image_pdfimage_print
  • Fecha: 11 de mayo de 2012.
  • Lugar: Auditorio Municipal de Aljezares (Murcia).
  • Componentes:
    Joan Soler : guitarra eléctrica.
    Voro García: trompeta y fiscorno.
    Alberto Palau: piano.
    Lucho Aguilar: contrabajo.
    Juanjo Garcerá: batería.
  • Comentario:

    Extraordinaria afluencia de seguidores, aficionados y público de todas las edades en el recientemente inaugurado Auditorio Municipal de Aljezares, para presenciar el proyecto musical llamado Jazz de cine (2008) del guitarrista y compositor valenciano Joan Soler. Músico autodidacta, en los comienzos de su carrera Soler estuvo influenciado por maestros como Joe Pass, Kenny Burell y John Abercrombie, entre otros. Figura pionera e imprescindible en la música de jazz que se hace en nuestro país, sus trabajos como líder y colíder: Joan Soler Trío (1990), Joan Soler & New York Jazz Trío (1994), Party Time (1995), Old Portrait (2002), Per l’altra banda (2002), estos tres últimos junto al saxofonista Ramón Cardo, y acompañante en diversos proyectos de consagrados músicos internacionales como Jimmy Owens, Lou Bennett, Bob Mover, Sean Levitt y muchos otros, así como su labor docente, avalan la extensa y fructífera carrera musical de este excelente guitarrista. Joan Soler tiene también colaboraciones en diferentes trabajos discográficos con músicos nacionales: Colors (1988) de Joc Fora, Perico Sambeat (1990) de Perico Sambeat, Homenaje a Charlie Mingus (1992) y M.D.M (1999) ambos de Jordi Vilà, Tren a las diez (2003) de Jordi Fabregat y El principio (2007) de Ricardo Belda.

    El grupo lo conformaba además otros cuatro músicos, entre ellos el joven trompetista Voro García, que actuó en sustitución de Paul Evans. La sesión comenzó a trío, con una larga introducción de guitarra a la que se fue sumando el contrabajo y la batería. El tema “Over The Rainbow”, de la película musical de fantasía El mago de Oz, sonó cálido y delicado. Tras anunciar al resto de componentes, la actuación continuó con el conocido “Así habló Zaratustra” de Richard Strauss, tema central de la película 2001: Odisea en el espacio , inspirados en una versión de Eumir Deodato, de los años 70. “Summer Of ’42”, del gran compositor francés Michel Legrand fue la siguiente pieza, esta vez interpretada, la melodía, por Voro García, realizando también un elegante solo de trompeta que fue lo más destacado en este tema, arropado por el acompañamiento de la guitarra a golpe de bossa nova , los acordes del pianista Alberto Palau y los toques sutiles del baterista Juanjo Garcerá. El papel del contrabajista Lucho Aguilar fue yendo a más conforme se daba la actuación y efectuó una gran labor en la sección rítmica. En el tema de la película Pinocho seria el pianista Alberto Palau el encargado de poner la pieza en desarrollo y mostrar sus habilidades, en la que también lucieron las improvisaciones de Aguilar con un solo limpio y bien estructurado de contrabajo. La pieza estrella de la noche fue “Morricone medley”, un homenaje al compositor Ennio Morricone, para lo cual enlazaron tres melodías, dos de ellas de la película Cinema Paradiso y una tercera de la película La misión . Los arreglos musicales combinados con los distintos instrumentos, crearon voces y sonidos diferentes y bien acoplados. Rebasado el ecuador del concierto, el líder anunció el tema principal de la película Misión imposible , pieza de por sí ya marcada por el claro carácter jazzístico que contiene, lo que dio lugar a una enérgica y fluida improvisación del trompetista, seguida de otro excelente solo de guitarra. La técnica depurada de Joan Soler y la destreza de Alberto Palau terminó en un toma y daca a modo de complicidad entre ambos, lo que subió notoriamente la dinámica del tema. El carácter ecléctico del jazz hace que el tema de la película Cenicienta suene perfectamente encajado a ritmos de latin samba . Buen trabajo aquí del baterista Juanjo Garcerá, que desplegó sonidos de platos, charles y caja de forma magistral, así como sus compañeros de grupo Alberto Palau y Lucho Aguilar, con cortos pero elocuentes solos. Para despedir el concierto con alegría qué mejor que “La senda de los elefantes”, del compositor Henry Manzini, en el que destacó el trompetista Voro García, sacando su potencial hasta extremos sonoros intensos de gran calidad. El pianista Alberto Palau realizó aquí, una de las mejores improvisaciones de toda la actuación. De vuelta a la exposición y todo sonaba compacto y bien medido.

    El jazz y el cine se encontraron de nuevo en un proyecto elegante, ameno y simpático, de la mano de este gran compositor y sus compañeros de banda. Después del concierto los músicos acudieron invitados a una jam session organizada por la asociación Zarangojazz en el club Jazzazza, de la que disfrutamos hasta altas horas de la noche tocando standards de jazz y en la que algunos músicos de la región pudieron compartir música y escenario con la banda llegada de Valencia. Sesión completa, todo un lujo, por decirlo de alguna manera…

    Texto © 2012 José Antonio García López