image_pdfimage_print

Por Carlos Lara y Enrique Farelo.

  • Fecha: 22 de noviembre de 2019.
  • Lugar: La Pecera del Círculo de Bellas Artes (Madrid).
  • Grupo:
    François Carrier Trío
    François Carrier (saxo alto)
    Christian Pérez (contrabajo
    Michel Lambert (batería)

Si alguien se encuentra a François Carrier por la calle vestido de turista y con su camarita de fotos recorriendo los sitios más conocidos de Madrid, nadie diría que este señor canadiense de cara simpática es un auténtico mago en su profesión haciendo lo que más le gusta. Domina el saxofón alto con una admirable técnica y en el escenario se transforma, como un camaleón, en uno de los mejores músicos del jazz más avanzado y vanguardista de la actualidad.

Carrier es un músico que no deja indiferente. Tras finalizar el concierto uno tiene la impresión de que le han contado un montón de historias en 70 minutos. Tantos estímulos juntos son difíciles de asimilar. Conmueve, irrita y emociona con ese chorreo de notas espontáneas que se expanden como ondas en el agua.

Junto a Michel Lambert y Christian Pérez, de origen español, el trío dejó en el Círculo de Bellas Artes una actuación sólida y muy intensa. Es cierto que a lo largo del concierto hay free jazz, libre improvisación y vanguardia a tope. Todo admirable, haciendo que cada momento se disfrute de una manera diferente. La capacidad de sorpresa siempre está a punto y los músicos saben exprimir los instrumentos con infinitas posibilidades sonoras.

Los fraseos de Carrier son pura expresividad, la que tenía Charlie Parker con esa rápida e intensa digitación. Pero también hay resquicios de Coltrane y Threadgill que también significan mucho para Carrier.

Christian Pérez demostró su perfecta compenetración con el saxo y la batería, con quienes compartió muchos duetos, que contribuyeron a crear un cuadro sonoro lleno de matizaciones. Como los claroscuros que aportó Michel Lambert, extrayendo y aportando percusiones totalmente espontáneas, ya fuera  con escobillas o baquetas, sin estridencias, navegando como un velero hacia donde le marca el viento del saxo alto.

Disfrutamos de un concierto de tres creadores dispuestos a dar lo máximo al público y sin duda que lo consiguieron.

Tomajazz.
Texto: © Carlos Lara, 2019
Fotografías: © Enrique Farelo, 2019