image_pdfimage_print

 

Edward Perez. © 2011 Rafa Márquez

Concierto magistral el que tuvo lugar en el ya emblemático Jazzazza (Ce n´est pas un bar), en Aljezares – Murcia. Tener la oportunidad de escuchar a los músicos que forman el trío del joven contrabajista Edward Perez, en un lugar pequeño y acogedor en el que se respeta el silencio, es todo un lujo al alcance de los que saben apreciar este tipo de música. Decía lo de magistral porque así me lo pareció en varios aspectos: complicidad entre los miembros del grupo, manejo de abundantes dinámicas, nada lineal, entrega total en la ejecución musical y una serie de actitudes propias de unos grandes profesionales, como es el caso. La trayectoria de estos tres músicos es vertiginosa y audaz. Por un lado, el contrabajista y líder del trío: Edward Perez, un músico que se acopla sin tapujos a todos los estilos, bien influenciado por sus dos colegas de trabajo, pero poniendo siempre ese algo más de su propio sello personal. Además posee ya en su haber varios discos como líder, arreglista y acompañante. El joven pianista Shai Maestro, asiduo acompañante en el grupo de Avishai Cohen, es la columna armónica del grupo, barajando ideas entre sus influencias de la música clásica y un lenguaje moderno, puramente jazzístico. Sin olvidar al carismático Ziv Ravitz, todo un contenido de energía musical a través de su batería, que no dio tregua en toda la sesión. Sus solos de batería fueron lo más aplaudido del concierto.

Shai Maestro. © 2011 Rafa Márquez

La sesión se desarrolló en dos pases. El primer pase dio inicio con el tema “Sea lo que sea” con una pequeña introducción del piano, sutil y sosegada, como preámbulo de un concierto bien ambientado, que fue ganando en intensidad conforme avanzaba. En esta primera pieza larga alternaron diferentes rítmicas de la mano del baterista Ziv Ravitz. Los toques en sus platos envolvían con delicada y precisa sonoridad los sonidos de sus otros dos compañeros, conteniendo las intensidades que se sucedían. Ravitz realizó un trabajo excepcional. Después del segundo tema Perez presentó a sus compañeros y dio paso a una tercera pieza del guitarrista Juan Manuel Cañizares. Una adaptación que recordaba los caminos de la fusion y el flamenco, influencias que se dan también en el líder y contrabajista. Para continuar eligieron un tema funk, “I Never Thought”, que hizo aumentar el ánimo y la conexión con el público presente. Otra ocasión para embriagar el ambiente con sendas improvisaciones de cada componente, a cual de ellas más vehementes e intensas. El último tema de esta primera sesión fue “Estrecho de Magallanes”, contundente, a golpe de ritmos afro-latinos. En la batería de Ravitz sonaron golpes atávicos al encuentro con la herencia y el origen de la propia música.

El segundo pase comenzó con un standard de Ornette Coleman, a swing medio, en el que alternaron sus improvisaciones sobre distintas estructuras armónicas. Una pieza a destacar fue “Dedalo”, otra composición de Edward Perez. El contrabajista quiso recordarnos nuestra cercanía con el continente africano y basó un tercer tema en un continuo ritmo afro y mezclas latinas, ritmos en los que Perez se desenvuelve con suma placidez y buen control. Una canción de cuna se transforma en una balada recurrente en las manos del pianista. A caballo entre la música clásica y el jazz, Shai Maestro juega con el piano, llevando su sonido al extremo del teclado, dejando en el aire esas notas que no da, pero que el oyente reconoce como evidentes. Hubo también un homenaje rítmico al folclore de Bulgaria y centro Europa en una pieza corta y muy animosa. Para despedir el encuentro, el grupo realizó un largo bis. Una nostálgica balada plagada de lirismo y fuerza, con un sonido y un groove impecable.

Un concierto irrepetible que quedará largo tiempo en el recuerdo de los que fuimos testigos. Buenos músicos y buenos profesionales.

Texto: © 2011 José Antonio García López
Fotos: © 2011 Rafa Márquez

Fecha: 12 de febrero de 2011
Lugar: Jazzazza – “Ce n’est pas un bar”, Murcia

Componentes:
Edward Perez: contrabajo.
Shai Maestro: piano.
Ziv Ravitz: batería.