo de jazz mencionado anteriormente. Con la composición “Ugly Beauty” de Thelonious Monk cerraron esta parte de la sesión, repartiendo las improvisaciones entre todos los miembros, a excepción del baterista.

El standard “I Should Care” de Axel Stordahl, Paul Weston y Sammy Cahn, fue el inició de la segunda parte, con la exposición de la melodía compartida por Rossy y Garcias, dando paso a un primer solo del trompetista, bucólico y flexible, seguido del trombonista, poseedor de un sonido transparente y redondo, parecido a la voz humana. El pianista cerró la rueda de improvisaciones con un elocuente solo. Otra partitura de Rossy, “Kike’s Blues”, escrita para su gran amigo el saxofonista malagueño Enrique Oliver, hizo las delicias de los presentes entre agudos y vertiginosos fraseos de trompeta, bien marcados por el baterista. Las sucesivas incursiones, en el tema, del trombón, el piano, el contrabajo y la batería, ofrecieron una visión muy dinámica y divertida. Tomeu Garcias, fue el encargado de la exposición en la preciosa balada “Infant Eyes” de Wayne Shorter, adornado por los arreglos de trompeta, piano, contrabajo y batería. Los tempos rápidos volvían a estar presentes en “Back & Forth”, compuesta por Davis Whitfield. Una creación exuberante de energía que Rossy supo aprovechar para mostrarnos, de nuevo, su poderío técnico y fuerza expresiva. Whitfield, no se quedó corto en su improvisación, realizando un ejercicio pletórico y substancial, digno de un pianista bien forjado. El cierre del tema correspondió a Marc Michel, tocando un extenso y contundente solo de batería que atrajo los vítores del público presente. El líder del grupo quiso homenajear a otra de las figuras imprescindibles en la historia del jazz, con el tema “Half Nelson” de Miles Davis. Tras la última  presentación de sus compañeros, Rossy añadió un bis final al concierto, el alegre tema llamado “The Cape Verdean Blues” de Horace Silver, poniendo el broche de oro a una sesión inolvidable.

El jazz que se hace en nuestro país está en auge, gracias al talento de jóvenes músicos como Félix Rossy, y otras figuras, a veces desconocidas por una gran mayoría de seguidores del género. Enhorabuena, Félix.

 

Tomajazz
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019