image_pdfimage_print

Por Juan Antonio Serrano Cervantes (texto) y José Luis Luna Rocafort (imágenes).

II Jazz Point Ibiza

  • Fecha: 6 de marzo de 2020. 21:30 (Primer concierto)
  • Lugar: Heart Ibiza
  • Grupo:
    Muriel Grossmann Quintet
    Muriel Grossmann (saxos tenor, alto y soprano)
    Radomir Milojkovic (guitarra)
    Joe Sanders (contrabajo)
    Uros Stamenkovic (batería)
    Llorenç Barceló (órgano)

El año 2020 ha comenzado bien para las Islas Baleares si hablamos de festivales de jazz. Por un lado, entre el 13 y el 23 de febrero se ha celebrado la primera edición del Jazz Palma Festival. Cierto es que en la isla ya se celebran otros festivales de cierta entidad, y sin ir más lejos, las actuaciones del Jazz Voyeur 2019 se realizaron en escenarios de dicha capital, la ciudad de Palma – también conocida como Ciutat – no disponía de un festival de jazz a su nombre desde 1990. Era una vieja aspiración que la capital de la isla y la Comunidad tuviera su festival que este año se ha cumplido. Quien siga la sección INSTANTZZ habrá podido disfrutar de las galerías fotográficas del evento.

Por otro lado, entre los días 6 y 8 de marzo hemos difrutado también de la primera edición del Jazz Point Ibiza, gracias a la iniciativa de los promotores Joel Chriss y David Moss junto con la saxofonista Muriel Grossmann, aparte de la colaboración de numerosos amigos, una aportación económica del Consell de Ibiza, además de la cesión por el Ayuntamiento de mobiliario y salas para celebrar varias master classes más la inclusión en el cartel de la Big Band Ciutat d’Eivissa completando el festival, con un total de tres escenarios diferentes, tres grupos locales y dos internacionales con varias combinaciones entre ellos.

Para comenzar, pero no por ello la menos importante, Muriel Grossmann. Su cuarteto con Radomir Milojkovic (guitarra), Gina Schwarz (bajo), y Uros Stamenkovic (batería) se ha convertido en quinteto al añadir al mallorquín Llorenç Barceló (órgano), presentando además nuevo disco con esta formación: Reverence (Dreamlandrecords CD, RR GEMS Records 2 LP, 2019). La ausencia de Gina Schwarz fue cubierta por Joe Sanders. Nacido en Milwaukee, Wisconsin, Sanders ha grabado dos discos a su nombre y como sideman con, entre otros, Christian Scott, Ambrose Akinmusire, Gerald Clayton, Dayna Stephens o Charles Lloyd; con este último grabó Wild Man Dance (Blue Note, 2015). Lloyd es un saxofonista con una idea similar a Grossmann en cuanto a buscar el lado espiritual en la música que hacen, así que uno de los alicientes de la noche era ver cómo encajaría Sanders en el universo tan personal de la saxofonista.

Comenzaron con “Golden Rule”, tema que da nombre a su aclamado disco de 2018. Muriel al soprano y usando como trampolín el ritmo de “Acknowledgement” de A Love Supreme para llegar a la estratosfera, y con un solo de Radomir Milojkovic generoso en su duración. Al mismo disco pertenece “Core”, el segundo tema que nos interpretaton, éste con un tempo más rápido, con M.G. al saxo tenor, Llorenç Barceló aportando con sus teclados aire nuevo al grupo (amante del sonido del Hammond B3, Llorenç se ha construido su propio órgano), Uros Stamenkovic tirando como una locomotora y Joe Sanders manteniendo el tipo, ya fuera con los dedos o en alguna ocasión con el arco; a partir de este momento, todo fue material incluido en Reverence, continuando con tres temas seguidos: “Sundown”, “Union” y “Water Bowl”, jazz con influencias africanas que ya se intuían en anteriores trabajos de Muriel pero adaptándose siempre a lo que ha sido su mundo interior; alternó el tenor con el soprano y el alto, a veces interactuando con el órgano, otras con momentos más meditativos, y Joe Sanders atreviéndose ya con algún solo. Terminaron su concierto con dos temas enlazados: “Chase” y “Okan Ti Aye” (Corazón del mundo en yoruba). A partir del sonido de la Kalimba y varias pequeñas percusiones africanas, el grupo nos sigue ofreciendo solos de saxo incendiarios, la continua creación de nuevas texturas por parte de Llorenç Barceló, un interesante dúo entre batería y guitarra, para seguir con un trallazo final de saxo tenor acabando con un solo de Uros a la batería. No hubo bises, parece ser que por cuestiones horarias, todavía quedaba mucha música por delante.

Hemos visto conciertos más explosivos del grupo, pero en cualquier caso nunca defraudan.

Tomajazz:
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020.
Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020.