image_pdfimage_print

Por Carlos Lara y Enrique Farelo.

JazzMadrid19 – Festival Internacional de Jazz de Madrid.

  • Fecha: 14 de noviembre de 2019.
  • Lugar: Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Madrid)
  • Grupo:
    Joe Lovano (saxos tenor, soprano, clarinete y percusiones)
    Marilyn Crispell (piano)
    Carmen Castaldi (batería)

La música del Tapestry Trio surge del otro lado, quizás del “West of the Moon”, pieza con la que empezaron los primeros sonidos íntimos y poéticos del concierto de tres auténticos magos cargados de expresividad sonora. El grupo presentaba su nuevo disco editado por el sello ECM.

A modo de triángulo mágico, cada miembro del grupo aporta una parte de un tejido de notas que atrapan y nos trasladan mentalmente. Porque Lovano, Crispell y Castaldi son unos tejedores de sonidos que, en hora y media, crean un tapiz (tapestry en inglés) lleno de conceptos, muchos matices y claroscuros. Son artesanos de la improvisación en una pieza titulada “Tarrassa”, un bonito detalle referencia a la ciudad catalana y su festival, o en “Seeds of Change”, donde se respira una agradable serenidad que a veces raya en el minimalismo.

En “Rare Beauty” el batería muestra su finura y capacidad de acentuar el saxo y el piano. Aquí Joe Lovano muestra su faceta más cool, mientras Crispell contraataca al piano. En “One Time In” la música se vuelve reflexiva con un dueto de saxo y percusiones a cargo del propio Lovano con gongs incluidos. La música no puede ser más introspectiva con el saxo de Lovano sonando con una limpieza cristalina.

La pieza “Piano/Drum Episode” presenta un desarrollo con una Marilyn Crispell de aires debusyanos muy minimalista tal y como nos tiene acostumbrados; con “Mystic” sigue en la misma línea a cargo de Joe Lovano en un tema donde lo importante no es la fortaleza sino la suavidad y la delicadeza con que se ejecuta. Lo contrario que “The Smiling Dog”, en donde el trío se desata y las improvisaciones se proyectan sin solución de continuidad. Los fraseos de Lovano se hacen aquí más intensos y la pianista se encarga de remarcar las secuencias con percusiones de teclados.

Con una gran improvisación al clarinete en “Garden of Expression”, el concierto fue entrando en su punto culminante, al que siguieron dos nuevos temas para finalizar. El último “Sparkle Lights”, de nuevo la música muestra la sobriedad que destila durante todo el recital.

Un concierto lleno de riquezas sonoras y recovecos. Una auténtica delicatessen sólo apta para grandes paladares.

Tomajazz.
Texto: © Carlos Lara, 2019
Fotografías: © Enrique Farelo, 2019

P.S. En la reseña hay una buena colección de fotos. Enrique Farelo tenía unas cuantas más de Joe Lovano tocando el clarinete, saxo soprano y tenor: