image_pdfimage_print

Como si de una fórmula química se tratara, James Brandon Lewis presenta Molecular, trabajo en el que sigue demostrando por qué es uno de los saxofonistas más interesantes de la última décadas. Le acompañan en su nueva aventura el baterista Chad Taylor, el pianista Aruán Ortiz y Brad Jones al bajo.

Como explica Brandon Lewis en el folleto que acompaña al álbum, la idea de un álbum que se construye sobre un cuarteto completamente nuevo, parte de la idea de “”Música Sistemática Molecular” o “música biológica”, de modo que el tema central del álbum se expande y contrae casi de forma alterna, sobre cada uno de los once temas que lo componen, como un organismo vivo.

Nadie debería extrañarse. En cada proyecto, James Brandon Lewis ha desarrollado un universo diferente: desde la oda al jazz más espiritual de Divine Travels, al manifiesto surrealista que propone en Unruly Manifiesto o su debut como líder de su propia banda en Moments.

 Al aplicar ese concepto de estructura molecular a su música, Brandon Lewis propone una nueva estructura armónica en la que la libertad de improvisar se mueve siempre dentro del límite de las formas. O dicho de una forma mucho menos pedante: Brandon Lewis da vía libre a la improvisación que le caracteriza, pero a cambio de no alejarse demasiado del tema o, como mucho, dándose un respiro de más libertad en alguna coda.

Es así como en lugar de los temas casi “infinitos” en lo formal de sus anteriores trabajos, recurre a temas circulares, a estrofas que que corren en paralelo, se entremezclan durante un momento para, a continuación, volver a su individualidad. “A lotus speaks” el tema con el que comienza el álbum es buena muestra de ello; “Of first importance”, la balada que le sigue a continuación, acentúa ese mismo rasgo, en el que de un “punto A” se llega a un “punto B”, a medida que las notas y el tempo se desenvuelven de forma natural, casi como si no hubiera otra forma de hacerlo.

Incluso en temas más “free” como “Helix” que arrancan como un torbellino de fuerza, la estructura no tarda en “reconducir” ese impulso inicial para mantenerle de alguna manera “pegado” al tema, lo que tiene un punto de genialidad. Al alejarnos de la estructura formal del disco sin embargo encontramos detalles aquí y allá que nos recuerdan que a fin de cuentas lo que tenemos entre manos el un disco “muy de jazz”: ahí están los grooves de Brad Jones, blues y harmónicas ocasionales, ritmos latinos al piano en temas como “An Anguish Departed”, o el soul de “Loverly” con el que se cierra el álbum.

Como comentábamos al principio, el saxo de James Brandon Jewis crea un universo propio; uno en el que entramos poco a poco, pero que tras varias escuchas, cada vez encontramos más reconfortante y cercano. Sin ser uno de los “discos del año”, Molecular tiene al menos la virtud de ser un disco bonito, de esos que permiten descubrir nuevos detalles cada vez que lo escuchamos.

Texto: © Rudy de Juana, 2020. http://www.caravanjazz.es/

James Brandon Lewis Quartet: Molecular
James Brandon Lewis: saxo tenor, composiciones
Aruán Ortiz: piano
Brad Jones: contrabajo
Chad Taylor: batería, mbira
Grabado en 2020. Publicada en 2020 por Intakt.