image_pdfimage_print

Por Enrique Farelo.

JazzMadrid’19

  • Fecha: 30 de noviembre de 2019
  • Lugar: Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Madrid)
  • Grupo:
    Moisés P. Sánchez Project
    Moisés P. Sánchez: piano
    Toño Miguel: contrabajo
    Borja Barrueta: batería y lap-steel
    Cristina Mora: voz y teclado
    Miron Rafajlovic: trompeta, fiscorno, guitarra y percusión

Cuando te enfrentas a un pianista, más que eso, a un músico de la talla Moisés P. Sánchez se aglutinan las preguntas en el cerebro que apuntan a si será un artista camaleónico y caleidoscópico que transmuta más allá del jazz.

Y es que su música está cargada de múltiples influencias, tan extensas que resulta difícil de asimilar que ensamblen con tanta naturalidad y fluyan con tan aparente facilidad.

Moisés P. Sánchez Project abarca una paleta multicolor que va desde la obra de Chick Corea, Return to Forever (ECM Records 1972), pasando por grupos Canterbury como National Health (Amanda Parsons) o la orquestaciones de Renaissance. No queda ahí la riqueza que el quinteto aglutina; Azimuth con Norma Winstone, Flora Purim o Julie Driscoll son influencias de Cristina Mora. Una vocalista de excelente nivel y voz cálida e intimista que se suma al grupo como un instrumento más, no dudando en utilizar técnicas vocales como el vocalise o el scat (en menor medida) así como el canto como tal, al menos en una de las piezas.

Como pianista, Moisés P. Sánchez, alcanza la excelencia camaleónica vistiendo el piano de arpa y otras en instrumento de percusión, apoyándose en grandes del teclado como Chick Corea, Keith Jarrett o Bill Evans. Sus composiciones son precisas y coloristas con arreglos propios de una orquesta sinfónica que se transforman en pequeños himnos a la que contribuyen Cristina Mora y sobre todo la trompeta de Miron Rafajlovic.

El quinteto funcionó como lo haría una montaña rusa con subidas y bajadas, con intimismo y  ardiente pasión que te mantienen en alerta sin caer ni en la repetición ni en el hastío a todo aquel que acerca su música al oído. Imaginación y arreglos sinfónicos para el quinteto y jazz swing para un trío de vanguardia sin perder un ápice de tradición ni virtuosismo con Moisés P. Sánchez, Toño Miguel y Borja Barrueta funcionando como una máquina que empasta y ensambla con  perfección y solidez a velocidad sideral.

“El romanticismo lírico en un rincón de tu corazón”, bien podría ser la frase que defina la sensibilidad que exhibe el proyecto de Moisés P. Sánchez. Música emotiva, poética y lírica de sentimiento profundo y profuso que cala hondo hasta la extenuación y que llega al corazón tanto como al cerebro haciendo las delicias de todos los que se acercaron a degustar su música.

There’s always madness es su último álbum y es el que presentó en sociedad en estreno absoluto. Un disco que nadie había escuchado previamente pero que si se parece en algo a lo mostrado en el concierto podemos afirmar sin error a equivocarnos que estamos ante uno de los discos más destacados del año en España y me atrevería a decir a nivel internacional.

Un una pieza a piano solo de Moisés P. Sánchez (a modo de concertista clásico) como extra del concierto sirvió de broche final a una velada inolvidable y uno de los mejores conciertos del JazzMadrid19.

Bendita locura la tuya Moisés P. Sánchez.

Texto y fotografías: © Enrique Farelo, 2019