image_pdfimage_print

Por Juan Antonio Serrano Cervantes.

 


© Juan Antonio Serrano Cervantes, 2019

Una de las actividades complementarias de la XXXI edición de Eivissa Jazz ha sido una exposición fotográfica de Ferran Pereyra. Imágenes en color, excepto la de Eli Degibri y tomadas en festivales como Eivissa Jazz, Mallorca Jazz sa Pobla, Menorca Jazz Primavera, Alternatilla Jazz en Mallorca, Port Adriano Music Festival, Düsseldorfer Jazz Rally y Jazz in Sardegna. Es su quinta exposición individual. Abierta del 3 al 23 de septiembre en la sala Refectori del Ayuntamiento de Eivissa/Ibiza.

Ferran Pereyra i Planells (Palma, 1961), crítico musical, periodista y aficionado a la fotografía y al jazz, vinculado al mundo de la radio y la prensa escrita desde 1980. Sus inicios son en Ràdio Popular de Mallorca y el diario Última Hora, en el que sigue ejerciendo como crítico musical. En el mundo de la radio también ha trabajado en Ona Mallorca, Som Ràdio, Última Hora Ràdio, Ona Mediterrània, Inselradio e IB3 Ràdio. En la actualidad realiza dos programas: “Jazztime” (IB3 Ràdio, miércoles 21 h), y “Jazzland” (Inselradio, jueves 21 h).

Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el “Premi Menció de Qualitat” en los “Premis Ràdio Associació de Catalunya” por el programa “Latitud 39” (IB3 Ràdio 2009), galardón que repetiría en 2017 por el programa “Jazzland” (Inselradio). Finalista del “Premi ARCA Protecció del Patrimoni” por el programa “Arquidial” (Última Hora Ràdio, 2017).

También es autor de los libros Vint anys de Cançons de la Mediterrània y Alternatilla Jazz in Mallorca 2016.

Juan Antonio Serrano (J.S.) Periodista, crítico musical, fotógrafo, aficionado al jazz… ¿En qué orden pondrías estas facetas de tu vida?

Ferran Pereyra (F.P.) Primero de todo, aficionado al jazz, después, crítico musical y fotógrafo.

J.S. ¿Cómo descubriste el jazz?

F.P. ¡Uf!, muy joven. Yo vengo del rock sinfónico, y tal vez uno de los primeros saxos que escuché fue en The Dark Side of the Moon, de Pink Floyd, allí me enteré de este instrumento, yo debía tener trece o catorce años y a raíz de ahí, tirando, tirando, tirando, me acabé suscribiendo al jazz.

J.S. La exposición se titula “Stolen Moments” ¿Por qué este nombre?

F.P. Primero pensé en Stolen Moments porque son instantes robados, la colección intenta reflejar precisamente esas expresiones de introspección, de rabia, de júbilo, de alguna manera lo que siente el músico al interpretar su propia música, es captar estos instantes, y me basé un poco en el standard de Oliver Nelson que es “Stolen Moments” precisamente.

Eli Degibri © Ferran Pereyra

J.S. ¿A quién te hubiera gustado fotografiar y no lo has hecho?

F.P. Miles Davis, tal vez, aunque hubiera podido fotografiarlo pero en aquel entonces no tenía la cámara cuando pude verlo.

J.A. Dinos un concierto en el que te olvidaste de que eras periodista o crítico y pasaste a ser solo aficionado al jazz por el clima que se creó.

F.P. Tendría como dos conciertos; uno, Miles Davis en el Auditorium de Palma*, precisamente hizo un concierto de tres horas con los tres últimos discos que había sacado en aquel momento, que eran Decoy, You’re Under Arrest y Tutu, no paró ni un solo instante y se hizo los tres álbumes de una tacada, esto por una parte; años después, aquí en Ibiza**, recuerdo un Festival de Jazz con “The Next Wave Latin Summit”, sobre el escenario Michel Camilo, Arturo Sandoval, Dave Valentin, Paquito D’Rivera, etc., fue algo maravilloso, ellos cerraban la gira y también se despreocuparon, fue algo colosal.

J.A. Háblanos del Festival Eivissa Jazz. ¿Desde cuándo vienes a cubrirlo?

F.P. He venido de forma intermitente, como te digo, ese año no sé si era el ’92 tal vez el que te estoy hablando, había venido ediciones sueltas y últimamente llevo como cuatro años viniendo cada año.

J.A. Actualmente realizas dos programas de radio. ¿Qué criterios usas para cada uno?

F.P. Bueno, uno de los programas, que es de IB3, “Jazztime”, el criterio es escoger siempre a un músico normalmente de jazz o que tenga que ver con el jazz o con el blues y hacemos el programa con el músico esencialmente, se trata de conocerlo a él con la música que prefiere, que es el que selecciona la parte central del programa, que son influencias o músicas que sencillamente le gustan, y después la tercera parte es música interpretada por él o compuesta por él; entonces según estas dos partes yo programo dos temas al principio, entonces el hilo conductor precisamente es conocer a los músicos como digo yo, “en primera persona” ya que son ellos los que nos hablan de su carrera y también nos hablan de los músicos que les han influenciado, que es sobre todo sobre lo que establece el diálogo y la conversación del programa y así conocerlos un poco más de cerca. El otro es “Jazzland” en Inselradio que es una radio alemana, es el único programa de la parrilla que se hace en catalán y me levanto, cojo un músico, cojo algo, y a partir de esto voy estirando que tenga algo que ver, Big Bands o tríos, busco un punto de conexión entre las diferentes músicas que van a sonar en el programa.

J.A. También realizaste un programa de radio sobre arquitectura: “Arquidial”

F.P. Sí. Esto fue una experiencia muy interesante, duró tres años prácticamente, era el único programa de arquitectura de la radiodifusión española, era complicado porque plasmar en palabras lo que es una cosa bastante visual es difícil, no solo era arquitectura, era patrimonio, urbanismo, entonces nos interesaba todo lo que de alguna manera es arquitectura e incluso la forma de vivir es arquitectura; tuvimos la suerte de contar con grandes arquitectos no solo de Baleares sino también del resto de España, contar por ejemplo con el Colegio de Arquitectos de Bilbao, con gente de Barcelona, de Valencia, de Madrid, fue una experiencia muy gratificante.

© Ferran Pereyra

J.A. Es sabida la estrecha relación que ha habido siempre entre jazz y cine. Hablemos de arquitectura. Recordemos esa imagen icónica de Sonny Rollins en el puente de Williamsburg o aquel movimiento de los años ’80 del siglo pasado que se conoció como “los Lofts”, llamado así por realizarse principalmente en ese tipo de vivienda y encabezado entre otros por Sam Rivers. ¿Has encontrado alguna relación más entre jazz y arquitectura?

F.P. Bueno, desde luego lo que no es relación es la improvisación; la arquitectura no puede, no permite esa improvisación, pero sí que de alguna manera el jazz tiene que sujetarse a un esquema premeditado como también se sujeta la arquitectura y no diría el jazz solo sino que hablaría de la música, porque tanto la arquitectura como la música se basan en un esquema muy matemático, pero que a raíz de ahí cada uno va creando su propio mundo y va interpretando esa numerología, esas medidas de acuerdo con su gusto, con su forma de ser, con su forma de pensar, y esto es una de las cosas que relaciona sobre todo un mundo con otro.

J.A. El fotógrafo Jose Luis Luna colabora en Tomajazz y también cubre conmigo Eivissa Jazz, además de tener su exposición aquí mismo en 2017. ¿Desde cuándo os conocéis?

F.P. Buf, yo diría que casi casi desde siempre, porque coincidimos en multitud de conciertos y además vamos juntos a muchos de ellos, no te sabría decir exactamente la fecha pero yo creo que más de diez, doce años, seguro.

J.A. Dinos algo de los festivales que se realizan en Mallorca y Menorca. En el de Sa Pobla ha llegado a actuar John Zorn. No te pondré en el compromiso de que me digas cuál te gusta más, pero cuéntanos en qué se diferencian unos de otros. Dinos algún motivo para que el público foráneo acuda a alguno de estos festivales, incluido Eivissa Jazz.

F.P. Bueno, todos los festivales tienen al final una filosofía distinta, como tú me has dicho, hoy por hoy el decano de los festivales de jazz es el de sa Pobla que es uno de los festivales que cogió el relevo del antiguo Festival de Jazz de Palma y es el festival que cuenta normalmente con más figuras internacionales, aunque siempre hay la atención de ocuparse de uno de los grupos locales. Tenemos el festival Incajazz que está haciendo un trabajo muy interesante con un presupuesto bastante reducido, apuesta mucho también por los grupos locales y nacionales por ese tema de presupuesto; este año por ejemplo ha estado Muriel Grossmann dentro de su programa, una saxofonista que tenéis aquí en Ibiza. Alcúdia Jazz es a lo mejor el que tiene un programa más ecléctico hasta ahora, ha ido cambiando, es muy distinto, si tuviéramos que decir que tiene una línea a seguir es el eclecticismo y la contemporaneidad, pero no entendiendo como jazz contemporáneo sino una música que se puede estar haciendo ahora mismo. Tenemos el Jazz Voyeur Festival que en sus primeros diez años fue un festival con un gran peso específico, este año parece que también se va a reconducir y a contar con nombres realmente importantes pero bueno, ha tenido también su temporada baja. Alternatilla Jazz en Mallorca, para mí es una de las propuestas más interesantes que puede haber en este momento en cuanto a que se reparte por escenarios de toda al isla y cada año hay un país invitado, eso qué quiere decir, que nos da a conocer toda una serie de músicos que no conocemos y además parte de estos músicos se quedan y hacen sus conciertos con los músicos locales y nacionales, que es lo que llamamos ménage à jazz que está muy bien, y evidentemente refleja lo que es la esencia de la música de jazz, es decir, combinar con otros músicos y dialogar entre ellos.

J.A. Para acabar, ¿Cómo ves el panorama jazzístico en Baleares?

F.P. Ahora tenemos una plantilla de festivales bastante interesante, no he hablado del de Menorca,  es un festival de primavera bastante interesante y el de Ibiza evidentemente también, se hace un gran esfuerzo y creo que también el nivel es muy elevado; tenemos muchos festivales pero sobre todo diría que esto ha conducido a tener muchos músicos de un nivel extraordinario, yo llevo cubriendo festivales desde el año 1980 y en aquel entonces ya había buenos músicos pero no tenían la calidad que pueden tener ahora, hoy tenemos músicos jóvenes aquí en las islas y en España que no tienen nada que envidiar a cualquier otro músico de cualquier otro lugar; hay escuelas de música, hay escuelas de jazz, en Mallorca tenemos en el Conservatorio Superior la especialidad de jazz, bueno, ha sido un intento y ha sacado una hornada de músicos y eso se nota, músicos de aquí que además han tenido la oportunidad de estudiar fuera, en Barcelona, en el ESMUC, en Berklee, y claro, esto les da un nivel realmente interesante. El jazz creo que está en buenas manos, más que buena salud, buenas manos.

Tomajazz.
Entrevista: © Juan Antonio Serrano, 2019
Fotografías: © Ferran Pereyra y Juan Antonio Serrano, 2019

Notas:
* Mallorca Jazz Festival 1986
** 1992