image_pdfimage_print

XV Festival Internacional de Jazz San Javier

  • Fecha: 7 de julio de 2012.
  • Lugar: Auditorio Parque Almansa, San Javier (Murcia).
  • Componentes:
    Martin Tingvall: piano.
    Omar Rodríguez Calvo: contrabajo.
    Jürgen Spiegel: batería.
  • Comentario:

    Es ésta la tercera visita que el trío liderado por el pianista y compositor sueco Martin Tingvall realiza a San Javier. Anteriormente fue en 2009, en el XII Jazz San Javier y un año después en la décima edición del ciclo “Músicas del Alma”. Cada vez que el trío se ha presentado a sus citas, ha sido con el estreno reciente de algún trabajo discográfico, lo cual indica la buena trayectoria creativa por la que atraviesa la formación desde aquel su primer disco llamado Skagerrak (2005) y los siguientes: Norr (2008) y Vattensaga (2009) todos ellos publicados con el sello discográfico alemán Skip Records. Vägen , su último disco, es una continuidad de la línea marcada en sus anteriores trabajos, lo que puede llevarnos a pensar que no se trata de un grupo que adoptó en su momento un cliché musical derivado del famoso trío E.S.T. liderado por el incomparable pianista sueco, tristemente desaparecido, Esbjörn Svensson, como algunos pensaron al principio de su creación, sino de una formación consolidada en el tiempo con identidad y carácter propio, y en continuo desarrollo.

       

    El repertorio, basado en piezas de su reciente trabajo y de los tres anteriores, comenzó con el tema llamado “Sevilla”, en el que ya demostraron los primeros indicios de la fuerza y expresividad musical de la que hicieron gala durante todo el concierto. El pianista, tras presentar a sus compañeros, anunció “Nimis”, composición a tiempo de vals, desarrollada con dos largas improvisaciones del pianista y contrabajista, en los que recayó la mayor parte de la labor musical como principales solistas, apoyados muy de cerca por Spiegel, un excelente seguidor y conductor de dinámicas, versátil y decisivo. Con “Sheik Shroder”, mostraron su parte más visceral, logrando intensidades sonoras de gran calidad y un clímax enérgico y vigoroso, en una labor impecable de los tres componentes. La deliciosa balada “Högtid”, fue el cambio hacia la relajación, un paseo sutil y bucólico, que dejó extasiado al respetable público. La melodía de “Hjaelten” dio paso a otra improvisación de Omar Rodríguez, limpia y precisa, acompañada por una base rítmica caribeña, sello musical del contrabajista cubano en algunas composiciones del trío. Unas palabras de agradecimiento del contrabajista hacia el aforo, sirvieron también para anunciar la siguiente pieza llamada “Mustasch”, tema de ritmo latino en el que el pianista lució de nuevo sus buenas habilidades y depurada técnica. La actuación continuó con “Makuschla”, tocada a piano sólo por Tingvall y “Vagen”, pieza central que da nombre al álbum, en la que el trío manifestó de nuevo su capacidad de emocionar y transmitir con su música sensaciones nuevas a un público ya casi ensimismado. En “Hajskraj” compartieron velocidad e interacción entre ellos, destacando el baterista Spiegel, que desplegó con soltura todo su potencial.

    La parte final del concierto transcurrió con la misma entrega y dinámicas que al comienzo de la audición, en composiciones como “Tveklost”, otro tema lento lleno de fuerza y sensibilidad. La desenfadada “Mjau”, pieza dedicada al gato de Tingvall, según sus propias palabras, nos transportó a paisajes diferentes y ritmos más frescos y alegres, a los aires caribeños comandados por Rodríguez, figura clave en el compacto trío. Tingvall y Spiegel protagonizaron aquí un vivo y vertiginoso duelo de frases musicales, a modo de pregunta y respuesta, enmarcadas en pequeñas estructuras armónicas de ocho compases. El repertorio escogido terminó con una corta pero contundente pieza llamada “Tuc-Tuc Man”, un tema estructurado por cadencias de acordes complejos y cambios de tempo, que originó la intensidad musical deseada por el grupo. El trío agradeció los aplausos del entregado público y ofreció otra pieza más como despedida; “Efter Livet”, una composición sosegada y nostálgica, un final recurrente que perdurará en el recuerdo de sus seguidores y de todos los presentes. La música de Tingvall Trio tiene la cualidad del temperamento frío, escandinavo, que se va convirtiendo en un fuego intenso y ardiente en el que todo se consume y se crea, mecanismo necesario para transmitir. Es una música enérgica pero también puede llegar a ser etérea y abstracta. Tiene un sentido espiritual, cuenta cosas… habla de paisajes, de la naturaleza, de los hombres. Una búsqueda interior, una música con la que consiguen comunicarse con los demás, de forma honesta, popular y trascendente.

    Texto © 2012 José Antonio García López
    Fotos © 2012 Rafa Márquez