image_pdfimage_print

Por Pachi Tapiz.

Además del repaso a su biografía, magnífico el artículo de Jan Tilkut publicado en Tomajazz el día del centenario del nacimiento de Charlie Parker, la escucha del legado de Bird es esencial para entender la importancia de este músico en la historia y el desarrollo del jazz. Excusatio non petita…, va en este breve artículo un intento de aproximación sonora a este genio de la música, con una propuesta que en 2020 sigue de plena actualidad y que no ha perdido un ápice de su energía inicial.

Recopilatorios: Charlie Parker en breve… o no tanto

A quien quiera iniciarse en la discografía de Charlie Parker se le pueden recomendar múltiples recopilatorios. Uno de ellos, Bird of Paradise (Le Chant Du Monde, 2005. 2CD) es un doble CD que sirve para tener una idea de la trayectoria de este saxofonista y compositor. Abarcando desde 1941 hasta 1954, además de los temas históricos que grabó como líder o co-líder, incluye piezas imprescindibles en combos liderados por Dizzy Gillespie o Charlie Parker, así como temas grabados con la Orquesta de Jay McShann, con Nat King Cole. Incluye algunas piezas de sus controvertidas sesiones con cuerdas, y temas en directo que registraron su paso por el Jazz At The Philharmonic de Norman Granz.

Rétrospective 1940-1953 (Saga, 2005. 3CD) retoma el mismo planteamiento que Bird of Paradise. La novedad es un tercer CD en el que se incluyen grabaciones en la radio y en directo, que aportan razones adicionales a la grandeza de este coloso del saxo alto. Un elemento que hace especialmente recomendable este recopilatorio es el extenso libreto de casi 90 páginas, que argumenta (en inglés y francés) los elementos musicales e históricos  que ayudan a entender y poner en contexto la importancia de cada tema. Tal es así, que incluye como pieza separada (la titulan “The Famous Alto Break”), el solo en “A Night In Tunisia”, que equiparan en importancia al inicio del histórico “West End Blues” de Louis Armstrong.

Otro recopilatorio más que recomendable, pero limitado a cuatro años, es Charlie Parker: The Essential Charlie Parker (Union Square Music, 2004. 2CD), con grabaciones entre 1945 y 1948, “de su periodo más creativo y estable”, según comentaba Fernando Ortiz de Urbina en “1943-1959: entre el Bop y el Free – La Edad de Oro. Especial 25 Discos de Jazz: una Guía Esencial” acerca de esta obra.

Una vez iniciado en su música, y antes de entrar en la fase de las “grabaciones completas en…”, una buena alternativa es la caja de siete CD The Bebop Revolution. The Complete Studio BeBop Master Takes 1944-1954 (Le Chant Du Monde, 2008. 6CD). Allí está la música grabada por las formaciones lideradas por Charlie Parker, Dizzy Gillespie y Miles Davis que sentaron y desarrollaron la esencia del bebop, así como las sesiones a nombre de Tiny Grimes, Red Norvo, Sir Charles Thompson y Slim Gaillard que entre 1944 y 1945 sirvieron para mostrar por primera vez la genialidad de esta nueva manera de afrontar la creación jazzística.

Grabaciones completas: el festín sonoro de Charlie Parker

El paso final que todos los fans de Charlie Parker hemos dado, es darnos un atracón de su música recurriendo a las grabaciones completas de su paso por los sellos que registraron su genio creativo.

El sello Definitive Records publicó un total de ocho CD (en varios formatos, uno de ellos con dos cajas de cuatro CD cada una), con las grabaciones completas en los sellos Savoy y Dial, las discográficas en las que Charlie Parker dejó constancia de su genio en el inicio de su carrera. Como corresponde a tal iniciativa discográfica, se incluyen las tomas alternativas, inicios falsos y tomas incompletas que resultan imprescindibles para los fans irredentos o estudiosos del tema, pero que en algún momento (especialmente cuando el grupo no estaba en pena forma y le costaba dar con la tecla para lograr una toma satisfactoria del tema), puede resultar un tanto exasperante.

Otro tanto se puede decir de la caja de diez CD The Complete Charlie Parker On Verve. Además de las grabaciones en estudio, incluyendo las controvertidas sesiones con cuerdas, la diferencia con las cajas de Savoy y Dial es que se incluyen las impagables participaciones de Bird en directo en el espectáculo Jazz At The Philharmonic del empresario Norman Granz. En este show itinerante, de gran éxito entre el público, se podía escuchar a las grandes figuras del jazz de la época. Es por ello que se puede gozar de Bird en plena forma junto con algunos gigantes del jazz (la caja comienza con un “Sweet Georgia Brown” de nueve minutos reflejando el ambiente de una jam session bien caliente), y de todo ello surgen unos cuantos momentos históricos con la genialidad imbatible de este portento del saxo alto.

© Pachi Tapiz,2020