image_pdfimage_print

Por José Antonio García López.

  • Murcia Jazz Festival
  • Fecha: 7 de marzo de 2020
  • Lugar: Teatro Bernal (El Palmar-Murcia)
  • Grupo:
    Curro García Quintet
    Curro García: batería
    Enrique Oliver: saxo tenor
    Joan Saldaña: saxo alto
    Javier Bermejo: piano
    Jesús Gea: contrabajo

El histórico Teatro Bernal acogió la actuación de Curro García Quintet, dentro de la programación de la primera edición de Murcia Jazz Festival, para llevar el jazz a los barrios y pueblos del extrarradio de la capital. Este acercamiento popular a este género musical comenzó el pasado 29 de febrero con un pasacalles de la agrupación Dixieland Train Jazz Band, arropada por cientos de ciudadanos.

El quinteto, formado por extraordinarios músicos de la escena nacional, realizó una revisión del álbum Cinco Ciudades y una Verdad Amarga (Cotijazz Record, 2017). Un trabajo discográfico que nos muestra la genialidad y la desenvoltura compositiva del baterista Curro García.

La sesión comenzó siguiendo el orden de los temas integrados en el disco, con la pieza “Intro”, realizada en solitario por el pianista Javier Bermejo, para dar paso a “Morriña”, una composición cargada de una fuerte energía rítmica, armónica y melódica, con cambios muy dinámicos, en la que lucieron las improvisaciones de los dos principales solistas, Enrique Oliver y Joan Saldaña, con extensos solos que llevaron la partitura hacia espacios sonoros de gran intensidad. El líder del quinteto anunció el siguiente tema llamado “Nefrén”, una composición muy lírica y mágica que iniciaron con una introducción del contrabajista Jesús Gea, pilar sólido e indiscutible de la formación, que vino sustituyendo a Andrés Lizón, contrabajista original del grupo en la grabación. Tras la exposición conjunta de los vientos, fue Saldaña el encargado de desarrollar el primer solo, bien construido, largo y muy expresivo, desplegando intensos fraseos sobre la estructura. Oliver desarrolló también su parte improvisada con un lenguaje muy sutil y  fluido, y un sonido profundo y vigoroso. El buen groove creado por el grupo se mantuvo en toda la velada. En “Five Cities With Karen” destacaron los solos del pianista Bermejo, ágil y creativo en su intervención, y los diálogos superpuestos de los vientos, logrando un clímax excepcional.

El encargado del sonido, el espacio y la buena acústica del pequeño teatro fueron factores importantes en el resultado de la sesión, que continuó con la melancólica balada “We’ll Be Together Again” (Carl T. Fischer / Frankie Laine) en la que brillaron los arreglos de piano y un magistral solo del contrabajista, que realizó una labor encomiable a lo largo de toda la actuación. Bermejo, Saldaña y Oliver, tuvieron también aquí sus espacios para los solos, con sugerentes y delicados fraseos. Otro de los temas más lucidos del repertorio fue “Leonard”, Home Tone (SKIP Records, 2012) del saxofonista húngaro Tony Lakatos, con alargadas y elegantes improvisaciones de Saldaña, Oliver y Bermejo. El baterista García marcó el inicio de “New York Attitude”, New York Attitude (Uptown, 1984) del pianista Kenny Barron, a un tempo rápido, no apto para cardiacos… El primero en arrancar fue Oliver, acometiendo su solo con una flexibilidad técnica arrolladora, y un discurso decisivo, colmado de largos fraseos enlazados. Saldaña no se quedó corto en su libre improvisación, aportando su personal y exquisita elocuencia creativa. La complicidad de la sección rítmica, abrigando a los vientos en sus respectivas intervenciones, fue decisiva, alcanzando una gran comunicación interactiva dentro del quinteto. Tras las intensidades creadas por los vientos, el pianista Bermejo trazó su improvisación con un rico lenguaje, fresco y ágil en su ejercicio. García cerró las ruedas de solos con una muestra de sus grandes habilidades en la batería. El emotivo bolero “Verdad amarga” de Consuelo Velázquez, cantado por el líder, y la pieza “ET”, decidieron el final de la actuación. En respuesta agradecida por los aplausos del aforo, tocaron un bis, el tema de estilo hard bop “Brilliant Corners”, Brilliant Corners (Riverside Records, 1957) de Thelonious Monk, para acabar con un concierto de gran nivel musical, en el que dejaron buena huella de su paso por el festival.

Un día antes de acabar esta crónica llegaba la notificación, por orden municipal, de la suspensión temporal de Murcia Jazz Festival y todos los actos culturales programados, en previsión de posibles contagios por coronavirus. Cuídense.

Texto: © José Antonio García López, 2020
Fotografías: © Murcia Jazz Festival, 2020