image_pdfimage_print

Por José Antonio García López y Pedro Sáez.

XXII Festival Internacional Jazz San Javier – (Murcia)

  • Fecha: 19 de julio de 2019
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa – (San Javier, Murcia)
  • Grupo:
    Marcus Miller
    Marcus Miller: bajo eléctrico y clarinete bajo.
    Russel Gunn: trompeta.
    Alex Han: saxo alto.
    Julian Pollak: piano.
    James Francies: teclados.
    Alex Bailey: batería.

 

La visita de Marcus Miller, en formación de sexteto, colmó las expectativas de los seguidores y oyentes que asistieron a San Javier en una jornada doble de conciertos. El carismático bajista de Miles Davis traía consigo un último álbum recientemente editado con el nombre de Laid Black (Blue Note, 2018) del que repasó varios temas en su repertorio.

Una parte del público le esperaba en el foso, junto al escenario, deseoso de moverse al son que marcara el inigualable músico, hacedor del mejor jazz rock progresivo y otros estilos ligados al género. Y así iniciaron el concierto con el tema llamado “7-T’s”, del disco antes mencionado. El sonido atronador del bajo hizo vibrar los cuerpos de los presentes, incluso enmascarando, a veces, la musicalidad del resto de sus compañeros, algo no muy agradable al oído. La saturación del sonido del bajo eléctrico puede convertirse en un problema técnico, si no se controla debidamente, y es difícil de resolver en algunos casos. La sesión continuó con “Untamed”, una composición de Miller que serenó la intensidad del comienzo, en la que brillaron los arreglos de la sección de vientos, una breve intervención del trompetista Russel Gunn, dando paso a un solo del líder, una improvisación de James Francies, y un solo desgarrador del saxofonista Alex Han. Tras la presentación de la banda iniciaron “Sublimity Bunny’s Dream”, siguiendo con una dinámica relajada hasta llegar a la parte improvisada del tema con un Alex Han pletórico y exuberante, haciéndose, poco a poco, con el protagonismo merecido en el desempeño de su papel como solista.

Miller anunció “Detroit”, de su álbum Renaissance  (Concord Records, 2012) para lucimiento, en esta ocasión, del bajista, y del pianista Julian Pollak. La partitura “Bitches Brew” de Miles Davis comenzó con un aire mágico y etéreo, marcada por el bajista, el batería, y los arreglos de los teclados, para dar rienda a los abstractos fraseos de Russel Gunn y, de nuevo, al saxofonista, que llevó el tema hasta lo máxima intensidad de su desarrollo. El líder se recreó en una larga improvisación con “Trip Trap”, arropado por los impecables backgrounds de la sección de vientos, despertando así el delirio, un tanto adormecido, de sus seguidores. Miller buscó la complicidad del público en “Hylife” de su disco Afrodeezia (Blue Note, 2015) invitándole a participar con él y repetir las frases vocales que iba cantando, después de las dos intervenciones de Pollak y Francies. El clarinete bajo de Miller sonó junto a los teclados de Francies, a dúo, en la preciosa y nostálgica melodía del himno llamado “How Great Thou Art”, canción basada en un poema de Carl Boberg. La maquinaria del grupo volvía a descargar su fuerza y energía con el conocido “Tutu” de Miles Davis, desarrollada, en buena parte, por el solo de Gunn, recordándonos el sonido con sordina característico de la trompeta del gran maestro. La banda, a petición del auditorio, se despidió con un bis, la famosa canción  “Come Together” de The Beatles, cerrando otro de los conciertos más esperados del festival.

Tomajazz
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Pedro Sáez – Jazz San Javier, 2019