image_pdfimage_print

Por José Antonio García LópezJazzazza.

  • Fecha: 14 de septiembre de 2019.
  • Lugar: Jazzazza Jazz Club, Murcia.
  • Grupo:
    Eliot Zigmund Trio “Remembering Bill Evans Trio”
    Eliot Zigmund: batería
    Juan Sebastián Vázquez: piano
    Manel Fortià: contrabajo

Jazzazza Jazz Club reinició en septiembre su programación de conciertos con el trío liderado por el baterista norteamericano Eliot Zigmund, acompañado por el pianista y compositor Juan Sebastián Vázquez y el contrabajista Manel Fortià. Eliot Zigmund es un legendario y reconocido músico de jazz que formó parte del trío liderado por el prestigioso pianista Bill Evans, con el que grabó varios discos: I Will Say Goodbye (Fantasy Records, 1980) y You Must Believe In Spring (Warner Bros Records, 1981) son dos de ellos. La extensa trayectoria musical de Zigmund, sus colaboraciones en bandas como la de Stan Getz, Michel Petrucciani, o de Don Friedman, entre otras, y su labor como docente, son las razones que le han situado en un lugar relevante de la escena jazzística internacional.

No deja de ser curioso, y poco habitual, encontrarse sobre el escenario a un baterista zurdo – con el charles a la derecha y el ride a la izquierda-, algo que, en los inicios de la carrera de Zigmund, le causó no pocos problemas de tipo académico, una circunstancia que no le impidió tocar con los más grandes músicos de jazz.

Con el standard “I Hear A Rhapsody” (George Fragos / Jack Baker / Dick Gasparre) dieron inicio a la primera parte de la sesión. Una partitura a medio swing que dejó percibir la buena interacción existente entre los músicos, en la que desarrollaron sus primeras improvisaciones sobre la estructura armónica. Continuaron con el tema “Alone Together” (Arthur Schwartz / Howard Dietz) una pieza a tempo de vals, en la que lucieron los solos de Vázquez, y una contundente y enérgica intervención de Zigmund. El pianista enlazó la parte final del tema para introducir, sutilmente, la melodía de “Body And Soul” (Johnny B. Green). Los coloridos fraseos de Vázquez se movían entre lo etéreo y lo corpóreo, haciendo de la pieza una delicada y sugerente versión. El contrabajista, Fortià, aportó también su espacio de improvisación con un inspirador solo y un sonido nítido. En “I’ll Be Seeing You” (Sammy Fain / Irving Kahal) fue Fortià, el encargado de abrir las ruedas de solos, seguido de Vázquez, flexible y audaz en sus recorridos por el teclado. Zigmund, cerró el tema con otro breve y ajustado despliegue de su batería. Los dieciséis compases de la estructura armónica de “Minor Blues” (Bob Brookmeyer) dieron lugar a un dinámico y alegre juego de los tres componentes, destacando la labor del contrabajista en su faceta como solista.

“You And The Night And The Music” (Arthur Schwartz / Howard Dietz) fue el tema elegido para comenzar la segunda parte del concierto. Tras la introducción de la melodía por el pianista, en solitario, el contrabajista y el baterista se unieron para darle forma y desarrollar la pieza a trío. Fortià arrancó con una primera improvisación a ritmo de swing alto, apoyado por sus compañeros, dando paso posteriormente al pianista, que creó la intensidad y el éxtasis necesario antes de una nueva incursión final del líder. Después de semanas de gira, y siendo también la última actuación, Vázquez invitó a subir al escenario al pianista y route manager del grupo, Richard Krull, que interpretó “Beautiful Love” (Victor Young / Wayne King). El ingenio de Fortià, el toque elegante de Krull y la precisión de Zigmund, se combinaron a la perfección en un todo mágico y fascinante, muy aplaudido por los presentes. Otra de las partituras elegidas fue “My Romance” (Richard Rodgers / Lorenz Hart) introducida por una exposición de Vázquez, para continuar con una larga improvisación en la que mostró, de nuevo, sus buenas habilidades. La incesante actividad de Fortià, y la sensación de confianza y relajación que transmite Zigmund, son claves importantes en la formación, haciendo que el grupo suene compacto y enormemente fluido. El pianista anunció un siguiente tema original titulado “Bolero sin sal”, una pieza llena de entusiasmo, elaborada con un lenguaje muy expresivo, y bien arreglada. “It Could Happen To You” (Jimmy Van Heusen / Johnny Burke) anunciado como el tema final del concierto, caminó rápido en las manos del pianista, otra muestra inherente de sus virtuosas capacidades. Las ovaciones del público animaron al grupo a realizar un bis, la preciosa balada “What’s New?” (Bob Haggart / Johnny Burke) con la que se despidieron.

Un concierto de jazz clásico, plagado de temas standards, con un innovador tratamiento de sus intérpretes, resaltando dos factores importantes que marcaron, para bien, el evento: el sonido semiacústico del trío, y el respetuoso silencio de la audiencia, que ayudó a crear un ambiente intimista y cercano, lo que derivó en una sesión entrañable.

Tomajazz:
Texto: © José Antonio García López, 2019
Fotografías: © Jazzazza Jazz Club, 2019