image_pdfimage_print

Muhal Richard Abrams The Complete Remastered Recordings On Black Saint and Soul Note (Cam Jazz, 2012)

 A quien siga la serie The Complete Remastered Recordings On Black Saint & Soul Note es posible que le asalte la duda acerca de qué se puede llegar a entender con eso de “completo” que aparece en los títulos genéricos. En el caso de la caja con ocho CD dedicada a Muhal Richard Abrams, en la página de Cam Jazz aparecen otras nueve grabaciones más en las que en la mayor parte de los casos este pianista fue el titular de la grabación, y que por tanto debieran haber aparecido en esta caja. No resultaría extraño, por tanto, que en unos meses aparezcan en una segunda entrega para cumplir con lo que se indica en el título.

En cuanto a las grabaciones contenidas, sobresalen las tres publicadas a nombre de The Muhal Richard Abrams Orchestra. Las big band y las grandes formaciones son un terreno en el que Muhal Richard Abrams se mueve con gran comodidad. En sus manos son unos instrumentos que lo mismo le sirven para reivindicar ese formato con guiños a los clásicos, que como un terreno en el que experimentar en distintos planos.

Blu Blu Blu (1990), es una de las mejores obras por una big band de las últimas décadas. Su líder acierta a todos los niveles: el compositivo y los arreglos con temas como el blues que da título a la grabación, “Bloodline”, “One For The Whistler” o “Stretch Time”; también resulta todo un acierto en cuanto a los músicos integrantes de la formación, comenzando por los silbidos del espectacular Joel Brandon y continuando con Jack Walrath, David Fiuczynski, Joe Daley, Alfred Patterson, John Purcell, Brad Jones, Warren Smith, Thurman Baker… El resultado final hace que el disco sea de escucha obligada y repetida de principio a fin.  The Hearinga Suite (1989) también es un gran disco para big band con muy buenas composiciones y muy buenos músicos, pero sin llegar a alcanzar la magia del anterior, algo que por otra parte no es tarea fácil. Rejoicing With The Light es un disco de 1983 en el que se incluía una versión inicial del fantástico “Bloodline”.  Junto a momentos más concretos como este último, aparecían otros de un carácter experimental en los que el pianista se dedicaba a trabajar con las texturas sonoras que era capaz de extraer de su orquesta.

Ese carácter experimental es el que impera en sus composiciones, y por tanto en sus grabaciones de la década de los ochenta. Otro elemento muy importante en su música es el blues. De todo ello hay en Blues Forever (1981) con temas como el magnífico “Du King” (en homenaje a Duke Ellington) rebosante de swing, o los nueve minutos de “Blues Forever” con un magnífico Jean-Paul Bourelly. Junto a estas piezas aparecen otras de un carácter más abierto como “Clusters For Many Worlds” o “Quartet To Quartet” en su parte inicial.

Ese mismo carácter experimental es el que predomina en Mama And Daddy (1980). George Lewis, el trompetista Baikida Carroll, el tubista Bob Stewart, el violinista Leroy Jenkins, el baterista Andrew Cyrille o el percusionista Thurman Baker son algunos de los  músicos que participan en esta grabación. Los tres primeros temas (“Fafca”, “Balu”, “Malic”) tienen un carácter fascinante dentro de su abstracción. Tienen esa fantástica cualidad (que no posee toda la música) de sugerir historias de un modo en absoluto explícito, de transmitir esa característica fundamental del jazz que es sorprender nota a nota, en este caso desde la composición. En el último tema, “Mama And Daddy”, aparecen nuevamente las referencias al gospel y al blues, con una melodía muy elaborada a nivel de partitura, magníficamente desarrollada en los distintos solos.

No obstante, si hay un disco en el que predomina el carácter experimental y experimentador este es Spihumonesty (1979). Un disco sin batería, en el que se incluyen voz (Jay Clayton), trombón (George Lewis que también utiliza el sousaphone y sintetizador), saxo y flauta (Roscoe Mitchell), piano, piano eléctrico y órgano (Amina Claudine Myers) e incluso el theremin (Yousef Yancey), además del piano y sintetizador de Muhal Richard Abrams. Cada uno de los temas presenta una configuración diferente, lo que sirve para que cada una de las composiciones tenga un carácter propio y diferenciado. En total integran una obra de menos de 30 minutos que busca nuevas vías en la composición y la instrumentación.

Las dos grabaciones restantes son View From Within (1984) y Think All, Focus One (1994). En la primera de ellas se alternan los momentos en los que priman las melodías (el magnífico blues “Down At Peppers”, el carácter latino de “Laja” o el buen swing de “Positrain” a partir de un inicio abstracto), frente al carácter enigmático de “View From Within”, el carácter crispado de “Personal Conversations” o el carácter abstracto de “Inner Lights”. En cuanto a Think All, Focus One es el último en orden cronológico. El septeto integrado por Eddie Allen (trompeta), Eugene Ghee (saxo tenor y clarinete bajo), Alfred Patterson (trombón), David Gilmore (guitarra), Brad Jones (contrabajo), Reggie Nicholson (batería) y Muhal Richard Abrams (piano y sintetizador) interpreta un magnífico puñado de composiciones de Abrams sumamente variadas. Allí hay aromas latinos, inmersiones en el blues, a todo el grupo swingueando como pocos,  momentos suaves, todo ello expuesto con unos magníficos arreglos. Como curiosidad, tras el penúltimo tema (titulado “Encore”), Muhal Richard Abrams interpreta en solitario con el sintetizador “Think All, Focus One”, que resulta toda una declaración musical de vida e intenciones resumida en unos pocos minutos.

© Pachi Tapiz, 2013

Muhal Richard Abrams: The Complete Remastered Recordings On Black Saint & Soul Note (Cam Jazz, 2012) **** http://www.hmtienda.es/