image_pdfimage_print

XXXII Eivissa Jazz

  • Fecha: 4 de septiembre de 2020, 22:30
  • Lugar: Baluard de Sta. Llúcia (Eivissa / Ibiza)
  • Grupo:
    Chris Kase Quartet
    Chris Kase (trompeta y fliscorno)
    Marcos Collado (guitarra)
    Ander García (contrabajo)
    Miguel A. Benito (batería)

El cuarteto liderado por Chris Kase fue el encargado de cerrar esta menguada edición de Eivissa Jazz 2020, pero edición que al fin y al cabo se pudo realizar. El tiempo dirá si en la próxima edición seguiremos con mascarillas y distancias sociales o podremos disfrutar del festival a la antigua usanza. Volviendo al cuarteto, llevan tocando juntos desde 2014 y excepto “Mediant Motion” y “We’ll Be Together Again” la música que tocaron se encuentra en su disco Let Go (Errabal Jazz 2018). Era el primer concierto del trompetista desde que comenzó el confinamiento (no así de sus acompañantes), detalle que tenemos que agradecerle.

Antes de nada, hay que recordar que, como en las noches anteriores, José Miguel López había enviado unos vídeos de presentación por no haber podido viajar hasta la isla. Mensajes con su erudición habitual y con la magia de lo casero: sonidos ambientales, un perro que ladra, etc. Un vídeo de presentación del primer grupo, otro tras el intermedio presentando al segundo grupo, y un tercero de despedida.

Tras ese primer vídeo citado, el cuarteto de Chris Kase.

Comenzaron con “Teaser”, basado en la armonía del estándar “Star Eyes”, iniciando Kase con leves toques a la trompeta y con varios solos del trío acompañante, como si fuera una presentación no explícita de los músicos. Cambio al fliscorno en “Mediant Motion”, contenido en su disco Ode (Nuba Records / Karonte, 2008), con armonías que se mueven por intervalos de terceras mayores y menores, tocado con gran intensidad y con buen solo del guitarrista Marcos Collado.

“We’ll Be Together Again” es el único tema de la noche no compuesto por Kase (Carl T. Fischer), preciosa balada que se inicia con la trompeta y el acompañamiento del contrabajo de Ander García, secundados luego por Miguel Benito suavemente con las escobillas y también la guitarra acompañando con sutilidad. Vuelta al fliscorno y a la velocidad en “Courting Disaster”, con otro buen solo de guitarra, velocidad que se moderó en “The Wishing Song”, también al fliscorno y un buen solo de Ander García al contrabajo.

“Riff One” fue uno de los temas que más me gustó, lleno de dinamismo y potencia, con buena parte tocada por el trío y uniéndose luego Kase con la trompeta para ofrecernos hasta el final otro buen momento con el cuarteto completo; quedaban dos temas para acabar, “Song of the Underground Work Song” y “Roweena”, ambos con trompeta y el segundo un blues donde los músicos van cambiando los tonos sucesivamente en lo que se conoce como técnicas de serialismo y destacando también sendos solos de Ander García y Miguel Benito al contrabajo y batería.

Así se acabó la música. No estaba José Miguel López para salir al escenario y animar al público a que pidiera otra con sus aplausos. La temperatura había bajado significativamente y se notaba cierta frialdad en el baluarte, para colmo, el mensaje grabado de despedida no se pudo emitir, se habían enviado los tres vídeos pero uno de ellos repetido a cambio del último y cuando los técnicos se dieron cuenta ya era tarde para subsanarlo. Tampoco salió nadie al escenario para despedir oficialmente el festival y pedir ese aplauso para la organización, técnicos de luces, sonido, etc, en fin, toda la gente que ha hecho posible estas tres noches de jazz. Fue un final demasiado abrupto y desangelado para una edición que merecía algo mejor por haber sido organizada en estos tiempos tan oscuros. Aprovecho este momento para pedir ese simbólico aplauso porque este y otros festivales han demostrado que se pueden organizar eventos así en los tiempos que corren. Hablando de simbolismos, el próximo año se cumplirá la edición 33 de Eivissa Jazz, uno de esos números redondos que tanto nos gusta celebrar. Esperemos que sea una edición memorable y podamos leerlo en Tomajazz. Hasta el año que viene.

                                                                                   Texto: © Juan Antonio Serrano Cervantes, 2020
Fotografías: © José Luis Luna Rocafort, 2020