image_pdfimage_print

Por Coolcat.

JazzMadrid19 – Festival Internacional de Jazz de Madrid.

  • Fecha: 22 de noviembre de 2019.
  • Lugar: Sala Galileo Galilei (Madrid)
  • Grupo:
    John Scofield (guitarra)
    Jon Cleary (piano, voz)

Fotografía promocional

John Scofield: jubilación dorada

La fórmula del músico discurre por una fina línea. Una importante disquisición. El sempiterno dilema de contentar al público o a uno mismo. Sólo las grandes leyendas del género han podido cabalgar esta dicotomía con cierta dignidad. Es el caso del reputado guitarrista John Scofield, asiduo al Festival Internacional de Jazz de Madrid. Defiende en la sala Galileo Galilei un interesante dúo junto al pianista Jon Cleary. Un sentido homenaje a los clásicos de juventud. Constituye un paradigma de absoluta comunión. La jubilación dorada que muchos desearían más allá del Olimpo del jazz.

La propuesta quiere recordar en todo momento aromas del pasado siglo. Influye la disposición del templo madrileño. También la sobria composición del escenario. Piano de cola y guitarra. Con dos pases de suficiente hora y cuarto, aparecen en escena los artífices de la velada. Jon Cleary luce con cierto orgullo el estandarte del neoyorquino estereotipado. Scofield derrocha sobriedad y espera ceder protagonismo al instrumento. La colaboración de ambos intérpretes se remonta al disco Piety Street de 2009. La excusa son clásicos de rhythm and blues, boogie y el gospel más purista de Nueva Orleans.

Comienza el lleno de las 19:30 con “I’ve Got Jesus and That’s Enough”, apertura del mencionado disco. Embriaga la claridad del lenguaje. Cleary apuntala ortodoxos fraseos al piano mientras recita el salmo firmado por Dorothy Love Coates. Scofield comanda el ritmo. En sus caras se intuyen placer y responsabilidad por igual. Queda lejos la ampulosa versión del estudio. Impera la desnudez y la redención al Dios del blues. Los solos del guitarrista, carne de pentatónicas mayor y menor, arrancan los primeros aplausos de la sala. No ha hecho más que empezar.

Los nombres propios se suceden en el repertorio. El espíritu de Fats Domino sube al escenario previos primeros agradecimientos. Suena “Let the Good Times Roll”, otro himno del sur. El pianista baja el tempo hasta alcanzar cotas cercanas al ska. Su voz pide por momentos jarabe de cigarrillo del doctor Tom Waits. El respetable se deleita con palmas y silbidos. No obstante, la atracción para todos es Scofield, Cleary incluido. Sus acordes tienen el ímpetu del aficionado que delira por Jimi Hendrix. La tibieza del carné de jazz se disipa conforme avanza el espectáculo.

Es el turno de “Fever” esta vez, popularizada por Peggy Lee. Los acordes de inicio invitan a la sensualidad nocturna. La sala Galileo viste toques de incienso de Mardi Gras. Es de agradecer la disparidad más allá de Piety Street. El binomio acierta al buscar el reconocimiento de los presentes con temas más conocidos. Asimismo, no hay riesgo a la vacuidad al atacar canciones de orquesta por parte de Cleary y Scofield. El guitarrista no deja de deshacerse en halagos hacia su compañero. No en vano, él sólo suena a toda una banda.

Little Willie John brinda gran número de vítores esta noche. Dos de sus éxitos, “My Baby’s in Love with Another Guy” y “Talk to Me, Talk to Me” tuvieron su hueco. El segundo como broche final. “Stardust” es el único contrapunto a la clase maestra de boogie. La preciosa balada luce algunos de los punteos más vanguardistas de Scofield. Tras el bis, el guitarrista abre su corazón a Madrid un año más bajo los focos encendidos. Demuestra la solvencia y versatilidad que lo caracterizan. Un guiño por parte de Scofield a JazzMadrid 2019, uno de sus mayores devotos. Todo un retiro dorado de un músico que ha conseguido pasarse el juego del jazz.

Tomajazz.
Texto: © Coolcat, 2019
Fotografías © Promocional, 2019